Lo más bello de Almería desde San Cristóbal

Los participantes en la ruta observan la ciudad a sus pies./AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA
Los participantes en la ruta observan la ciudad a sus pies. / AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA

Pese a la lluvia un nutrido grupo de turistas disfrutaron de la visita guiada por un cielo de nubes a través de la historia que la envuelve | La ciudad parecía diferente a los pies del Cerro con nubes bajas y un color y olor especiales debido a los chubascos

MARÍA PAREDESALMERÍA

Los turistas descubrieron el sábado una perspectiva de la ciudad diferente, pero igual de bella: una Almería bajo la lluvia, que no impidió que pudieran disfrutar de una mañana visitando el Cerro de San Cristóbal. Fue un recorrido guiado por un cielo de nubes, en un viaje a través de la historia de Almería. El mirador permitió pasear por el patrimonio que nos han regalado las diferentes civilizaciones que han vivido en esta tierra, desde la época musulmana hasta la actualidad.

Los turistas y almerienses comenzaron desde la misma Plaza Vieja (ahora denominada Plaza de la Constitución), para conocer la evolución que ha sufrido Almería. Un recorrido que continuó hacia la calle Antonio Vico, por donde pudieron informarse del trazado de la muralla del siglo XI. La estrecha calle les condujo hacia el Cerro de San Cristóbal, y pudieron observar las vistas panorámicas que iba otorgando la ciudad conforme ascendían.

La lluvia se iba disipando durante el trayecto, y fue en el Cerro de San Cristóbal donde los turistas y almerienses sintieron la ciudad a sus pies: las mejores panorámicas del Conjunto Monumental de la Alcazaba y el mar Mediterráneo frente a sus ojos y el Sagrado Corazón de Jesús, tras ellos.

La lluvia se fue disipando durante el trayecto y en el Cerro se pudieron ver las mejores panorámicas

Posteriormente el grupo, que veía cómo la lluvia y las nubes iban dando paso a un cielo claro, inmortalizaron cada momento antes de llegar a la calle de las Tiendas, una de las más antiguas de la ciudad, que les condujo hasta los Aljibes de Jayrán, donde visitaron el depósito de agua de la calle Tenor Iribarne, y tras dos horas de ruta turística, concluyeron en la Puerta de Purchena, centro neurálgico de la ciudad. Junto a la escultura de Nicolás Salmerón, con el Cañillo del Agua de testigo y observando el edificio de las Mariposas. La visita guiada está organizada por el Área de Promoción de la Ciudad del Ayuntamiento de Almería y ha sido realizada por Contraportada.

La ruta resultó toda una experiencia ideal para conocer los rincones y las vistas de una ciudad histórica, y con el color especial que proporcionó la lluvia.