Éxito de la Escuela Taurina en el Certamen Manuel Díaz Meco

Carlos Enrique Carmona, en una foto de archivo./TWITTER
Carlos Enrique Carmona, en una foto de archivo. / TWITTER

Extraordinarios los novillos de 'El Añadío', al tercero y cuarto se le dieron la vuelta al ruedo en el arrastre

ÁNGEL A. DEL ARCOJaén

El alumno de la Escuela Cultural de Tauromaquia de Jaén Marcos Jesús fue declarado triunfador de la novillada y por tanto acreedor del puesto en una de las dos clases prácticas a celebrar en la próxima feria de Burgos, organizada por la empresa Tauroemoción, desde hace unos días gestora del Coso de la Alameda de Jaén.

Aunque fuera un festejo menor, una clase práctica, a mí me pareció todo lo contrario. Todos los que allí estuvimos teníamos la ilusión de ver a unos chavales que, a lo mejor, algún día, son unas grandes figuras del toreo. El tiempo lo dirá, pero este tipo de festejos son tan importantes como necesarios para el presente y sobre todo el futuro de la fiesta.

Excelente la temperatura en la tarde de ayer, sin excusa para acudir de nuevo a la llamada de un festejo taurino, cartel con atractivos, con jóvenes aspirantes, que juegan y sueñan al toro, una profesión tan difícil y dura como bonita y satisfactoria, que sirve para abrirse un camino profesional y que además dota a los chavales de una educación, cultura y valores tan necesarios en la actual sociedad.

Por todo ello, la gente se animó y acudió en un gran número al Coso de la Alameda. Los tendidos de sombra prácticamente llenos, lógicamente los de sol más despoblados, algo lógico por las temperaturas, ya altas cuando nos acercamos al verano, aunque como decimos, la tarde de ayer fue muy agradable. Vale, la entrada era gratuita, pero concitar en un recinto a miles de personas como había ayer en la plaza de toros es de enorme mérito y nada fácil. Eso habla muy a las claras que la afición taurina en Jaén está viva, lo que hay es que motivarla para que su presencia en los festejos mayores sea obligada. Ojalá la empresa 'Tauroemoción' sea capaz de conseguirlo, ha empezado fuerte en la gestión, colaborando con la escuela taurina, premiando al triunfador con un puesto en una de las novilladas a celebrar en la próxima feria de Burgos que en unos días comienza. En fin, movimientos que ilusionan de cara a un futuro que se espera sea positivo en lo taurino.

Hay que destacar en primer lugar el gran juego dado por los novillos de la ganadería de 'El Anadío'. Tuvieron presencia, dando posteriormente un buen juego, su condición y su sangre 'santacolomeña', la sacaron a relucir, aunque en su conjunto facilitaron la labor de todos los que se pusieron delante de ellos, siendo premiados con la vuelta al ruedo los lidiados en tercero y cuarto lugar.

El primero en actuar fue el alumno de la Escuela Fundación de 'El Juli', Antonio Magaña. Mostró un excelente nivel de preparación y unas condiciones innatas para manejar los trastos. Falló con los aceros, dando una vuelta al ruedo.

Carlos Enrique Carmona dio una lección de ganas y de entrega durante toda su actuación. Sufrió varios revolcones y volteretas, no amilanándose en ningún momento. Cortó dos orejas.

El triunfador del festejo fue el novillero de Linares inscrito en la Escuela de Jaén Marcos Jesús. Tiene cara de torero y actúa como tal. Maneja con soltura los engaños, dando un recital de colocación y temple. Se atascó con los aceros, pero dejó una gratísima impresión, siendo acreedor del puesto en la novillada sin picadores en la próxima feria de Burgos, organizada por la empresa Tauroemoción.

El último en actuar fue Fernando Palomares que mostró que tiene temple en sus muñecas, cortando una oreja después de algunos fallos en la suerte suprema.