Imanol Arias se toma a risa la España corrupta y choriza

Grandinetti, Arias y Silva, en una imagen promocional.

Imanol Arias, Hugo Silva y Darío Grandinetti protagonizan 'Despido procedente'

Borja Crespo
BORJA CRESPO

'Es por tu bien', comedia protagonizada por Javier Cámara, José Coronado y Roberto Santiago, es la película española más taquillera del año, con una recaudación de más de 9 millones de euros. No es que sea un año dorado, de momento, para la taquilla nacional, pero en la misma línea, con un desafiante trío apoderándose del póster publicitario, se estrena, con ánimo de airear cifras en época estival, 'Despido procedente', segunda película del galardonado cortometrajista Lucas Figueroa tras 'Viral', un experimento de bajo coste rodado íntegramente en un centro comercial que pasó desapercibido hace apenas cuatro años.

Imanol Arias, Hugo Silva y Darío Grandinetti protagonizan un guión del propio Figueroa, cineasta argentino afincado en Madrid que rueda por encima de la media, virtud que se agradece especialmente en el género que toca. Aprovechando su doble nacionalidad no se corta a la hora de hacer chistes al respecto, empezando por la premisa de la propia película, una clara denuncia a la corrupción que asola tanto España como Argentina. Los chorizos campan a sus anchas por La Pampa y la piel de toro, vestidos con traje y corbata. Sin ser del todo hiriente, dotada de ritmo y sentido del humor, la propuesta no pretende ser original, un lastre según las exigencias del público. Rodada íntegramente en Buenos Aires, las interpretaciones -ese duelo entre Arias y Grandinetti-, con algunas intervenciones magistrales de actores secundarios -Silva, Miguel Ángel Solá-, son el mayor logro de una producción que quizás merecía otra fecha de estreno.