Una bruja gallega muy actual

Fotografía del rodaje de 'María Solinha'./
Fotografía del rodaje de 'María Solinha'.

Ignacio Vilar, director de 'A esmorga', lleva a la pantalla la leyenda de María Solinha, una mujer quemada en la hoguera por la Inquisición cuyo anhelo de libertad la convierte en icono feminista

Boquerini .
BOQUERINI .

Fue una de las más famosas brujas gallegas, incluso en Galicia tiene calles con su nombre. Ahora, el orensano Ignacio Vilar ('Pradolongo', 'A esmorga') lleva a la pantalla la leyenda de esta mujer condenada por la Inquisición, con un relato que se mueve entre el siglo XVII y el XXI.

Protagonizada por Grial Montes y Laura Míguez, en el reparto destacan también las presencias de Santi Prego, Antonio Durán, Mabel Rivera y Mela Casal. Ignacio Vilar, el director, explica que la principal idea de la película «es dar respuesta a la pregunta de cómo sería ahora María Solinha, una mujer luchadora, una mujer libre, si viviera en la actualidad». La película cuenta la historia de un director de teatro que llega a Cangas para reconstruir la leyenda de María Solinha, una viuda rica del siglo XVII que fue acusada por la Inquisición de practicar la brujería. Solinha fue una mujer de Cangas que vivió en el siglo XVI. Coincidiendo con los ataques de los piratas turcos y el declive económico de la villa que estos provocaron, fue denunciada al Santo Oficio y condenada, tras reconocer entre torturas que era meiga. La mujer murió en la hoguera en 1621. Su historia quedó grabada en la memoria colectiva de los gallegos como ejemplo de lo que fue la caza de brujas llevada a cabo por la Inquisición contra las mujeres. Ahora, la vida de Solinha sirve de inspiración para este nuevo filme de Ignacio Vilar

La película «se mueve entre el siglo XVII y el XXI y recurre a la figura del dragón, la leyenda sobre la que se celebra la Festa da Coca en Redondela, que cuenta cómo un dragón que secuestraba mujeres para violarlas fue finalmente derrotado por los marineros del lugar, como metáfora de las inquietudes y amenazas que sufren las mujeres cuenta Vilar. María Solinha fue una persona que en su momento quiso ser libre y no pudo. Ahora, en el siglo XXI, ¿podría ser libre sin ningún problema? La respuesta es no. Para alcanzar esa meta se encontraría con muchas dificultades«.

Fotografía del rodaje de 'María Solinha'.
Fotografía del rodaje de 'María Solinha'.

Ese es el punto de partido de la historia, explica el cineasta, que ha iniciado este rodaje en Redondela y que tiene también localizaciones en O Morrazo, la isla de Toralla, la isla de San Simón y la playa de Cesantes, en la provincia de Pontevedra. Redondela tendrá un papel muy importante en 'María Solinha', más allá de sus paisajes. Durante la fase de guion, Vilar escribió en ella historias y personajes, a partir de entrevistas con personas de la zona. La leyenda de la Coca y la Danza de las Penlas aparecerán también en el film, así como numerosos figurantes de la villa, donde más de 300 personas se presentaron al casting.

Para la protagonista, Grial Montes, que da vida a la María Solinha actual, el personaje «es una mujer que permaneció oculta y de la que no se conoce su historia«. Cuando se inicia la película tiene 19-20 años y comienza a estudiar Arte Dramático. En ese momento descubre el método de introspección, un procedimiento de auto análisis y observación que le influirá hasta tal punto de ocasionarle problemas en sus círculos más próximos de familiares y amigos. «La introspección significa algo que es difícil de aceptar por los demás», asegura. Mientras, el actor Santi Prego destaca «la capacidad de inmersión cultural con la que cuenta esta película» y Antonio Durán 'Morris' asegura estar »encantado de rodar la película en Pontevedra porque Galicia no solo tiene profesionales, sino que cuenta con lugares increíbles«. María Solinha fue una mujer «perseguida y violentada» por una sociedad patriarcal, al igual que otras mujeres que, a lo largo de la historia, han sufrido discriminación por «querer ser independientes, por tener riqueza que el patriarcado no asumía que estuviese en manos femeninas».

La película es una producción de Vía Láctea Filmes, hablada en gallego, que cuenta con financiación de la Diputación de Pontevedra cuyo rodaje se inició el pasado 19 de agosto y finalizará este 20 de septiembre.