Moreno se ofrece para convencer a Casado de que se una a Santamaría

Juanma Moreno y Pablo Casado, en la presentación de la candidatura de este en Sevilla. /E. P.
Juanma Moreno y Pablo Casado, en la presentación de la candidatura de este en Sevilla. / E. P.

El PP andaluz insta a los compromisarios a «tomar nota» de lo que han dicho las bases del partido para hacer presidenta a Soraya Sáenz de Santamaría

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

El PP andaluz quiere seguir cortando el bacalao en la elección del líder del partido. Una vez que ha contribuido de manera decisiva a la victoria de Soraya Sáenz de Santamaría en la primera fase del proceso, aportándole 5.581 de los 25.513 votos de la candidata, ahora trabajará para que los compromisarios «tomen nota» de lo que han dicho las bases. La dirección regional del PP, con Juanma Moreno a la cabeza, y los cuatro presidentes provinciales que le apoyaron (los de Málaga, Cádiz, Huelva y Sevilla) defendieron ayer con rotundidad una lista de integración encabezada por Soraya Sáenz de Santamaría.

Una posibilidad por ahora lejana dada la intención de Pablo Casado de llegar hasta el congreso como candidato. Juanma Moreno, fortalecido por la respuesta de la militancia andaluza a su candidata, se ofreció como mediador para que Casado acepte una lista de unidad y a Santamaría como presidenta. «Voy a hacer, evidentemente, todo lo que esté en mi mano para que haya una sola candidatura; no dependerá de mí, como es lógico, pero desde luego, por mi parte y por lo que yo represento, que es la estructura territorial más fuerte de España, vamos a hacer todo lo imposible para que haya una sola candidatura los días 20 y 21», manifestó a La Sexta.

El entorno de Moreno transmitió que el ofrecimiento no es solo un gesto y recordó la amistad del presidente regional con el aspirante a liderar el partido. Cuando decidió dar el paso de presentarse a las primarias, Casado llamó a Rajoy primero y luego al presidente del PP andaluz. Este tuvo igual cortesía cuando decidió hacer público este pasado lunes su apuesta por Santamaría. Telefoneó a Casado antes que a la elegida.

Convencer a Casado, como Moreno admite, no va a depender de su vis diplomática ni de la vieja amistad. La razón más poderosa es el peso de nuevo del territorio que lidera. Andalucía vuelve a ser crucial si se llega al congreso con dos candidaturas. El jueves se eligieron los 475 compromisarios andaluces que votarán en el cónclave, a los que hay que añadir los miembros natos. En total 543 sufragios. ¿Qué influencia tiene Casado en ellos? La dirección regional cuenta que poca, aunque sin especificar el número de posibles partidarios.

Se basan en el propio resultado de Casado en Andalucía, donde ha quedado tercero con 1.663 votos. Ni sumando los de Cospedal (2.907) se aproximaría a Santamaría en esta comunidad. Salvo apoyos como el del alcalde de Jaén, Javier Márquez, y la diputada por Málaga Esperanza Oña, no ha contado con el aval de ningún dirigente provincial en Andalucía. Como anécdota sirve que ha ganado en la capital de Huelva, la provincia con más respaldo en porcentaje, 86,4%, a Soraya Sáenz de Santamaría, cosechado en los pueblos, gracias a la influencia de la exministra Fátima Báñez.

Casado deberá medir sus fuerzas en Andalucía para mantener su apuesta de ganar a Santamaría en el congreso. Para ello intentará la ayuda de los presidentes provinciales que no se han pronunciado a favor de Santamaría y en cuyos territorios ha ganado Cospedal, como son los de Jaén, Almería y Córdoba, o el de Granada, partidario también de la exsecretaria general. Los líderes provinciales son quienes pueden ejercer influencia en los compromisarios, sobre todo a las puertas de elaborar listas para las municipales y autonómicas. La mayoría de delegados son miembros de los aparatos locales del partido.

La situación se vuelve compleja. Algunas fuentes del PP consultadas dudan de que los presidentes cospedalistas se muevan ahora por Casado una vez que Juanma Moreno ha demostrado que su debilidad orgánica no era tanta como algunos le atribuían. «Si alguien tenia alguna duda del liderazgo de Juanma Moreno en Andalucia, los resultados lo han dejado muy claro. Las bases están con el presidente », sentenció la secretaria general del PP-A, Loles López Gabarro, quien compareció sobre todo para dejar patente que Moreno es también el gran triunfador de las primarias del PP.

Para San Fernando, sede del PP andaluz, tanto al de Jaén, Juan Diego Requena, como el de Córdoba, Adolfo Molina, son dirigentes jóvenes que pese a la lealtad personal a sus antecesores, José Enrique Fernández de Moya y José Antonio Casado, son conscientes de que estos son, junto a Juan Ignacio Zoido, los grandes derrotados por ser los grandes avalistas de Cospedal.

El caso de Jaén

Requena conoce bien lo que puede pasar si el congreso elige a un candidato que no ha sido el más votado por las bases. Le pasó a él. El congreso del PP de Jaén le eligió presidente cuando había perdido la votación de los afiliados. Su rival, alcalde de Porcuna, se salió del PP y arrastró a una veintena de ediles que ahora coquetean con Ciudadanos.

Sevilla lo resolvió de otra forma. La candidata de Javier Arenas, Virginia Pérez, ganó al de Zoido, Juan Bueno, por pocos votos. Si bien, como ambos firmaron un acuerdo de que respetarían el resultado de las bases, el congreso eligió a Virginia Pérez, aunque el partido quedó partido y hecho trizas.

Aún sin mencionar estos casos que durante meses le produjeron gran dolor de cabeza a Loles López, esta ayer advirtió a los compromisarios de forma subliminal. «Los militantes han dicho que la que quieren como presidenta es Soraya Sáenz de Santamaría», expresó la secretaria general del PP andaluz. «Los compromisarios tienen que tomar nota de ello», apostilló.

Fotos

Vídeos