El vídeo del rescate de Julen en el pozo, difundido por la Guardia Civil

Los brigadistas han trabajado de dos en dos con bombonas de oxígeno y siendo relevados cada 35 minutos por otros compañero

E.P.

Fue el pasado jueves por la tarde cuando comenzó el descenso de la Brigada de Salvamento Minero para excavar la galería horizontal que conectaba los dos túneles, el del pozo donde cayó Julen y el que se había realizado para su rescate.

Los brigadistas han trabajado de dos en dos, con bombonas de oxígeno, relevados cada 35 minutos por otros compañeros y en un terreno complicado en el que además de las herramientas previstas han tenidos que utilizar cuatro detonaciones para poder continuar con la excavación.

La caída del niño

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha explicado hoy que la posición del cuerpo de Julen permite determinar que la caída del niño fue «rápida y libre» hasta los 71 metros de profundidad, la cota en la que se halló el cuerpo del niño.

Más información

En otros de los puntos que se ha detenido el delegado del Gobierno de Andalucia ha sido en el tapón que se encontraba sobre Julen y que no fue posible eliminar como inicialmente se intentó.

«Sabemos por parte investigadores que la posición del cuerpo determina que la caída libre llegó hasta unos 71 metros y se topó con un suelo de tierra. A partir de esa cinta estaba relleno de tierra. Por encima también tenia tierra, ese tapón que desde el primer momento se trató de intentar llegar por el hueco por el que entró, pero fue imposible quitar ese tapón. Fue una caída rápida hasta la cota en la que se le encontró», ha dicho a la vez que indicado a las preguntas de los periodistas que la composición del tapón se tiene para la investigación«. Sobre el posible origen del citado tapón ha indicado: «La tesis es que la propia caída fuese albergando tierra encima, eran paredes muy imperfectas y arenosas. Es una tesis que habrá que contrastar con la investigación», indicaba.