¿Por qué ha tardado tanto en estrenarse 'Juego de Tronos'?

¿Por qué ha tardado tanto en estrenarse 'Juego de Tronos'?

Las series de éxito retrasan sus nuevas temporadas y acortan el número de episodios para, entre otras razones, incrementar potencialmente sus pingües beneficios

BORJA CRESPO

El lanzamiento de la última temporada de 'Juego de Tronos' acapara los medios. Es difícil navegar por la Red y no toparte con alguna referencia a la popular producción de HBO. Probablemente bata el récord de expectativas desde el famoso final de 'Lost', emitido en 2010, una conclusión que no convenció a casi nadie, aunque los creadores lo tenían muy difícil para satisfacer al personal después de seis temporadas de infarto trufadas de 'cliffhangers' e incógnitas que no encontraron respuesta en su totalidad.

El fenómeno actual creado en torno a la adaptación audiovisual de la saga literaria de George R. R. Martin se ha inflado al máximo y se muestra imparable, entre otras razones por el auge de las redes sociales que alimentan sin freno la curiosidad de los fans, algo que no ocurría con las tribulaciones de los supervivientes del accidente del vuelo 815 de Oceanic porque inventos como Twitter todavía no eran tan masivos. Estrenado el primer episodio de la temporada final de 'Canción de Hielo y Fuego', el público ya está dividido, entre detractores de los nuevos movimientos de Jon Nieve y compañía y los que disfrutan del espectáculo pase lo que pase.

Ya en su quinta temporada 'Juego de Tronos' superó cronológicamente a los hechos expuestos en los cinco libros publicados por George R. R. Martin e incluyó en la trama material inédito. El escritor lleva siete años sin entrar en imprenta, a falta de dos entregas en papel para concluir la odisea (la sexta, supuestamente, para este año, titulada 'Vientos de invierno'). Sobre todo a partir de la sexta temporada los responsables de la versión en imagen real van avanzando como pueden, muchas veces influenciados por las elucubraciones de los propios seguidores de la serie, difundidas online, no siempre del gusto del grueso de la audiencia.

En las últimas temporadas todo va más deprisa para llegar a la meta, con lo cual ha bajado notablemente la calidad de los diálogos y se abusa de la verborrea de los personajes para explicar situaciones, entre otros problemas descritos en su sinfín de artículos especialziados. Supuestamente, la razón fundamental de la espera de casi dos años hasta el desenlace ha sido para atar bien los cabos y ofrecer un producto de calidad innegable. Sin embargo, choca la tardanza: tenían el OK de HBO desde julio de 2016 y el rodaje finalizó en julio del pasado año. ¿Por qué tanta espera?

Viene siendo habitual que las temporadas de series de éxito vayan menguando y retrasen llamativamente su fecha de estreno. A veces se dividen en dos partes que ven la luz con cierta distancia, para que parezcan más de una temporada, como es el caso de 'La casa de papel' o la reciente 'Kingdom'. La primera tanda de 'Lost' contó con 25 episodios, una cifra normal hace una década. Finalizó con una entrega de 18 episodios (la cuarta tuvo solamente 14). En su día chocó que 'The Walking Dead' comenzase con seis episodios. 'Heroes' fue un hito televisivo que fue mermando según perdía fuelle, pero el caso de 'Juego de Tronos' llama especialmente la atención.

En realidad, es una tendencia habitual en las producciones británicas, 'Luther' es el ejemplo más reciente. Las ficciones americanas de peso están tomando similares derroteros para contar con más tiempo en la escritura, filmación y postprodución, con más presupuesto por capítulo, con la audiencia consolidada. Quieren asegurar el listón alto en el nuevo material. A su vez, los actores, algunos desconocidos al inicio de la emisión, ven cómo crecen sus sueldos a medida que aumenta su popularidad y piden alternar su trabajo en la serie con otros proyectos personales. Participar en películas como protagonista sigue siendo apetitoso, de ahí que haya parones y el plan de rodaje suponga un rompecabezas para el equipo técnico.

Mientras el público espera el estreno de la nueva temporada se intensifica la fama de los artistas implicados, gracias a sus perfiles en redes como Instagram y a la atención mediática, con especial predilección por la información sensacionalista. Las series tardan más en volver también porque son más cortas y acaban antes su emisión. 'Juego de Tronos' da el carpetazo con seis episodios y empezó con 10, aproximadamente un mes más de atención en la parrilla televisiva.

La producción es más controlable, se ajustan los gastos y por el camino la venta de merchandising no para de funcionar, con el añadido de contratos publicitarios millonarios. El boom se alimenta solo gracias al fenómeno fan y, tal y cómo funciona el consumo hoy en día, nuevos espectadores se suben al carro al poder devorar todas las temporadas del tirón. Se preparan para el apoteósico final. En el fondo, demorar en el tiempo el cartel de The End permite alimentar la leyenda y, sobre todo, incrementa potencialmente los pingües beneficios.