Éric Jiménez no descarta publicar un nuevo libro tras el éxito de 'Cuatro millones de golpes'

Éric Jiménez batería de Los Planetas y Lagartija Nick /EFE
Éric Jiménez batería de Los Planetas y Lagartija Nick / EFE

El baterista de Los Planetas estará en el Festival Tendencias presentando su primer libro

JUAN JESÚS GARCÍAGranada

En los últimos años los libros escritos por músicos son ya un género en sí mismo. Y entre ellos el best–seller del pasado año fue 'Cuatro millones de golpes' del baterista de Los Planetas Éric Jiménez. Una autobiografía descarnada y sorprendente que llegó a estar entre los diez libros más vendidos del país. El músico granadino charlará con Carlos Pérez de Ziriza el 1 de agosto a las 22 horas en el rincón de la Puerta La Villa dentro de la programación del Tendencias 2018.

–A meses vista ya, ¿cómo fue su aterrizaje en el mundo editorial, que le era tan ajeno?

–Más que un aterrizaje ha sido un salto en paracaídas porque me lanzaba a un mundo desconocido totalmente. Ha sido una gran sorpresa, toqué suelo bien, pero ha sido muy gratificante hacerlo.

–¿Qué tal verse entre las listas de libros más vendidos durante unas semanas?

–Verme en esas listas corrobora lo que sucede con todas las listas de éxitos, la de los discos más vendidos, los libros, los artistas de un festival veraniego de éxito... Que todo el bacalao se lo llevan los tres o cuatro de arriba y a los demás nos queda la morralla. (Risas) En los festivales sucede lo mismo, que los dos primeros lo cobran todo y los otros veinticinco ni sumados alcanzan la mitad de ese caché. A día de hoy, de todas las listas, las tres cuartas partes de los de abajo no pueden vivir de su trabajo; si se hicieran sobre los que pueden hacerlo decentemente, sólo tendríamos ¡los cuatro principales!

–Ya rodadas las memorias, ¿hubiera quitado o añadido algo más?

–No quitaría nada, sí añadiría mucho más porque cuando estuvimos haciéndolo se quedaron muchas cosas fuera, tantas que si las hubiera metido tendría más páginas que 'Los pilares de la tierra'. (Risas) Se hubieran podido hacer dos libros más del mismo tamaño por lo menos.

–Tener en la banda un tipo que lo cuenta todo, ¿no es inquietante?

–(Risas) Sí, es muy inquietante tener un tipo que cuenta todo sobre él, pero si lo hace sobre los demás es una putada. (Carcajada) Sería absolutamente desastroso. Yo cuento lo que me ha pasado a mí pero no lo que le sucede a los demás, ni para bien, ni para mal.

Sin lista de enemigos

–¿Ajuste de cuentas o pipa de la paz con la vida?

–Soy muy malo para las cuentas así que imagínate para ajustarlas. (Risas) Y pipa de la paz, tampoco. Me he limitado a hacer una biografía nada rencorosa, ni siquiera sobre las cosas que más me han afectado personalmente. Sin lista de enemigos, porque cualquier escrito que se haga con esas intenciones es una pérdida de tiempo.

–Y a lengua suelta, charlando y sin editor, como en Salobreña... ¿se dicen más verdades?

–Sí, decididamente, cuando estas de charleta y te tiran de la lengua se te suelta más...

–Ya lanzado, ¿habrá segunda parte?

–A día de hoy no se ha hablado de nada de eso, pero no lo descarto porque materialmente se puede. Pero este no es mi oficio y la música requiere mucho tiempo. En el futuro, tal vez lo haga por qué ha sido muy gratificante y la gente ha pasado un buen rato con el libro.

Fotos

Vídeos