Morgan cierra unos días de frío, paz y música en Sierra Nevada

El grupo Morgan clausuraró anoche esta edición del festival. /
El grupo Morgan clausuraró anoche esta edición del festival.

La oferta es irresistible: música, mucha y gratis en un entorno idóneo para un fin de semana lleno de ocio y naturaleza

JUAN JESÚS GARCÍAGRANADA

Es un clásico en Sierra Nevada que por la mañana haya talleres y 'clases maestras' a cargo de de la academia Gabbahey, envenenando de rockandroll a la chavalería: Lara Fernández, Óscar Spin e Inma Lorenzo se aplicaron en enseñar el primer nivel de los secretos del rock. Y si la teoría ocupó las horas diurnas, por la tarde fue el momento de las prácticas, y los combos de la escuela son los primeros en subir al escenario. En ellos la presencia de chicas es más que notable, como en el cartel del sábado, con lideresas de bandas como Adriana Moscoso y Nina de Juan.

Con unos tres mil espectadores el festival serrano tocó techo (doblemente) este fin de semana como alternativa a la casi nada veraniega capitalina. La oferta es irresistible: música, mucha y gratis en un entorno idóneo para un fin de semana lleno de ocio y naturaleza... Y en ese ambiente 'familiar' que estos días acompañó los conciertos hay que subrayar la presencia de numerosos familiares de cuatro patas correteando por plazas y praderas, porque en buena parte de los alojamientos permiten muy felizmente por fin la presencia de los animales afectivos de la casa. ¡Enhorabuena por la sensibilidad 'dog-friendly' y el civismo!

Con nuestros bichos ya guardados, y recogidos los ciclistas que se dan cada mañana un festín de cuestas, turno de nuevo para la música. A la caída de la noche arrancó el segundo tramo del cartel con los chavales de Gabbahey que ya están añadiendo marcas nuevas (como Cobalto) al censo de 200 bandas granadinas. En este caso el sexteto, de entre 10 y 13 años al mando de Raúl Bernal, se atrevió con una gama que fue desde el soul Atlantic, y el folkjazz, al pop de melodías clásicas (¡ay! ¡Recordar 'With A Little Help From My Friends' -lo hizo Morgan en las pruebas también- en estos días de Woodstock resulta emotivo!) y el riffrock sin anestesia. A sus familiares y a muchos más les gustó su atrevimiento, desparpajo y adecuado progreso.

Guerreros y guerreras

Número Primo fueron anoche la minoría masculina del rock, la cuota de negro, tatuaje y testosterona. Organizados en el sótano de Javier Linares, él y su primo Jorge se pusieron manos a la obra para que sus canciones primas salieran al aire desde los pulmones de Gerard Alberch, un vocalista que es pura actitud, que diría Loquillo. Auténticos, empujadores y malotes, pusieron el punto motero y madurito (incluyendo a Raphael) a una noche de perfil muy distinto.

Texxcoco se hicieron populares en los medios por la torpeza censora de las redes sociales impidiendo la exhibición del vídeo de 'Velvet Love', donde Adriana Moscoso y sus amigas se divertían en una piscina. A partir de entonces dejaron Canarias para venir a la Madrid goda y ficharon por el sello que hizo estrellas a Dover. En directo lo primero que se atiende ellos es su frescura y descaro, así como su ausencia de perfección que 'ni falta que le importa' en un espacio sonoro crujiente que va del punk 'mental' al grunge Black&Deker; es decir, abanderando la insurgencia con desinhibición y menos desordenados de lo que sugiere su primer largo: 'Disorder'.

Embelesadora Nina

Cuando hay que mandar a prensa estos párrafos, la embelesadora Nina y sus Morgan no habían salido a escena para clausurar esta edición de SNPTA. 'Dos días de frío, paz y música'; sin barro ni tanto amor, nada de LSD ni Hendrix al amanecer, pero sí con la bendición del Veleta apuntando al cielo.