Una íntima convicción

El drama de un posible error judicial

Fotograma de 'Una íntima convicción'.

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Cine judicial con 'label' francés donde una mujer se obsesiona con la búsqueda de la verdad para salvar a un hombre acusado del asesinato de su esposa. Convencida de su inocencia, hace todo lo posible por lograr la absolución del acusado en un segundo juicio. Inspirada en la historia real del Caso Viguier', 'Una íntima convicción' cuenta con la participación de Marina Foïs ('El gran baño'), Olivier Gourmet ('El ejercicio del poder') y Laurent Lucas ('Crudo') en al apartado artístico. Ópera prima de Antoine Raimbault, la cinta no para de recibir excelentes críticas. «En mi opinión, una de las finalidades del cine es proporcionarnos perspectiva interrogándonos sobre la realidad», cuenta el director. «Narrar este caso singular. Mostrar la justicia desde lo más cerca posible. Enseñar su complejidad y tratar de capturar su poder dramático».

La película respeta aquello que se dijo en las audiencias y en las escuchas telefónicas. «En este sentido, no necesitamos inventar nada, todo es real», añade Raimbault. «A falta de pruebas, la verdad judicial se basó esencialmente en rumores y calumnias. Es fácil moldear a un culpable a partir de sentimientos y fantasías porque la naturaleza tiene horror al vacío, necesitamos que se haga justicia y necesitamos encontrar un culpable, desde la más íntima convicción. Nos decimos una verdad que parece lógica, racional, satisfactoria y final. Y no importa cuánto duden los demás, no importa la falta de pruebas, una vez que la convicción se insinúa, lo puede todo. Es precisamente esta mecánica oscura la que aborda la película: el poder de la convicción sobre la razón».

El juicio no se cuenta desde el punto de vista del juez o de los abogados, sino desde el punto de vista de la protagonista en el público. «Vibramos con ella», indica Raimbault. «Aunque ella está obligada a permanecer pasiva, en su banco, atrapa al espectador, hacemos todo lo posible para que el espectador siga sus pasos y forje, con ella, una convicción íntima». 'Una íntima convicción' es un thriller sobre la presunción de inocencia. «Lo que me interesa no es tanto saber lo que sucedió, sino cómo se llega a juzgar a un hombre sin pruebas», continúa. «La narrativa mediática que duró diez años y que aún persiste hoy, el marido que mató a su esposa en un crimen perfecto. Muy pronto me dije que el cine tenía que contar algo más. No pretendo hacer una película objetiva. La idea es proyectar la complejidad de este caso en el momento del juicio, a través del punto de vista de la protagonista. La naturaleza odia el vacío, y la justicia necesita un culpable. A través de la contra-investigación, quise mostrar cómo surge la convicción desde dentro, como un veneno que te ciega y te aísla, una fantasía que casi se impone a la razón».