Irene Escolar será Amalia Garayoa en 'Dime quién soy'

Irene Escolar./Sergio Barrenechea
Irene Escolar. / Sergio Barrenechea

Basada en la novela de Julia Navarro, la serie de Movistar comenzará a rodarse el próximo lunes

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

No las tenía todas consigo cuando el productor José Manuel Lorenzo le puso el proyecto sobre la mesa. ¿Llevar 'Dime quién soy', su novela, la misma que había encandilado a millones de lectores de todo el planeta, a la televisión? «He sido bastante difícil. No sé cómo me han aguantado. Han tenido una paciencia infinita conmigo porque yo no me habría soportado a mí misma», confiesa ahora más relajada la escritora Julia Navarro. La autora, que se deshace en elogios hacia sus compañeros de aventura, no puede sino reconocer la sensibilidad de quienes están al mando de la iniciativa ante sus «dudas y resquemores» iniciales. Y es que para la creadora del universo por el que transita la protagonista Amalia Garayoa, ese retrato del siglo XX que comienza en la Segunda República española y finaliza con la caída del Muro de Berlín, ha sido complicado asimilar se trasladaba a otro medio.

«Siempre he sido muy reacia a estas adaptaciones por el miedo a perder a mi criatura. Sé que son lenguajes distintos y con eso no tengo problema. No me importa tanto cómo lo cuenten. Lo que siempre pedí es que, a la hora de afrontar la escritura de los guiones, estos fueran fieles al espíritu de los personajes y a lo que se cuenta en la novela. Y solo puedo decir que han sido respetuosos y sensibles con todas mis demandas», explica ilusionada en una rueda de prensa abarrotada de periodistas para presentar una serie de nueve capítulos que comenzará a rodarse el próximo lunes, 17 de junio, y cuya producción finalizará a mediados de enero del año que viene.

Dice Navarro que un proyecto como éste no hubiera sido posible sin la participación de quien da vida a su Amalia, que no es otra que Irene Escolar. Fue la propia escritora la quien puso al equipo sobre su pista. El consenso fue absoluto. «Irene es el personaje que he escrito y a quien he imaginado detrás del papel durante muchos años. Es una mujer llena de talento, de sensibilidad e inteligente que ha entendido y ha contribuido al personaje dando sus opiniones», valoraba poco antes de darle la palabra a la actriz.

Para la interprete, 'Dime quién soy' supone su regreso a la televisión. Después de años volcada en el cine y, fundamentalmente, en las tablas del escenario, asegura que estaba esperando que llegara una oportunidad como ésta para volcar en ella toda la experiencia acumulada en estos años. «Estoy feliz de haber tenido paciencia. A veces llegan las cosas cuando uno está preparado», afirma. Eso sí, es consciente de la «exigencia descomunal» de un proyecto en el que su personaje llevará todo el peso de la historia, por no hablar de la presión que supone dar vida y encarnar a una mujer que ha sido tan importante para muchos lectores. A pesar de ellos, asegura no tener miedo: «Me siento arropada por un equipo extraordinario».

Dice, además, que tiene la sensación de que la serie le va a permitir «vivir una vida paralela». No va desencaminada. La ficción que dirigirá Eduard Cortés elimina a Guillermo de la ecuación, el biznieto a través de cuya investigación el lector iba descubriendo la azarosa vida de la protagonista. Así que funcionará como un gran flashback en el que veremos la evolución de Amalia desde 1934 hasta 1989. «Es -señala Cortés- un acompañamiento más lineal y desnudo de Amalia. La serie va a ser ella 100%». «¿Cuántas veces tiene una la oportunidad de hacer un recorrido tan grande?», se preguntaba entusiasmada la actriz.

Escolar no ha dudado en elogiar a Movistar, cuya estructura les ha permitido arriesgar y trabajar con «total libertad creativa». Y ha puesto un ejemplo: «Llevo casi tres meses sentándome en una mesa y ensayando con actores rusos, italianos, franceses, ingleses… Es una gozada que se hayan respetado las lenguas y los acentos, que traigan a tanta gente de fuera y que las tramas sigan teniendo coherencia porque es todo un riesgo. Ni siquiera lo hacen con 'Chernobyl'».

Durante los primeros ocho capítulos transcurrirán diez años de la acción y luego, en el último, los espectadores verán al personaje de Amelia con 40, 70 y 80 años. «Cuesta más envejecerla que una sola secuencia», ha bromeado el productor y 'showrunner' de la serie José Manuel Lorenzo.

Según ha adelantado Domingo Corral, director de Ficción de Movistar+, la intención es estrenar la serie a finales de 2020. Corral ha destacado que la novela de Navarro es un ejemplo de cómo una obra de «gran calidad» y llena de «personajes inolvidables» puede llegar a millones de lectores.

Seis años de proyecto

Para Lorenzo la claqueta que se moverá el próximo lunes es la culminación a un sueño perseguido durante seis años. Destacaban los implicados esta mañana que ha sido su pasión y entusiasmo por el proyecto lo que les ha contagiado a todos. Lorenzo ha agradecido la confianza que la autora de 'Dime quién soy' ha depositado en él. «Es la más exigente de las personas con las que he trabajado. Eso no ha impedido que hayamos tenido libertad para encontrar nuestra propia gramática audiovisual, pero su exigencia nos ha hecho mejores», ha dicho con rotundidad. «Tremendamente ambiciosa», en palabras de Lorenzo, que se ha leído el libro hasta en siete ocasiones, el rodaje recorrerá gran parte de España y viajará también a Budapest. «Serán necesarios efectos especiales del tipo de 'The Crown' porque muchos lugares han cambiado», ha explicado.

Lo cierto es que no ha sido fácil llegar hasta aquí. «Llevamos años trabajando en esta serie. Hemos hecho muchas aproximaciones porque la novela es muy ambiciosa, pasan muchas cosas y discurre en muchos lugares, y es difícil encontrar el equilibrio y conseguir una serie entretenida y autónoma», ha comentado Corral.

En este sentido, Cortés ha sido clave para llevar a buen puerto la historia. Dice el cineasta que la relación con Navarro ha sido dura y, al mismo tiempo, de un tremendo respeto. «Me mandaba notas muy duras pero me han servido muchísimo de ayuda no solo para la adaptación sino para entender cosas de la historia de Amalia y de la propia vida. El libro contiene mucha sabiduría y muchas capas. Tener a una actriz como Irene es una garantía de que esas capas van a llegar al espectador en un rodaje con una complejidad logística y emocional altísimas, donde el plano general es tan difícil como el corto».