Álex de la Iglesia se hace eterno en el 'paseo de la fama' de Almería

Álex de la Iglesia destapa su lucero en el 'paseo de la fama' de Almería. /M. C.
Álex de la Iglesia destapa su lucero en el 'paseo de la fama' de Almería. / M. C.

El director bilbaíno recibe hoy el premio Almería, Tierra de Cine 20 años después del rodaje de 800 balas

MIGUEL CÁRCELESALMERÍA

Veinte años después de que 800 balas recuperase la historia de los rodajes de los Spaghetti Western, Álex de la Iglesia recibe hoy el premio Almería, Tierra de Cine. Esta mañana, como aperitivo, el director bilbaíno destapará su estrella en el 'paseo de la fama' almeriense, en la calle Francisco Villaespesa, junto al Teatro Cervantes.

"Será la estrella número 15 de nuestra particular constelación", indicaba el alcalde de Almería, Ramón Fernández Pacheco. Se sumará a actores de la talla de Arnold Schwarzenegger, Ángela Molina o José Coronado. "Hasta ahora no se había premiado a nadie por hacer un homenaje a la filmografía en Almería", advertía el director del Festival Internacional de Cine de Almería (Fical), Enrique Iznaola.

"Acabo de tener un golpe emocional. Hace exactamente 20 años de que estuve aquí. Y eso me ha hecho recordar la rueda de prensa de 800 balas", ha dicho De la Iglesia nada más coger la palabra. "Lo primero que recibes cuando haces cine Español son críticas. Pero inmediatamente me puse a favor, dije que quería hacer cine con esta gente, esta es mi gente. Y así conocí a sus actores, directores, y en ese mismo momento de fraternidad coincidían muchas personas, entre ellas Sancho [Gracia] como tierra mítica como ese espacio que era uno de los mejores años de su vida y donde habían pasado sus mejores ratos", ha rememorado el director sobre cómo acabó recalando en la provincia para el rodaje.

En clave íntima, De la Iglesia ha confesado que en estas conversaciones comenzó a tener "nostalgia de lo no vivido" y fue ese el origen de 800 balas. "Recordaban Almería como un lugar donde hacían un cine que no se había vuelto a producir", ha confesado. Y ha rememorado cómo tuvo la sensación "por primera vez" de estar "viviendo cine". "Era mi primera película como productor. Pero es que vivíamos allí. Conocí gente que hacía lo que 800 balas. No me lo tuve que inventar", ha dicho.

Además, De la Iglesia ha recordado cómo uno de los trabajadores de le dijo que vivía en uno de los decorados, que no dejaba nunca la vestimenta vaquera y que bebía "algo que no era te" en el salón por las noches. "Había conseguido lo que yo siempre he querido, vivir dentro del cine", recordaba, tras advertir que, además, hubo un terremoto durante el propio rodaje. "Fue todo de cine". "He pasado por una calle en la que soltamos a Sancho con los caballos. Contamos con el cariño de toda la gente, de la ciudad. Eso te lo da el cine español", ha aducido remarcando que Almería "es el ejemplo de cómo debía ser todo en este país". "Si tuviéramos el mismo reconocimiento de un pasado mítico que hay aquí, valoraríamos más el trabajo de personas como Sancho, de los vaqueros de Tabernas, y para que se entienda que debemos sentirnos orgullosos del pasado y poder avanzar, podremos solucionar todos los problemas del cine español, pero también del país", ha agregado.

"Hemos sido capaces de poner Almería en valor para más rodajes, más actuaciones y lo que un tiempo fue y se paró", ha argumentado Gabriel Amat, presidente de la Diputación de Almería. "Tenemos los mejores escenarios de cualquier otro lugar. En el desierto de Tabernas parece que estamos en Arizona, no hay diferencia. Y lo tenemos aquí. Pero si nos metemos en cualquier otro sitio nos damos cuenta de las bellezas que tenemos. ¿Quién conocía la cascada de Padules?" Ha cuestionado Amat antes de ofrecer la Diputación de Almería para colaborar con los rodajes ofreciendo los servicios de Filmin Almeria.

Fotos

Vídeos