«Es un buen momento para que la mujer reivindique su manera de estar en este mundo»

«Es un buen momento para que la mujer reivindique su manera de estar en este mundo»

El cantante Antonio Carmona presenta este viernes en Granada su último trabajo, 'Mencanta'

JORGE FERNÁNDEZ BUSTOS

Quedé con Antonio Carmona en su hotel el 8 de marzo, el día que la mujer llenó la calle. Venía a promocionar su disco, ‘Obras son amores’, tercero en solitario, nominado para los Grammys Latinos, que presenta el viernes 16 en la Industrial Copera. Retrasamos la entrevista porque no pudo llegar a tiempo debido a la concentración que abarrotaba el centro. Lo tuvo que escoltar la policía municipal para llegar a su destino. Su cuidada imagen no respondía al cansancio del viaje desde Madrid y los avatares de su llegada. Vestía chaqueta de cuero color vino sobre una camiseta con la fotografía de su padre, Juan Habichuela, reivindicando sus raíces. La primera pregunta obligada fue sobre la manifestación de ese día, él, que vive rodeado de mujeres: su esposa, sus dos hijas y su suegra. “creo que cada uno tiene que tener su sitio, declara, las razas, al igual que las mujeres, debemos tener los mismos derechos. La mujer está haciendo mucho en esta época. Nosotros venimos de una generación en que nuestras madres se quedaban planchando y haciendo de comer. Creo que ahora están en un buen momento para reivindicar su manera de querer estar en este mundo”.

-¿Para hacer este disco hay que estar enamorado?

-Yo estoy enamorado. Estoy enamorado de la vida que tengo, de la gira en la que estoy y sobre todo de lo que me está pasando con este disco: estar nominado para los Grammys Latinos, que para mí ha sido un orgullo estar en esa categoría que todo el mundo quiere; y también dentro de unos días recibo un premio en Cadena Dial, el de Radio Olé que también lo tengo y otro más de Turismo. Este disco ha venido con muchas ganas, con mucha alegría, después de cinco años. Yo me he quedado tranquilo sabiendo que hemos hecho un buen trabajo.

-¿La pena, la tristeza y la nostalgia son buenas compañeras?

-En mis discos siempre hay alegría y momentos más de reflexión. Este último año, cuando aún no había nacido el disco, se me fue mi padre y se me fue también un sobrino mío muy querido con 23 años. ¿Todo eso cómo lo agarro yo y lo suelto? A través de mi música. Lo filtro a través de mi manera de escribir y expreso así tanto la alegría, como la reflexión, como la tristeza, como el racismo, sobre cualquier sentimiento.

-En el disco hay un tema, ‘Mencanta’, una rumba dedicada a su padre, pero también el corte 8, ‘La higuera’, lleva detalles de tangos con sus falsetas. ¿Hasta qué punto todo el disco no es un homenaje?

-Desde que me separé de Ketama todas las canciones que he escrito y todo lo que he hecho ha sido como un reconocimiento a él. Mi padre ha sido una persona que en este viaje, en esta vida, me ha dejado cultura, música, cariño, amistad… Mi padre tenía una sinergia muy grande. Me parecía que la manera de despedirlo era con este tema, medio rumbita, medio tango. Despedirlo también con sus falsetas. Su nombre siempre va a estar presente en mis discos y en mi manera de componer. Ya digo que en el primer disco ‘Vengo venenoso’ [2006] muchas de sus letras hablan también de mi padre.

-¿Qué le queda a Antonio Carmona de Ketama?

-Queda lo que nos hemos reído, lo que hemos liado musicalmente. Creo que hemos dejado una huella en la música española muy grande. Cuando metíamos esas armonías, cuando de repente metíamos batería y bajo en unas alegrías, en una seguiriya… Todo eso nos trajo muchas alegrías, pero también los puristas nos dieron mucha caña. En aquella época nosotros trabajábamos más de Despeñaperros para arriba que de Despeñaperros para abajo. Y no parábamos de recibir premios en Inglaterra, en todo el mundo.

-Ha escrito bastantes de sus canciones al alimón con otros compositores.

-A mí me gusta compartir. Tengo una necesidad de compartir con mis amigos desde que era pequeño. Los años que estuve en Miami, me dieron la ocasión de reencontrarme y juntarme con personas con los que me gusta componer como Alex Cuba, que es un gran nominado a Grammys americanos y latinos, con Alejandro Sanz, con Luis Enrique, el príncipe de la salsa… Nosotros estamos al servicio de. Estamos en una reunión, cogemos una guitarra y sale un estribillo y no pensamos quién va a cobrar más, no miramos los números. Lo que sí quería es que este disco tuviera una frescura diferente de la que normalmente tengo yo componiendo.

-¿Cómo va su garganta después de la infección tan grave que tuvo?

-Bastante mejor. Recuperando todavía. Tengo algunas secuelas; la lengua no me funciona al cien por cien, pero no está mal del todo. Estoy en ello.

-También se acuerda en este disco de Ray Heredia.

-Sí, hay un cierto sabor de Ray Heredia. Ray nos ha dejado un patrimonio musical muy fuerte. Fue un compañero con el que estuve 20 años. Siempre salen acordes y reconocimientos en mis canciones.

-¿Qué significa ‘Camamasi’, uno de los cortes del disco?

-Camamasi es lo que nos ha pasado a nosotros para llegar aquí. ¡No hemos dado vueltas! Yo estaba cada vez más feliz de estar en mi tierra, de sentir los olores, de recordar mi infancia. Camamasi es una forma de expresar, de decir “aquí estoy”. Ese tema lo compuse con un amigo que vive en Israel y con otra amiga que vive en Los Ángeles. ¿Cómo se puede hacer un tema así, con skype, tan bonito? Ahora lo voy a cantar con Marta Sánchez en los premios de Cadena Dial. Camamasi también es una forma de compartir, de pasarlo bien, de decir “¡me he levantado esta mañana Camamasi!”.

-¿Quién es Juanito Carmona, que en los créditos aparece como guitarrista, percusionista o palmero?

-JR es el hijo de mi hermano Juan y compositor en parte de ‘Mencanta’. Es mi mano derecha ahora. Me lo paso muy bien con él. Es parte de la nueva generación, junto con mis hijas, que me gusta tener cerca. En mi show viene Carlos Carmona, Lucas también va a estar aquí en Granada. Pero normalmente vienen conmigo Juanito, mi hija Marina y Carlos Carmona. Me he rodeado de las nuevas generaciones que siempre te refrescan.

-¿Cómo entra Granada, su patria chica, en su ideario?

-Los Habichuela somos de aquí. Yo fui de los últimos que nació en Granada, luego las demás generaciones empezaron a nacer en Madrid. Tengo pocos recuerdos, porque a los pocos meses de nacer me llevaron a Madrid. Mi padre se colocó en el tablao de Torres Bermejas y, a partir de ahí, empezó a tirar de toda la familia, de su hermano Carlos, de mi tío Pepe Habichuela, de mi tío Luis, de todos los hermanos. Recuerdo, en la calle Oriente, que había una casa de 20 metros, donde dormíamos todos, uno encima de otros; el baño estaba aquí y la cocina al lado. Granada, imagínate, tengo a mi padre aquí, tengo mis raíces, tengo mucha familia y amigos. Aunque viva en Madrid, Granada no se olvida. Me quiero comprar una casita ahora que me estoy haciendo mayor para disfrutar más de mi familia.