Woodstock: tres días de paz y amor

Una imagen del documental dirigido por Michael Wadleigh./
Una imagen del documental dirigido por Michael Wadleigh.

Este agosto se cumplirá medio siglo del festival que certificó la era hippie, objeto del primer documental que ganó un Oscar y en el que participó un jovencísimo Martin Scorsese

Boquerini .
BOQUERINI .

Este agosto se celebran los 50 años del mítico festival de Woodstock, que marcó el final del movimiento hippie y de donde salió una mítica película documental, estrenada un año después que recogía lo más destacado de aquellos tres días de paz y amor y que fue el primer documental de la historia en ganar un Oscar.

El festival musical tuvo lugar en una granja de 240 hectáreas en Bethel, Sullivan County, estado de Nueva York los días 15, 16 y 17 de agosto de 1969. Aunque estaba programado en el pueblo de Woodstock, en el condado de Ulster, sus habitantes se opusieron a la reunión de jóvenes llegados de todos los lugares de Estados Unidos y Canadá. Se asegura que contó con una asistencia entre medio y un millón de personas, cifras que fluctúan porque no todos estuvieron los tres días y porque muchos hippies llegaron cuando otros ya se habían marchado.

Sobre cómo surgió y lo que significó, Ang Lee hizo en 2009 una película de ficción que buscaba reconstruir los hechos reales, 'Destino: Woodstock', en la que se incide sobre todo en los preparativos de aquel festival que marcó una época. Lee apostaba por mostrar las vivencias de unas gentes que quisieron montar un festival de rock, casi sin saber lo que era una guitarra eléctrica y sin ser conscientes de que iban a pasar a la historia. El filme mostraba los enfrentamientos entre los habitantes del lugar, unos preparativos nada sencillos y, finalmente, la llegada de miles de hippies con ganas de escuchar música y de cambiar las cosas, de parar la guerra de Vietnam, por entonces en su apogeo, y de vivir de otra manera.

Jimi Hendrix durante su actuación en el festival de Woodstock.
Jimi Hendrix durante su actuación en el festival de Woodstock.

Pero la gran película del evento es 'Woodstock: tres días de amor y paz', escrita y dirigida por Michael Wadleigh, en la que, además de las actuaciones de solistas y grupos, muestra los prolegómenos del evento, su organización, el montaje del escenario y la llegada masiva del público. Hay entrevistas a representantes del movimiento contracultural de la época, a granjeros vecinos, se muestra el consumo de drogas blandas, las manifestaciones en el recital contra la guerra del Vietnam, que por entonces vivía su máxima escalada militar, y la organización sanitaria, cubierta por el ejército.

Entre las actuaciones musicales se puede contemplar a Richie Havens, que fue quien abrió el superconcierto pasadas las 5 de la tarde del viernes 15 de agosto, y que a lo largo los tres días contó con Jimi Hendrix, Joan Baez, Janis Joplin, The Who, Jefferson Airplane, Santana, Joe Cocker, Canned Head, Crosby, Stills, Nash & Young (quienes dieron un concierto acústico y otro eléctrico), Ten Years After, Sha Na Na, Sly and the Family Stone, Arlo Guthrie, Joni Mitchell, Country Joe and the Fish, Johnny Winter, John B. Sebastian, The Band… y así hasta 32 grupos o artistas.

Se dio el caso curioso que John Lennon, invitado a actuar, no pudo asistir por tener prohibida por entonces la estancia en Estados Unidos por haberse manifestado contra la guerra de Vietnam. Otros artistas declinaron la invitación por diferentes motivos: Bob Dylan, The Moody Blues, King Crimson, Joni Mitchell, The Byrds, Led Zeppelin… Algunos estuvieron a punto de no actuar, como The Who, que estaban al borde de la bancarrota y que exigieron el pago por adelantado y en metálico para tocar.

