Jordan Peele: «Me pone provocar e incomodar a los demás»

El director Jordan Peele, autor de 'Déjame salir' y 'Nosotros'./
El director Jordan Peele, autor de 'Déjame salir' y 'Nosotros'.

El director de 'Nosotros' reconoce la alegoría política contenida en su nueva y perturbadora película: «En EE UU nosotros somos nuestro peor enemigo»

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

Es el director del momento. Tras el éxito de 'Déjame salir', llega su segundo filme, 'Nosotros'. La película es una autentica montaña rusa. En los primeros compases vemos a una adolescente, interpretada por Madison Curry, enfrentándose a su imagen en el espejo de una atracción de feria. Un lugar para el miedo barato, pero que en manos de Jordan Peele (Nueva York, 1979), director, escritor y productor de la cinta, se convierte en el lugar perturbador que necesita la narración para dejar una cicatriz. Mucho más audaz y divertida que 'Dejame salir', 'Nosotros' es una provocación seria y escandalosa, correosa e ingeniosa, y, al mismo tiempo, una ambiciosa alegoría de ciencia ficción y una comedia negra de lo más sorprendente.

- ¿De dónde surge la inspiración para este filme?

- Lo primero que busco es aquello que me asusta. Si encuentro algo que me asusta a nivel primario, entonces empiezo a diseccionar por qué me asusta. La idea de los 'doppelgängers' -vocablo alemán que define el doble de una persona- siempre me ha asustado. Cuando empecé a investigar sobre su mitología y su representación como una sombra dual de todo aquello que reprimimos, decidí aplicarlo a 'Nosotros' como comunidad. Mi primera idea, la más básica, fue convertir la narración en una alegoría de Estados Unidos donde se relata que, pese a nuestro temor hacia los demás, nosotros somos nuestro peor enemigo.

- ¿Hay un hilo político entre sus dos películas?

- Es político pero también va más allá de la política. Creo que la observación que hago es muy humana y muy relevante al momento que vivimos. Cuando estamos en grupo, somos capaces de cosas increíbles, pero también de otras aterradores. Hay algo en nuestro ADN que reprime nuestra culpabilidad y responsabilidad cuando se trata de reconocer que hemos cometido atrocidades.

- ¿Se siente responsable de esta nueva cultura internacional donde los afroamericanos son bienvenidos en la taquilla y además triunfan?

- Es muy importante para mí que las películas que yo hago con actores negros sean historias que contienen protagonistas con los que se identifica la audiencia sin importar su raza. Para mí esa es la genialidad de cualquier narración. Tenemos una persona con la que el público empatiza y lo único que necesitas es dejar a un lado las imágenes que nos representan hasta conseguir las emociones necesarias. Para eso es necesario un gran actor. No voy a negar que considero un gran logro lo que conseguí con 'Déjame salir'. Estoy ayudando a la industria a entender que no hay motivos financieros para temer una representación más amplia en la pantalla.

- Esta es una gran oportunidad para la actriz Lupita Nyong'o, ¿por qué ella?

- Lupita es singular, solo hay una y lo sabemos. Aunque en este filme haya dos. Es una actriz icónica y la necesitaba a ella para interpretar ambos personajes. La tenacidad con la que se compromete en cada momento es realmente impresionante. Sabía de lo que era capaz y me ha sorprendido hasta dónde puede llegar.

Jordan Peele y Lupita Nyong'o en el set de rodaje.
Jordan Peele y Lupita Nyong'o en el set de rodaje.

- ¿Hay dos caras de Jordan Peele?

- Sí. Hablemos por un momento del Peele autor. Mi lado oscuro surge porque me pone provocar a los demás, hacer que el público se sienta incómodo. Me produce un gran placer y no lo niego. Mi lado bueno busca que esa incomodidad consiga despertar la empatía en ellos. Vivo en una zona gris donde me obligo a no esconder mis propios demonios.

- ¿Por qué 1986 es importante en el filme?

- Aquella América de cuando yo era un niño era un tiempo de gran dualidad. Existía la idea naíf de una América positiva, que creía que al unir las manos podía acabar con el hambre en el mundo. Es absurdo. Lo que me aterroriza es pensar que nosotros podemos llegar a crear que hemos hecho todo lo posible por conseguirlo.

- ¿Qué opina de las desigualdades en Estados Unidos?

- He sido educado en cierto estado de privilegio. Nunca fuimos ricos, pero sí viví en una comunidad segura de la clase media de Nueva York, en una América con acceso a buena educación. Es algo que nunca pensé, la verdad. Cuando miro hacia ese lado en el que falta de todo, entiendo que por cada privilegio que yo he tenido, ha habido alguien sin ello y estoy conectado a esa persona. Es cierto que yo no puse a esa persona en ese estado, pero eso no me hace menos responsable y tengo que luchar por ayudarle

- ¿Cuál es el significado de los conejos en su película?

- Los conejos representan a la primavera, la época de Semana Santa, el surgimiento de un nuevo Mesías. Hay muchas alusiones en este filme en las que puedes encontrar una dualidad. Dos entidades conectadas por una. Las tijeras, por ejemplo, representan la ruptura. En este filme los objetos cotidianos se convierten aterradores.

- Hay tanto simbolismo y tantos huevos de pascua en su película que uno puede verla en varias ocasiones y seguir encontrando sorpresas.

- Sí, está concebida con esa premisa. Me gustan las películas que continúan desdoblándose cuando las ves repetidas. En el mundo de los huevos de pascua puedo revelarte que hay una escena al principio que se refiere a una película rodada en el paseo de Santa Mónica en 1986, justo al lado de la noria.

- ¿Por qué mantiene ese equilibrio entre el horror y la comedia?

- Lo hago por varios motivos. Creo que el humor es necesario cuando hay escenas que acumulan tensión, estrés. El publico tiene que aliviar esa tensión. Es difícil conseguirlo porque hay que mantener un pie en la realidad dentro del absurdo de la narración. Lo que no funciona es crear personajes que no parecen reales. La vida real es una constante de distintos géneros.

- ¿Por qué elige una camiseta de Michael Jackson para ilustrar un momento de la película

- La verdad, algunas ideas surgen y luego se vuelven más relevantes cuando se estrena el filme. Me ocurrió lo mismo en 'Déjame salir'. Este es un filme sobre dualidad y Jackson en los 80 era un hombre viviendo en una dualidad. No he visto el documental sobre él y en ese sentido no tiene nada que ver con el filme.