Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscripción Semestral + 2 Entradas Cine Megarama (valoradas en 13,60euros), ahora por 24'95euros

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app exclusiva sin publicidadNewsletters personalizadasEl Club: Ventajas, sorteos y actividades.

La conexión deseada

María Toledo derrochó expresividad y arte durante todo el concierto./PEPE MARÍN
María Toledo derrochó expresividad y arte durante todo el concierto. / PEPE MARÍN

El teatro Isabel la Católica vibra con la voz carismática de María Toledo y un piano

JORGE FDEZ BUSTOSGRANADA

Una miríada de valores se concentra en María Toledo aparte de su poder de atracción para seguidores de todas las edades. Podíamos destacar su entrega incondicional, donde un trocito de ella, de su piel, se queda en cada espectáculo; y por otro lado su coherencia. Pocos artistas que se han acercado tan solo a las afueras del cante han reconocido que no son flamencos. María admite que es cantante y no cantaora, aunque sus principios fueron flamencos e incluye en su repertorio alguno de sus palos. Por otro lado sobresale su generosidad. Casi dos horas de espectáculo repletas de energía y sin fisuras. Es poderosa de voz y presencia. Su propia inquietud le hace saltar del piano a la boca del escenario para incluso cantar con un público entusiasta a los que incita a secundarla. Es la conexión deseada por cualquier artista.