La OCG cierra su presupuesto y presentará su temporada en 15 días como máximo

Los representantes de las instituciones y la OCG, tras formalizar el cierre de presupuesto./J.A..M.
Los representantes de las instituciones y la OCG, tras formalizar el cierre de presupuesto. / J.A..M.

El montante es de casi 4,6 millones de euros, e incluye la recuperación de una paga extra de 2013 y una subida salarial del 2,25%

JOSÉ ANTONIO MUÑOZGRANADA

El Consejo Rector del Consorcio Granada para la Música ha aprobado en el día de hoy el presupuesto del año 2019, así como el adelanto de la programación presentado por el gerente de la formación, el alemán Günther Vogl. Este, que llegó como gerente accidental tras la finalización del compromiso con Alicia Pire, tendrá otro año más para seguir trabajando en el futuro de la Orquesta, dado que el concurso convocado en su día para nombrar un máximo responsable naufragó, y no hay mucha prisa por convocar otro proceso, ni ganas de aceptar un nombramiento de un profesional externo, propuesto por la Junta, y que Ayuntamiento y Diputación consideran «a dedo» y «fuera de cualquier lógica».

El ayudante de contrabajo en excedencia ha presentado hoy unas cuentas contenidas, que buscan, pasado el sarampión de los últimos meses, devolver a la Orquesta a la senda de la normalidad, con una programación en la que tengan cabida nuevos proyectos, autores contemporáneos (que no se podían tocar porque no había dinero para alquilar o comprar las partituras) y la contratación de profesionales de reconocido prestigio, que vengan a actuar con la OCG sabiendo de antemano cuándo van a cobrar, algo que, en los últimos años, había impedido que muchos de ellos, incluyendo algún director que estuvo al frente de la Orquesta, aceptaran estar en el Falla.

Las grandes cifras de este presupuesto incluyen una masa salarial de 2.653.725 euros, incluyendo la paga extra perdida en 2013 y una subida salarial del 2,25%, prevista en el convenio colectivo. Incluyendo gastos de Seguridad Social, la retribución de Vogl (52.000 euros) y Seguridad Social, el capítulo 1 se va a los 3.578.000 euros. En este capítulo no va la remuneración del director artístico, Andrea Marcon, que como ya publicó IDEAL, está en los 60.000 euros. Al trevisano le queda un año más de contrato, y su continuidad aún no está decidida, aunque fuentes del Consorcio ven probable que se proponga su sustitución cuando dicho periodo expire.

Entre el resto de partidas, destacan 357.000 euros para pagar la contratación de directores y solistas, una cifra un poco más holgada que la de los últimos años, y una partida de 57.000 euros para compra de instrumentos. La falta de renovación de muchos de los útiles de trabajo de los músicos ha sido una de sus principales quejas dentro de todo el proceso que desembocó en una amenaza de huelga, finalmente no cumplida al llegar el acuerdo para pagar la deuda (recordemos, 1,6 millones de euros), 'in extremis', la pasada semana.

Los deberes hechos

El Consejo Rector de hoy ha sido mucho más tranquilo que los que condujeron, casi, a un punto de no retorno a la OCG. La felicidad se reflejaba en los rostros, de hecho. Entre los asistentes, estuvieron Fátima Gómez, diputada de Cultura, por la Diputación; el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, la concejala de Cultura, María de Leyva y el director general, José Vallejo, por el Ayuntamiento; Antonio Granados, delegado territorial de Cultura, por la Junta, y Günther Vogl y Jaume Esteve, por la OCG. Según han comentado diversos representantes institucionales, todos iban «con los deberes hechos», habiendo repasado a conciencia el proyecto de presupuesto presentado por Vogl, y con la idea de que el asunto de la Orquesta dejara de ser un quebradero de cabeza que proyectaba una imagen de inacción por parte de los políticos granadinos.

El presidente del Consorcio y alcalde de la capital, Francisco Cuenca, comentó a IDEAL que «tal y como se puso de manifiesto la pasada semana en el Sercla, las pagas extraordinarias que se deben a los músicos se irán abonando en los próximos años, y la deuda entre los ejercicios 2020 y 2021». Cuenca añadió que «hemos conseguido estabilizar un presupuesto que no genere más deuda, en equilibrio». También confirmó que el precio de los abonos va a experimentar una subida del 7%: «Es el pequeño sacrificio que pedimos a los aficionados, que han estado apoyando a su Orquesta en todo este proceso, y que quieren seguir disfrutando de unos programas cada vez mejores». En el capítulo de ingresos, el alcalde comentó que las instituciones intentarán que la aportación puntual que el año pasado ofreció la Alhambra, casi 300.000 euros, se convierta en permanente, a cambio de desarrollar un programa de actividades a lo largo del año en colaboración con el Patronato que rige el conjunto monumental.

En el capítulo de ingresos, se han previsto 527.000 euros por venta de entradas, 133.000 por explotación externa de la actividad, 1.694.000 euros de la Junta, 415.000 euros de la Diputación, 1.639.733 del Ayuntamiento (1.350.000 en metálico y 289.733 en especie, por albergar en el Centro Falla las actividades de la Orquesta), y 182.000 de patrocinio.

La próxima temporada

De lo que será la próxima temporada de la Orquesta, muy poco ha trascendido, aunque se presentará antes de que termine el mes. Sí se sabe que habrá tres conciertos y un programa menos que en la presente, que de nuevo habrá ópera –teniendo en cuenta que se hace con producción propia, es meritorio-, y que habrá una notoria presencia de granadinos, tal y como ha ocurrido en la presente. La fiesta de la música –el gran concierto de apertura de temporada- está pendiente de la colaboración de Gegsa, que sufragaría la producción junto con algún patrocinador.

También se confirma la presencia del contratenor y director Carlos Mena, hermano del también director Juanjo Mena. Del mismo modo, es muy probable que salgan del cajón producciones como 'I suoni dei corpi celesti', la composición de Iluminada Pérez Frutos que encargó la Orquesta y que lleva varios años esperando estreno, un montaje que incluye apoyo audiovisual y una experiencia multisensorial con aromas. En definitiva, ante la OCG se abre un nuevo panorama de estabilidad que la beneficiará, como a todos los melómanos.