En cartelera

Incombustible Godzilla

'Godzilla: Rey de los monstruos'.

Hollywood vuelve a explotar a la mítica criatura del imaginario oriental a golpe de aparatosos efectos visuales

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Godzilla, un auténtico mito del imaginario oriental, un ente adicto a destruir ciudades como si fuesen de papel, vuelve a los cines con empaque occidental, como ya ocurriese en 2014 con una versión fallida dirigida por Gareth Edwards, que debutó con 'Monsters', una curiosa película de criaturas invasoras, realizada con un presupuesto muy ajustado que llamó la atención de los productores de Hollywood tras obtener excelentes críticas en numerosos festivales especializados.

¿Quién no ha querido emular alguna vez a este dinosaurio de proporciones extremas en su infancia pisando coches en miniatura? Son muchas las películas que ha protagonizado este ser descomunal con apariencia de anfibio hipervitaminado que no deja edificio sin destruir a su paso, mientras esquiva bombazos del ejército. Guillermo del Toro ofreció su particular visión de los kaiju -bestias enormes- en 'Pacific Rim', donde animales extraordinarios peleaban contras colosos robóticos (existe una segunda entrega, nada desdeñable).

'Godzilla: Rey de los monstruos' supone otra actualización a la americana de un icono básico del cine fantástico en forma de superproducción, con el sello de Michael Dougherty, que viene de pergeñar discretas películas de terror con guiños ochenteros como 'Krampus. Maldita navidad' o 'Truco o trato'. La gigantesca criatura, tan destructiva como entrañable, visita de nuevo las salas con un lavado de cara desproporcionado para los especialistas en sus andanzas. El renovado Godzilla pretende mantener el espíritu de las míticas cult-movies orientales a golpe de efectos visuales. Sin embargo, están lloviendo las críticas al filme en este apartado. La infografía no siempre funciona como debiese. CGI manido y no lo suficientemente imaginativo al servicio de un espectáculo de entretenimiento que intenta no caer en los mismos errores que su predecesora, no siempre consiguiéndolo.

En 'Godzilla: Rey de los monstruos' sale Mothra, la polilla de proporciones mastodónticas enemiga acérrima del popular titán ciclópeo, razón más que suficiente para pasar por taquilla si eres un fan fatal del apocalíptico dinosaurio. «Si atacas demasiado a la naturaleza, la naturaleza se volverá contra ti« sigue siendo la premisa que empapa la marca Godzilla, algo más que una criatura destructora. El monstruo ha evolucionado y se ha reinventado a través de décadas de cambios sociales, políticos y ecológicos, pasando a ser de un desastre natural ambulante al último Samurái de la naturaleza.

Vera Farmiga y Millie Bobby Brown, la niña de 'Stranger Things', protagonizan esta nueva versión de 'Godzilla'.

«Son películas que se ven devorando palomitas de maíz«, expresa el director, »pero están repletas de metáforas. Y a pesar de que los temas han ido cambiando con los años, todos te hacen la misma advertencia«. Kyle Chandler ('El lobo de Wall Street'), Vera Farmiga ('Expediente Warren'), Millie Bobby Brown ('Stranger Things') en su debut cinematográfico, Bradley Whitford ('Déjame salir'), Sally Hawkins ('La forma del agua') y Charles Dance (»Juego de tronos«), forman parte del nutrido casting.

'Godzilla: Rey de los monstruos' llega tras el premonitorio final de la reivindicable 'Kong: La isla calavera'. No tardaremos en ver a ambas bestias compartiendo encuadre, el fabuloso gorila contra el excepcional lagarto mutante, ¿o se aliarán? Cabe citar que Godzilla también está presente en Netflix con sendas películas de animación recientes, tres entregas en formato anime, algo decepcionantes, iniciadas con 'Godzilla: Planet of the Monsters'. Entre sus últimas aventuras orientales oficiales destaca 'Shin Godzilla', dirigida por Hideaki Anno ('Evangelion') y Shinji Higuchi ('Attack on Titan') en 2016, dos pesos pesados de la fantasía en el medio audiovisual actual que se repartieron el trabajo para el deleite de los seguidores de la mítica criatura.

El filme, número 1 en Japón en el momento de su estreno, retomaba la trayectoria del gigante, que no protagonizaba una producción oficial desde 'Godzilla: Final Wars' (2004). Esta vez la grandilocuente fuerza destructiva resucita en Tokio, siendo testigos de su aparente imbatibilidad y mortal grandeza. Los políticos y el ejército se ven perdidos en un mar de burocracia. Pudo verse en Sitges y abrió la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, donde gustó a pesar de ofrecer menos acción de lo que promete. En realidad es una cinta política, de ahí su interés añadido.

Godzilla, icono pop, es como una mascota gigante para los nipones, a pesar de comportarse como un cruce entre Atila y Goliath. Apareció por primera vez en la gran pantalla en 1954 de la mano de Toho Company Ltd. 'Gojira' en japonés, el filme fue dirigido por Ishirô Honda. Ha llovido mucho desde entonces. El gigantesco monstruo dejó de ser un hombre enfundado en un disfraz de látex golpeando maquetas a diestro y siniestro por obra y gracia de la infografía. Indiscutible rey de las monster movies, ha inspirado otras obras similares inscritas con letras de oro en la historia del cine de género, entre ellas la increíble 'The Host', realizada por el cineasta surcoreano Bong Joo-ho, cuyos destellos de ingenio ya quedaron patentes en la excelente 'Memories of Murder' y estos días ha dado de qué hablar con 'Parasite', galardonada en Cannes.