Cinco razones por las que no puedes perderte 'Chernobyl'

Jared Harris y Stellan Skarsgård, en un fotograma de la serie./
Jared Harris y Stellan Skarsgård, en un fotograma de la serie.

Cruda y sin artificios, la miniserie de HBO recrea una de las peores catástrofes provocadas por la mano del hombre

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Queda sólo un capítulo para el final de 'Chernobyl'. La miniserie de HBO, coproducida junto a Sky, relata una de las peores catástrofes provocadas por la mano del hombre. El 26 de abril de 1986, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de la central nuclear produjo el sobrecalentamiento del núcleo, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior.

Más información

Bajo la batuta de Craig Mazin, la serie recrea con acierto no solo esas primeras horas de angustia e incertidumbre ante el horror de lo desconocido, sino el esfuerzo de la Unión Soviética, primero para tratar de ocultar una verdad que pronto salió a la luz, y posteriormente para contener las consecuencias del accidente. Te damos cinco razones por las que no deberías perderte esta serie.

1

Cruda y sin artificios

Lo apuntábamos en el primer episodio y, afortunadamente, la tónica se mantiene a lo largo de todo el serial. 'Chernobyl' huye de artificios, entiende que menos es más, y apuesta por contar con crudeza y realismo lo que allí sucedió a mediados de los ochenta. Lo hace de una forma exquisita, siguiendo los pasos de una serie de personajes que, de una u otra manera, tuvieron que enfrentarse al mayor accidente nuclear de la historia: desde el científico que investiga el accidente hasta la población civil que tuvo que ser evacuada, pasando por los bomberos, militares y mineros que ayudaron a contener la situación sin saber muy bien a qué se exponían. Es una historia real y fascinante.

2

Una gran producción

Ojo, que 'Chernobyl' deje a un lado artificios no significa que sea una serie austera. Lo parece porque busca reflejar la sobriedad y la continencia propias de la Unión Soviética. Pero la ficción televisiva es, sin lugar a dudas, una gran producción. Basta echar un vistazo a las secuencias en las que cientos de extras y decenas de autobuses recrean la evacuación de la ciudad, a los helicópteros, la maquinaria pesada que se ha utilizado para recrear las labores de limpieza -en los ochenta hubo que arrasar cultivos enteros debido a los efectos de la radiación- o la excelente selección de exteriores para comprobarlo. La serie se rodó en 16 semanas en Vilna, Lituania, donde se recreó la ciudad de Pripyat. Pero también rodaron en el interior de la central nuclear de Ignalina, ahora sin uso. Ucrania sirvió también de escenario para algunas secuencias de la serie. Y otra cosa más: apenas hay efectos generados por ordenador y los que hay resultan contundentes y extremadamente realistas.

3

El terror a lo desconocido

Hablábamos antes de ese menos es más al que se entrega la ficción. Pues bien, ese aspecto resulta crucial para cimentar otro elemento que se aferra la serie: el horror. Y es que, en su mesura, 'Chernobyl' funciona como una gran historia de terror. Un terror real a lo desconocido y a las consecuencias de la radiación. La producción es muy consciente de que el espectador recuerda o conoce los hechos históricos y juega a contraponer eso con la inconsciencia de la población civil, que sale a ver el incendio y baila al son de las cenizas como si fueran unos copos de nieve. Y así la desazón, la angustia, el miedo y la incredulidad ante lo que uno contempla no dejan de crecer. Escenas como la de la soledad de tres operarios intentando achicar el agua desde el interior de una nave completamente a oscuras o el abrazo que una mujer da a su esposo, llego de llagas en el cuerpo, producen una incomodidad y un malestar devastadores en la audiencia. Y de fondo, el intermitente sonido de un contador de roentgen -la unidad utilizada entonces para medir el efecto de las radiaciones ionizantes-. Acentúan este elemento dramático, la música desarrollada por la violonchelista Hildur Guðnadóttir, que ha participado como instrumentista en bandas sonoras como 'El renacido' y que se encuentra ahora realizando la de 'Joker', y la excelente fotografía, obra de Jakob Ihre, que apuesta por los tonos blancos y verdes y la oscuridad para retratar el desastre nuclear.

Un operario trabaja en la descontaminación de la zona.
Un operario trabaja en la descontaminación de la zona.
4

Un reparto excepcional

Está claro que un producto así no es nada si quienes se ponen frente a las cámaras no dan la talla. En este caso, el reparto resulta excepcional. Lleva el peso del metraje Jared Harris. El británico da vida al físico nuclear Valery Legasov, uno de los miembros del comité que investigó lo sucedido y que definió la estrategia a seguir para abordar las consecuencias del accidente. Su contención gestual -se hace hasta una broma sobre ello- y su contundencia dramática a buen seguro serán merecedoras de un premio. Harris hace pareja con el actor sueco Stellan Skarsgård, padre de la saga de actores Skarsgård, y que aquí encarna a quien fuera vicepresidente del Consejo de Ministros, Boris Shcherbina. Descreído ante el panorama desolador que pinta Legasov, su evolución ante el desastre resulta perfecta y además es un personaje que ayuda a comprender al espectador la magnitud del problema, sin que el guion se resienta por ello y sin que uno tenga la sensación de que se lo dan todo mascado. Mención aparte merece el reparto femenino, con una Emily Watson excelente, en su papel de Ulana Khomyak, una mujer que en realidad no existió y que representa a varios de los investigadores que trabajaron en el suceso, y Jessie Buckley, que interpreta a Lyudmilla, la esposa de un bombero que falleció tras participar en la extinción del fuego de la central nuclear.

5

Es la serie mejor valorada en IMDb

Esto resulta sorprendente, pero desde su estreno, hace ahora cuatro semanas, 'Chernobyl' ha ido escalando posiciones en el ranking de IMDb, la base de datos de cine y series más importante de internet, hasta convertirse en la ficción más valorada de la historia. La serie tiene en su conjunto una valoración de 9,7 sobre 10. Así las cosas, al menos de momento supera a ficciones tan exitosas como 'Breaking Bad', que tiene de media un 9,5 o 'Los Soprano', que cuenta con un 9,2. Eso sí, a medida que aumenten las valoraciones de los usuarios los datos podrían cambiar.