Dani Martín enamora tras 18 añitos

Dani Martín (derecha), durante su concierto de anoche en el Palacio de Deportes de Granada./PEPE MARÍN
Dani Martín (derecha), durante su concierto de anoche en el Palacio de Deportes de Granada. / PEPE MARÍN

El show, de más de dos horas, fue una explosión de sentimientos con una renovada escenografía en un Palacio de los Deportes al completo. El cantante caldea la noche granadina y emociona a sus fans con sus 'grandes éxitos y pequeños desastres'

LORENA ROJASGRANADA

El histórico líder del grupo El Canto del Loco, Dani Martín, enamoró a sus fans granadinos con un espectacular concierto lleno de luces y sentimientos encontrados. Su gira 'Grandes éxitos y pequeños desastres' enmarca dieciocho años de carrera musical rozando tanto su etapa en solitario como la que estuvo al frente de la antigua banda.

El concierto tuvo lugar en el Palacio de los Deportes de Granada y se llenó por completo. Tres noches de duro frío pasaron muchos de los seguidores granadinos del cantante para poder disfrutar de lo que más les llena en la vida: la música. Todos tenían el mismo objetivo, pasar «un ratito» lo más cerca posible de Dani Martín, disfrutar en directo las canciones que se repiten, una y otra vez, en sus playlists y llevarse en su memoria un momento inolvidable.

Alrededor de las tres de la tarde el ambiente se empezaba a caldear en torno al recinto del Zaidín. Numerosos fans hacían cola expectantes a la llegada del cantante. La emoción estaba a flor de piel. Un público totalmente intergeneracional donde padres y madres acompañaban a sus hijos para compartir con ellos el mismo gusto musical, esa inclinación rockera que derrocha sensibilidad por los cuatro costados del cantante. Fue una suma de ilusión con inocencia en estado puro para todos los jóvenes que por primera vez iban a un concierto.

Consiguió que su público disfrutara el recuerdo de esos 'años locos' con melancolía

Cuando comenzó la apertura de puertas, los vitales fans corrieron en estampida como si fueran corredores de maratones. Nerviosismo, inquietud e ímpetu era lo que sentían en ese momento. Todos querían estar en primera fila.

Una vez dentro, en las pantallas gigantes que había sobre el escenario apareció una cuenta atrás. Junto a los primeros acordes unas columnas de fuego acentuaron el arranque del concierto al elevarse hacia lo más alto del palacio. Fue un inicio totalmente visual donde trabajaron la técnica con el mayor detalle posible. La energía que desprendió el comienzo y la emoción claudicó en un gran clamor por parte de todos sus fans.

Dani Martín mostró su gran potencia vocal y cercanía con todo el público que le rodeaba. Estaban totalmente entregados a él. Interpretó los hits más sonados de su antigua banda, como 'Zapatillas', 'Peter Pan' o 'Besos'. La gente celebraba con euforia cada vez que sonaban estos viejos éxitos. También cantó la mítica 'Tal como eres'. El público se sintió más grande que nunca por tener a su lado a alguien que marcó sus vidas hace más de ocho años con esta canción. La hizo totalmente suya, le dio su toque más personal, conectando así de forma plena con todo el público.

El show fue una explosión de sentimientos en una renovada escenografía que duró más de dos horas con más de una veintena de temas, todos ellos 'singles', que acompañaron y emocionaron durante toda la velada a los fans de forma indescriptible.

Durante unos minutos el pabellón simuló una noche cerrada llena de luciérnagas. Dani Martín pidió que la linterna fuese el único uso del móvil: «Estad aquí, ahora, y dejad los teléfonos, vamos a disfrutar de este momento».

Sonrisas y lágrimas

El madrileño desgranó sus canciones una a una. Un público muy entregado lloró de emoción, a la par que sonreía, por ver cumplir un sueño: encontrarse con él por primera vez, o reencontrarse, en una noche 'íntima' donde miles asistentes desbordaban felicidad.

Defendió las canciones como si la vida se le fuera en ello. Todas y cada una de las que cantó fueron las que le llevó hasta a ese instante, ese momento mágico en el Palacio de los Deportes. Un acto cargado de verdadero simbolismo ya que el regreso a los escenarios, este año, de Martín supone celebrar sus '18'. Ha pasado a la edad adulta musical. Siempre hace lo que le sale del corazón y este año, con esta gira, quiso regalar a sus seguidores, y a él mismo, todo aquello que no pudo darles en el pasado.

Como era de esperar no dejó indiferente a nadie y sus temas emblemáticos hicieron que todo el público saltase a la par en el pabellón. Tararearon las canciones más especiales al compás del cantante. Consiguió que sus fans disfrutaran el recuerdo de esos 'años locos' con melancolía ya que no todos tienen ya '16 añitos, fiera'.

Es un punto de inflexión y celebración de la carrera musical del cantante, que está en constante evolución. Con los dieciocho años de carrera musical que lleva a sus espaldas Dani Martín puede presumir de haber llegado a lo más alto.

Fotos

Vídeos