'Brava' y otros estrenos

'Sasha', 'Estados Unidos del amor' y 'Tom of Finland' son algunas de las películas que este fin de semana llegan a la cartelera

OSKAR BELATEGUI y BORJA CRESPO

Lo que parece la vida rutinaria de una trabajadora de banco (Laia Marull) con una relación de pareja igualmente rutinaria se quiebra brutalmente. Dos chavales asaltan en el metro a la protagonista y la agreden sexualmente. Aterrada, regresa a casa pero no cuenta lo que le ha ocurrido. Solo un día después denunciará los hechos y descubrirá que ya nada será igual. Siente pánico y vergüenza. Y culpa por no identificar a los violadores.

'Brava' profundiza en el trauma de una mujer agredida, que ya no puede mirar igual a los hombres y que no encuentra la forma de comunicar su rabia y dolor. La huida al pueblo, a casa de su padre (Emilio Gutiérrez Caba), servirá de catarsis. Roser Aguilar regresa a la dirección diez años después de 'Lo mejor de mí' con un drama que plantea cuestiones incómodas, como el machismo cotidiano instalado en nuestra sociedad -los paisanos que la obligan a subir a un tractor para hacerse una foto- o la terrible paradoja de que las mujeres víctimas de una agresión sexual se sienten culpables.

Toda la cinta recae sobre los hombros de Laia Marull, que ya encarnó a otra víctima de la violencia machista en 'Te doy mis ojos'. Junto a sugerentes premisas, como que esta 'triunfadora' que huyó del pueblo acabe volviendo en busca de paz interior, Aguilar desliza algunos apuntes de trazo grueso y el filme no avanza con toda la fluidez que sería deseable. Que Emilio Gutiérrez Caba hable catalán (al igual que su vecino, un francés que también vino huyendo de su pasado) puede descolocar al espectador no avisado.

Sasha

Atención a la cartelera, por suerte sigue acogiendo joyas que pueden pasar desapercibidas, como es el caso del galardonado documental 'Sasha', producido por Escac Films, brazo audiovisual de la conocida escuela de formación catalana donde se han forjado talentos como el de J. A. Bayona. Tras pasearse por numerosos festivales internacionales llega a las salas el trabajo de fin de carrera de Fèlix Colomer, cuyo éxito ha sido fruto del trabajo y la solidaridad. La pieza, de una hora de duración, recoge las vivencias de un niño ucraniano de 9 años que es acogido por una familia de Sabadell en fechas señaladas, en navidad y en verano. El pequeño escapa por un tiempo de un entorno de violencia para refugiarse en el seno de un hogar acomodado. Las imágenes recogen los viajes y vivencias de Sasha durante un año, sus pasos en Ucrania y en Cataluña, buceando en su intimidad y explorando su entorno. La mirada del niño es la columna vertebral de una propuesta sincera que, lejos de caer en lo sensiblero, refleja la expresividad de un ser inocente que navega entre dos aguas. La cámara quiere mucho al protagonista, ofreciendo al espectador un potente testimonio humano en primera persona que da qué pensar y abre una puerta a la esperanza. Vivimos en un mundo de injustos contrastes.

Una escena de 'Sasha'.
Una escena de 'Sasha'.

Estados Unidos del amor

Galardonada con el premio Oso de Plata al Mejor Guión en el festival de Berlín del pasado año, 'Estados unidos del amor' es un buen ejemplo de cine estilizado que se apoya en un excelente reparto coral, enteramente femenino, lo más atractivo de una historia que se construye a partir de retazos de las vidas cruzadas de cuatro mujeres que viven la transformación de su país, Polonia, en la década de los años 90. Con el cambio del sistema político polaco presente, en un escenario histórico, recién caído el tristemente famoso Muro de la capital alemana, el cuarteto protagonista, cuyo vivir cada día parece estar en equilibrio, pura fachada, deciden luchar por coger las riendas de su existencia y romper tabúes. La sexualidad, el disfrute de las emociones en general, pasa a ser prioridad en un claro intento de liberarse de los corsés de la dictadura de lo convencional en un país que se abre al capitalismo con una pasión devoradora.

Lejos de mostrarse explícita a la hora de describir el carrusel de sensaciones que embriagan a las protagonistas, sumidas en relatos de infidelidad e insatisfacción, 'Estados unidos del amor', tercera película de Tomasz Wasilewski ('En una habitación', 'Rascacielos flotantes'), se revela pudorosa, cargando su expresividad en la puesta en escena, apuntalada por el excelente trabajo actoral de un reparto de campanillas formado por varias generaciones de actrices polacas curtidas en las tablas. La cuidada formalidad, con una medida fotografía que huye de los colores cálidos, y la experiencia teatral del equipo artístico están por encima de una narratividad que, a ratos, colapsa.

Tom of Finland

'Tom of Finland' cuenta la historia de una de las figuras fundamentales de los inicios de la cultura gay, cuyos dibujos rompieron esquemas al huir de la habitual femineidad asociada a la homosexualidad, mostrando cuerpos masculinos hipervitaminados enfundados en cuero. La película hace justicia a su manera, pensando en el gran público, a un hombre oprimido por su condición sexual que regresó a su país como un héroe después de la Segunda Guerra Mundial, un hecho que, al contrario de lo que pudiera esperar, no alivió su represión. Refugiado en el arte, convivió con la homofobia latente en Finlandia. Pekka Strang ('El gruñón') encarna con eficacia al dibujante, un claro ejemplo de icono transgresor, en la línea del posterior creador de historietas alemán Ralph König, cuyo trabajo han difundido una mirada diferente hacia una comunidad que sigue luchando por sus derechos.