Clase magistral en el arte de la lidia

Clase magistral en el arte de la lidia
FOTOS: PEPE MARÍN

Muchos detalles y triunfo de 'Alcazabeño', Jesús García, Adrián Centenera y Joselito Sánchez

MARÍA DOLORES MARTÍNEZ

En la clase magistral organizada por la Escuela Taurina de Baza y celebrada ayer tarde en la Monumental de Frascuelo, trascendió lo meramente taurino y artístico porque, además del triunfo de todos los espadas anunciados, dejó también para el recuerdo detalles importantes de calidad humana por parte del director de lidia, cabeza de cartel e impulsor del festejo, David Moreno 'Alcazabeño'.

El maestro bastetano supo enseñar a los más jóvenes valores tan caros como la motivación, generosidad, comprensión, compañerismo y espíritu de superación ante los obstáculos. Se hicieron especialmente latentes cuando irrumpió en el ruedo el quinto novillo de Paco Sorando, y David invitó al sevillano Joselito Sánchez a hacer un quite a su oponente. El joven espada de Morón, que a duras penas había podido lucir sus excelentes maneras en la anterior faena ante un novillo que quedó prácticamente invalido en la salida, pudo quitarse el regusto amargo y brillar en un quite por caleserinas.

En el tercio de banderillas, 'Alcazabeño' quiso, además, que el lucimiento fuera a tres bandas y compartió rehiletes con sus otros dos compañeros de cartel, Jesús García y Adrián Centenera, para protagonizar uno de los momentos más aplaudidos de la tarde. Y no sólo eso, porque la oreja que premió el conjunto de esta labor no fue a sus manos, sino a la de sus pupilos más pequeños de la Escuela de Baza para que vivieran por vez primera lo que es darse un baño de multitudes, mientras daban la vuelta al ruedo.

Tentadero emocionante

Y como colofón a la tarde, un emocionante tentadero exhibición con una brava becerra de Paco Sorando que, por fijeza y motor, fue toda una golosina para su cantera más menuda. Sorprendieron algunos jovencísimos alumnos por su aplomo e incipientes maneras artísticas, entre ellos José Calvín y Pedro Arcos, mientras 'Alcazabeño' alentaba siempre a sus pupilos en cada uno de los muletazos. Ayudó al más pequeño de ellos, Adrián Olivares, a coger el engaño en su primera actuación en público antes de dejarlo solo para que se enfrentara al miedo. Cuando vino el inevitable empujón y el chaval tuvo que refugiarse en el burladero también hizo lo propio para que el pequeño volviera a la carga y supiera crecerse con gallardía.

Para 'Alcazabeño' la tarde no había comenzado bien precisamente. El de Sorando que rompió plaza cantó su mansedumbre a las primeras de cambio y la faena, que brindó a su hermana, se vio condicionada siempre por la actitud defensiva del ejemplar. Paseó una oreja tras estocada desprendida. El novillero madrileño Jesús García dedicó a 'Alcazabeño y Adrián Centenera una labor que alcanzó los momentos de mayor relieve manejando la zurda ante un novillo que tampoco fue franco en su embestida. Logró dos orejas, al igual que Adrián Centenera y Joselito Sánchez. Centenera, alumno aventajado de la Escuela de Baza, brindó a su mentor una actuación en la que estuvo fácil con los rehiletes y decidido y firme con capote y muleta, si bien con algunos altibajos. Joselito Sánchez, todo pundonor, tuvo el enorme mérito de remontar con el inválido cuarto y, además, dejando detalles de clase.

Temas

Toros
 

Fotos

Vídeos