Susana Díaz afirma que la reforma laboral le sigue pareciendo «infame»

Gobierno y diputados celebran el aniversario del nacimiento de Blas Infante. /RAÚL CARO / EFE
Gobierno y diputados celebran el aniversario del nacimiento de Blas Infante. / RAÚL CARO / EFE

Anuncia 70 millones para facilitar empleo indefinido y contratos a jóvenes, además de firmar el día 18 un acuerdo contra la precariedad laboral

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

Susana Díaz dedicó parte de la sesión de control ayer en el Parlamento a insistir a los líderes de la oposición que seguirá reclamando a Pedro Sánchez lo mismo que a Mariano Rajoy. Avanzó, en la réplica a Antonio Maíllo (IU), que en la reunión con Pedro Sánchez el próximo día 23 hablará con este del nuevo modelo de financiación autonómica, el fin al aislamiento ferroviario de Granada, la conexión Algeciras-Bobadilla, la liberación del peaje de la autopista AP-4, un plan especial de empleo para Andalucía y de la Política Agraria Común (PAC) y el arancel a la aceituna de mesa por parte de Estados Unidos.

Maíllo le recordó los pozos de gas en Doñana y la presidenta le respondió que pedirá al presidente que paralice el proyecto de Gas Natural en dicho espacio natural.

En el rifirrafe con Teresa Rodríguez (Podemos), Díaz calificó dos veces de «infame» la reforma laboral que hizo el PP en 2012 y cuya derogación ha enfriado por ahora el Gobierno de Sánchez en contra de lo que dijo este en la oposición. «Mi posición no va a cambiar: La reforma laboral no sirvió para gestionar la crisis y ahora es también ineficiente», espetó Díaz.

Rodríguez planteó la pregunta a la presidenta de la Junta como si esta hubiera ablandado su tono reivindicativo a Madrid en un ejercicio de ambas a ver quién de las dos agrupaciones regionales de Podemos y PSOE que dirigen son más andalucistas en una jornada de celebración autonómica, el aniversario del 133 nacimiento de Blas Infante. «¿Va a defender la derogación de la reforma laboral con la misma bravura con la que defiende muchas cosas?», le increpó Rodríguez después de censurar a la presidenta que fuera «tan rencorosa» por recordarle en su primera intervención palabras del pasado, como que con el PSOE «ni muerta».

«Mi posición no va a cambiar», insistió para devolverle la pelota a Rodríguez instándole a preguntar lo mismo a los «portavoces autorizados» de Podemos para que lo planteen en el Congreso, en alusión irónica al entendimiento del Gobierno de Sánchez con Pablo Iglesias y a las tiranteces de este y Pablo Echenique con la dirigente andaluza de Podemos. «Tan sólo tiene que comunicárselo al señor Echenique o al señor Iglesias», ironizó.

En el pimpampún de reproches con Rodríguez, la presidenta intercaló el anuncio de que el próximo martes el Consejo de Gobierno aprobará destinar 70 millones de euros para facilitar el empleo indefinido y contratos a jóvenes. También anunció la fecha del 18 de julio para la firma del acuerdo de la Junta con sindicatos y patronal contra la precariedad laboral ya avanzado este domingo en Jaén

Rodríguez estaba de acuerdo con la presidenta porque en Andalucía, con la tasa de desempleo más alta, más del 50 % de los contratos son temporales, con una media de duración de 50 días. Solo que la dirigente de Podemos responsabiliza de ello a los «dos gobiernos que han gestionado la crisis, los del PP y PSOE».

Polémica con Moreno

También Susana Díaz y Juanma Moreno polemizaron por la gestión del Gobierno de Sánchez, con reproches duros del líder del PP-A a la presidenta: Moreno hizo responsable a Díaz de que el Gobierno de Sánchez no haya tardado «ni un minuto» en «pagar los peaje a los nacionalistas, a los independentistas y a Podemos», aludiendo al acercamiento de presos de ETA, al diálogo con los independentistas y al «cambalache bochornoso» en la RTVE. «Nunca cambiará mi compromiso a Andalucía ni con la igualdad de todos los ciudadanos, pero no usaré jamás de manera indecente los muertos asesinados por ETA ni a los miles de socialistas, anarquistas y comunistas que están muertos en las cunetas por la democracia que estamos disfrutando», replicó Díaz.

El adelanto electoral estuvo como otras veces en boca de los portavoces de la oposición, pero fue Juan Marín (Cs) quien verbalizó que no hay razones para ello, pese a que las primarias exprés de su partido haya desatado el rumor de que sí habrá elecciones en otoño.

Susana Díaz quiso una vez más desviar la atención y habló a Marín de volver a negociar el Presupuesto en septiembre como los de los tres años anteriores, preguntándole extrañada qué ha cambiado para que ahora exija ejecución presupuestaria del actual ejercicio, cuando, según sus datos, hay más ejecutado que en los años anteriores por estas fechas.

 

Fotos

Vídeos