Así es el vestido de La Tarasca de este año

La Tarasca de 2018/ALFREDO AGUILAR
La Tarasca de 2018 / ALFREDO AGUILAR

Luce un vestido romántico inspirado en los baños árabes de la Alhambra

JAVIER F. BARRERAGRANADA

La Tarasca está realizando su recorrido por las principales calles de la ciudad ataviada con un «elegante» vestido con aire romántico obra de la artista granadina Viky Noguer, quien ha querido resaltar, a través de su diseño, la influencia en la ciudad de la cultura árabe y cristiana para lo que ha incorporado motivos de la azulejería y atauriques de la Alhambra con alusiones a la Semana Santa.

La diseñadora ha destacado en la recepción oficial, ofrecida por el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, momentos antes del inicio del desfile, que el diseño se configura como un conjunto simbólico y coherente, compuesto por el vestido, un mantón y el peinado, donde la gama cromática y la línea del patronaje se conjugan para destacar el pasado histórico de la ciudad.

Así, mientras que el color azul pastel con pigmento de aguamarina del vestido rinde homenaje al predominio del azul en los baños árabes de la Alhambra, fuente de inspiración del traje, el mantón, del que se acompaña el maniquí, es de color buganvilla púrpura, «un guiño al color de temporada, pero también por su clara presencia en la Semana Santa granadina».

El vestido, largo con cola, elaborado con crep y gasa de seda, que envuelve y cae sobre el dragón, simbolizando el triunfo de la belleza y el bien sobre el mal, incorpora, tanto en las mangas «vaporosas acabadas en puño» como en el faldón, bordados y piezas de porcelana, con formas características de la azulejería de la Alhambra.

Peinada por la estilista María Luz Ruiz Fernández, la maniquí luce un recogido con reflejos, simulando ondas marinas, que está adornado con unas peinetas de porcelana con forma de palomitas y estrella y de cobre simulando los atauriques de la Alhambra.

El alcalde de Granada, Francisco Cuenca, tras agradecer el «excelente trabajo» realizado por el equipo de diseñadores, estilista y bordadoras encargadas del diseño de la Tarasca, ha hecho hincapié en la apuesta del equipo de gobierno por apoyar a los jóvenes creadores de la ciudad , «a los que hemos dado paso para que reflejen en nuestras tradiciones su universo creativo y artístico».

El equipo artístico y creativo ha estado integrado, además de por Viky Noguer, arquitecta y diseñadora, por Carolina Álvarez, responsable de los motivos decorativos; las bordadoras Belén Ballesta y Raquel Ramos, y la estilista María Luz Ruiz.