En el transcurso de Woodstock 69 ocho mujeres sufrieron abortos involuntarios y hubo varios nacimientos. John Sebastian, cantante de la banda Lovin' Spooful (para entonces ya disuelta), anunció desde el escenario: «Sabemos que ha nacido un niño de una madre que viajaba al festival en helicóptero y otro que nació en un atasco cerca del recinto». El gobernador Nelson Rockefeller declaró «en desastre» la zona de la granja de Bethel. El departamento de salud documentó 5.162 casos médicos, incluidos 797 casos de uso indebido de drogas. Sin embargo, la revista Time lo definió como el «mayor acontecimiento pacífico de la historia».

El festival está encuadrado dentro de un contexto social y político muy representativo de los años 60. El público presente disfruta con las canciones sin disociarlas de su vida cotidiana, comen, se bañan en el lago, hacen el amor sin miedo, bailan y fuman marihuana, practican yoga... La película va más allá del simple documental para penetrar a fondo en todo aquel extraordinario fenómeno.

Junto al director Michael Wadleigh destaca en la película la presencia de un jovencísimo Martin Scorsese como uno de los ayudantes de dirección y montador, aunque en aquel contexto todo el reducido equipo de la película hizo de todo para abarcar toda la actividad que se estaba generando. Allí Scorsese conoció a la montadora Thelma Schoonmaker, que también trabajaba en la película y que ha sido la montadora habitual del director neoyorquino desde entonces.

'Woodstock' contó con un presupuesto de 50.000 dólares, dinero que se tardó mucho tiempo en recuperar. La película ha tenido numerosas reediciones en DVD, pasando de los 184 minutos originales de la película en 1970, a 224 (1994), 228 (el montaje del director) o 356 minutos. En 1996, 'Woodstock' fue seleccionada para su conservación en los archivos de la National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos por ser «cultural, histórica o estéticamente significativa». La edición en DVD y Blu-ray, que salió a la venta el 9 de junio de 2009 contenía material adicional nunca antes exhibido en la cinta original, incluyendo una ampliación de las actuaciones de los artistas que actuaron en el concierto y nuevas imágenes de artistas que no salieron en la cinta original, como Creedence Clearwater Revival.

'Woodstock' es una película que marcó decisivamente el cine musical documental de la época (Scorsese reincidiría años después en el género con 'El último vals'), quedado hoy además de como un documento único e irrepetible, como una película de gran fuerza visual, en donde se propone un viaje a través de la música, el amor, el paisaje y lo que quedaba del movimiento hippie. En la segunda mitad de los 60 proliferaron los grandes macroconciertos musicales al aire libre, todos ellos con su película documental que recogía lo más destacado, como 'Monterrey Pop', 'Gimme Shelter', con los Rolling Stones o el británico de la isla de Wight.

Las cifras de asistencia al festival fluctúan entre el medio millón y el millón de personas.
Las cifras de asistencia al festival fluctúan entre el medio millón y el millón de personas.

La película se estrenó en Estados Unidos un año después del concierto, en 1970, debido a lo laborioso de su montaje, ya que se rodaron más 120 horas. En España en un primer momento estuvo prohibida, logrando ser estrenada (exclusivamente en salas de versión original) el 17 de mayo de 1975.

Recientemente se ha realizado un nuevo documental sobre Woodstock 69, 'Woodstock: Tres días que definieron una generación' que se presentó este 28 de abril en el Festival de Cine de Tribeca y se ha estrenado el pasado 24 de mayo en salas muy selectas de Estados Unidos. El concierto de Woodstock se ha repetido intermitentemente a lo largo de estos 50 años, casi sin repercusión. Para estos 15, 16 y 17 de agosto se prepara un nuevo macroconcierto en el mismo lugar, que contará con su correspondiente película.

En España el concierto de Woodstock tuvo su reflejo en el Canet Rock del verano de 1975 que tuvo lugar durante casi 24 horas en la localidad barcelonesa, que reunió a unas 50.000 personas y a los más destacados grupos musicales del momento, que también tuvo su correspondiente película, dirigida por Francesc Bellmunt, pero que filmada en 16 mm. tuvo una casi nula difusión.