Los Fraser viven su sueño americano en 'Outlander'

Claire y Jamie, felices en la América colonial, donde transcurre la cuarta temporada./Starz
Claire y Jamie, felices en la América colonial, donde transcurre la cuarta temporada. / Starz

Jamie y Claire lidiarán en esta ocasión con piratas, indios y animales salvajes en una cuarta temporada en la que su relación ha ganado en madurez y comprensión, sin restar un ápice de pasión

Liliana Martínez Colodrón
LILIANA MARTÍNEZ COLODRÓN

Después de una primera temporada intachable, y de una segunda y una tercera en la que el destino se dedicó incansablemente a colocar palos en las ruedas de la relación entre Claire (Caitriona Balfe) y Jamie Fraser (Sam Heughan), la cuarta temporada parece que va a permitir por fin que el matrimonio se afiance. Que lo que un bucle en el tiempo ha unido, que no lo separe ni el hombre, ni los piratas, ni el hambre, ni los indios, ni las bestias salvajes, ni otros viajeros en el tiempo…

Atrás quedaron las dudas sobre su amor, la sombra de Frank Randall (el primer marido de Claire), el miedo al sanguinario Jonathan Randall o el inevitable presagio de la guerra jacobita y el desastre de la batalla de Culloden. Pero son Jamie y Claire Fraser. Su camino no será un amable paseo. La pareja es un imán para las aventuras, las luchas, los desencuentros y el infortunio.

Más información

La cuarta temporada de 'Outlander' comienza donde finalizó la tercera: en las costas de Georgia y en 1767. Tras su fallido intento de regresar a Escocia, los Fraser necesitan dinero para establecerse en América, lejos de las guerras y persecuciones políticas. Pero al igual que el drama del fin de las tierras altas y de los propios jacobitas merodea durante las primeras entregas, en esta la Guerra de la Independencia de Estados Unidos (1775-1783) también planea como un buitre sobre sus idílicos planes de futuro. Claire es consciente de ello, pero tras veinte años separados por casi dos siglos de distancia es lógico que la doctora inglesa anhele una tregua.

Pero esta América colonial de finales del siglo XVIII no se lo pondrá fácil. Nuevos villanos, como el pirata Stephen Bonnet (Ed Speelers, 'Dowton Abbey'), se convertirán en dignos sucesores del maligno John 'negro' Randall. Las aventuras en este nuevo mundo necesitarán también de nuevos aliados, como la tía de Jamie, Jocasta Cameron (Maria Doyle Kennedy, 'Orphan Black'); así como de antiguos incondicionales, como Ian (ahora con su nuevo amigo, el perro lobo Rollo), y la pareja Fergus y Marsali, que tendrán que afrontar los retos más mundanos de la paternidad. También regresarán en esta temporada Brianna y Roger, cuya relación veremos crecer y consolidarse de forma paralela, con sus encuentros y desencuentros, sus fatalidades, dramas, discusiones y reconciliaciones. Y, lo que para muchos es más importante, ¿llegará Jamie a conocer a su hija durante esta temporada?

Arriba, los Fraser en una escena del primer capítulo de la cuarta temporada; debajo, el joven Ian con su inseparable perro Rollo, y Roger Briana, que se contagiarán del espírituo aventurero de Claire y Jamie. / Starz

Esta cuarta entrega vuelve a corresponder con el cuarto libro de 'Forastera' ('Outlander'), de la escritora Diana Gabaldón. 'Tambores de otoño', que se publicó en 1996, fue otro éxito de la escritora estadounidense, que se encuentra rematando la novena novela de la saga mientras sus millones de fans en todo el mundo contienen el aliento a la espera de que la finalice en los próximos meses.

Como ya ocurre en las otras temporadas, esta cuarta también será fiel a la novela, pero con reajustes en las tramas para adaptar a la narración televisiva esta asombrosa historia de amor entre una exenfermera del Ejército británico en la Segunda Guerra Mundial y un escocés jacobita que lucha contra los ingleses en 1743. En esta ocasión parece que el desfase afectará básicamente a tres subtramas: el robo por parte de Bonnet del anillo de plata que luce Claire en recuerdo de su primer marido (en el libro el pirata se lleva la alianza de oro que le regaló Jamie), la sustitución del personaje del molesto cerdo por un burro (al parecer más manejable para las nobles tareas del adiestramiento actoral), y la elección de un decorado más íntimo para una de las escenas de sexo más fogosas de cuarto libro (cuando una calurosa Claire se baña en el río en un día de verano en Carolina del Sur ante su incontrolable marido).

Aunque para muchos fans estas 'adaptaciones' son verdaderas aberraciones, en general la serie ha sido acogida con entusiasmo por parte de los seguidores de las novelas, con treinta millones de copias en todo el mundo. De momento, la cadena Starz ha confirmado dos temporadas más (la quinta y la sexta). En España, la actual temporada (que consta de 13 capítulos y que se estrenó el 5 de noviembre) se puede seguir en Movistar, justo un día después de su estreno en Estados Unidos.

Furor por Escocia
Jamie en la batalla de Culloden.

La cuarta temporada de 'Outlander' deja ya muy atrás los paisajes escoceses que enamoraron a los seguidores de la saga desde el primer capítulo. Parece difícil desligar la relación de Claire y Jamie de ese decorado sobrenatural compuesto por verdes montañas, acantilados que roban la respiración, de lluvia incesante y barro inevitable. Escocia está tan ligada a la magia que desprende esta relación entre una exenfermera de la Segunda Guerra Mundial y un escocés de las Tierras Altas de 1743, que los capítulos en los que la pareja continúa su aventura en Francia o en América adolecen de ese verdor pasional que va más allá de lo paisajístico o lo natural.

Y es justo esa pasión lo que ha traspasado los libros y la serie para plantar una semilla viajera en el corazón de los fans, que han convertido los lugares donde se rodó 'Outlander' es una ruta obligada por las tierras altas escocesas. Son muchas las agencias que ya promocionan 'paquetes vacacionales' dedicados a la serie y que mezclan las aventuras de Claire y Jamie con la historia real de la lucha jacobita. Estas rutas suelen partir de Edimburgo (donde el príncipe Charle estableció su corte durante seis semanas), la estación de Bo'ness (donde se rodó la despedida entre Claire y Frank antes de partir a la guerra), Hopetoun House (con varias escenas de la primera temporada y donde se ubica el Castillo de Midhope, cuyo exterior aparece en la finca familiar de los Fraser: Lallybronch), el Castillo de Doune (conocido en la serie como Castillo de Leoch), el valle de Glen Coe (que aparece en los títulos de crédito iniciales), la localidad de Falkland (que recrea Inverness, el pueblo donde comienza la aventura de Claire), el famoso lago Ness o el campo de batalla de Culloden. Eso sí, que nadie viaje a Escocia buscando Craigh Na Dun, (el círculo de piedras a través del que Claire viaja en el tiempo), porque no existe. Aunque estas tierras británicas cuentan con otros círculos de piedra que pueden cumplir con las expectativas de los admiradores más fanáticos.

Incluso existen agencias que organizan bodas escocesas en estos parajes. Prometen puro romanticismo en un enclave natural único, los escenarios más impresionantes para declararse, con castillo incluido para la celebración y un refugio en una isla para disfrutar de la luna de miel. Incluso facilitan que ellos den el sí quiero ataviados con el 'kilt'. Lo que no garantizan es que esta falda de tartán les siente tan bien como a un escocés de pura cepa como es Jamie Fraser. ¿Volveremos a verle con ella en esta cuarta temporada en América?

 

Fotos

Vídeos