El PSOE-A cuestiona la reducción de las listas de espera

Un equipo de médicos interviene en una operación./
Un equipo de médicos interviene en una operación.

La plataforma de Spiriman presenta una denuncia ante la Fiscalía y la Junta lo desmiente resaltando la efectividad del plan de choque

JOSÉ LUIS PIEDRASevilla

El PSOE-A critica la gestión que está llevando a cabo el nuevo Gobierno andaluz para reducir las listas de espera al no priorizar la atención de los enfermos más graves, además de no conocerse los criterios que está aplicando la Consejería de Salud en el comité de seguimiento de estas listas, que antes se regían por gravedad y fecha de inclusión.

El portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista, Rodrigo Sánchez Haro, informó ayer que su formación ha pedido ante la Diputación Permanente del Parlamento andaluz la comparecencia en comisión del consejero de Salud, Jesús Aguirre, para que dé las oportunas explicaciones sobre cómo están gestionando la atención a los enfermos en listas de espera. El representante del PSOE-A arremetió contra el consejero por actuar de forma «irresponsable y priorizar a los pacientes menos graves sobre los más graves para rebajar las listas de espera, poniendo en riesgo la salud de miles de pacientes», denunció.

Rodrigo Sánchez cuestionó esta gestión y puso como ejemplo las operaciones quirúrgicas, que aumentan en cerca de 1.600 los pacientes en listas de espera, mientras que las citas en atención primaria para especialista suben en 49.303, de las que más de 14.000 superan los 60 días de espera. «Ciudadanos con tumores diagnosticados en febrero ven cómo les dicen que podrían ser intervenidos en octubre, lo que supone enseñarles la puerta de salida hacia la sanidad privada», señaló. El diputado del PSOE-A acusó al consejero de mentir para intentar desacreditar al sistema y a los jefes de las unidades clínicas, «lo que está generando un malestar entre profesionales y usuarios por el desastre de gestión y por la situación crítica a la que están llevando al sistema», precisó.

El portavoz adjunto de los socialistas exigió a Aguirre explicaciones urgentes sobre «el plan de demolición que, a su juicio, está ejecutando este gobierno sobre la sanidad pública con el mercadeo de la salud de los andaluces». Desde las filas socialistas consideran que el nuevo Gobierno «está poniendo una alfombra roja al negocio privado y están protagonizando una historia de miedo que están escribiendo las derechas». Por todo ello, el diputado socialista subrayó que «El Gobierno está obligado a dar explicaciones para que aclare si quiere una sanidad descompuesta para entregar sus restos al sector privado».

La oposición socialista sostiene además que el Plan Verano se ha relevado «notoriamente insuficiente con el 50 por ciento de los quirófanos cerrados, menos contrataciones, más de 1.800 camas cerradas y una sobrecarga de trabajo que los profesionales califican de insostenible EAmadís de Gaula, porque tenía muy acomodada condición para todo; que no era caballero melindroso, ni tan llorón como su hermano, y que en lo de la valentía no le iba en zaga.

A las críticas socialistas se ha sumado la plataforma que lidera el médico Jesús Candel, conocido como «Spiriman», que ha denunciado ante la Fiscalía la «tremenda manipulación» de las listas de espera sanitarias por parte del nuevo Gobierno. La denuncia ha sido presentada por la Asociación Justicia por la Sanidad para instar a la Fiscalía que investigue esta gestión en la sanidad pública. Spiriman, referente en las protestas sanitarias en Granada en la época socialista, considera que el plan de choque puesto en marcha por la Consejería de Salud implicaría una posible administración desleal, falsedad documental, prevaricación y malversación de caudales públicos al haberse incumplido la ley con la operación de pacientes a los que no correspondía y que no cumplirían así los decretos de garantías.

La asociación considera que los 25,5 millones de euros con los que se ha dotado el plan de choque tendrían que haber ido destinados, en primer lugar y por ser de justicia, a los más de 11.700 pacientes con procedimientos más graves y de mayor complejidad, que tenían que haber sido resueltos hace tiempo y que tendrán que seguir a la espera. El médico que preside esta asociación sostuvo que a la gente con mayores patologías y más graves se la ha dejado de lado, operando cosas más banales para poder ganar en popularidad y en votos y vulnerando el derecho de pacientes que sufren procesos oncológicos graves.

Listas aligeradas

Un total de 6.178 pacientes han salido las listas de espera con el nuevo Gobierno, lo que supone una reducción de un 3,9%. Además, se ha rebajado en un 22% el tiempo de demora media hasta situarse en 46 días, según los datos de la Consejería de Salud. Además, la actividad de los quirófanos ha aumentado en un 8,65% con 110 operaciones cada día entre marzo y junio. Con este balance replicaba así a estas críticas el Gobierno andaluz que resaltaba que las listas de espera quirúrgica en la actualidad asciende a 151.837 pacientes pendientes, frente a los 158.015 registrado de diciembre. El plan de choque ha permitido rebajar la demora media para estas operaciones a 162 días, cuando en diciembre alcanzaba los 208 días.