Un 'médico' para Kiefer Sutherland

Kiefer Sutherland, en un fotograma de la serie./
Kiefer Sutherland, en un fotograma de la serie.

La tercera temporada de 'Sucesor designado', serie rescatada por Netflix, trae como una de las novedades la incorporación de Anthony Edwards

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Ocho temporadas fueron suficientes. Y para evitar tentaciones futuras, su personaje moría por culpa de un tumor cerebral. Fue el 9 de mayo de 2002 cuando el doctor Mark Greene fallecía en Hawái, donde había pasado su infancia. Uno de los principales personajes de 'Urgencias' decía adiós. Anthony Edwards daba carpetazo a ocho años en una de las principales series de finales del siglo pasado y comienzos de este para estar más tiempo con la familia. Sin embargo, después de dejar el hospital de Chicago, el doctor Greene (perdón, Edwards) no ha tenido el mismo protagonismo. Hasta ahora.

El actor californiano se ha convertido en la última incorporación de 'Sucesor designado', una serie resucitada por Netflix de forma, para muchos, incomprensible. Las dos primeras temporadas fueron producidas por ABC mientras que Netflix se hizo con los derechos para la distribución internacional. Ambas compañías apostaron por esta historia se inicia cuando el Capitolio vuela por los aires con todos los miembros del poder legislativo y el poder ejecutivo dentro. Solo queda un miembro del Gobierno fuera, el sucesor designado, para evitar que en caso de catástrofe o atentado el Gobierno se quede sin su cabeza visible. El elegido es Kiefer Sutherland (desde este momento el presidente Tom Kirkman).

Además de dirigir el país, de buscar a los terroristas (con la ayuda de la gente Hannah Wells, interpretada por Maggie Q), deberá adaptarse con su familia a la vida en la Casa Blanca. Un procedimental que no cuajó. Ni la primera temporada ni la segunda convencieron a la audiencia de la cadena americana, que le dio el finiquito. Pero, oh sorpresa, a Netflix le fue mucho mejor. O eso se supone, ya que el gigante del 'streaming' no da detalles sobre sus audiencias.

El caso es que Netflix soltó la pasta, decidió asumir la producción y hacer una tercera temporada de, al menos diez capítulos. Y la gran incorporación es Edwards, que se convierte en el jefe de Gabinete de Kirkman. Un personaje, Mars Harper, que deberá lidiar con todos los problemas de llevar la Administración estadounidense y de unas elecciones a la Presidencia. Pero además, como es marca de la casa, habrá otra conspiración que investigar por parte de la agente Wells. Los actores Adan Canto, Italia Ricci y Kal Penn continúan en esta tercera entrega que no va a sorprender por su línea argumental: terrorismo, un presidente sufridor y crisis personales.

Las tres temporadas de 'Sucesor designado' están disponibles en Netflix