Moreno estudia ampliar la exención a las herencias de hermanos, sobrinos y tíos

Moreno estudia ampliar la exención a las herencias de hermanos, sobrinos y tíos

PSOE e IU critican los «regalos fiscales a las grandes fortunas» del decreto que hoy publica el BOJA, por el que entrará en vigor la casi supresión del impuesto de sucesiones

MARÍA DOLORES TORTOSA

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha anunciado que su gobierno estudiará la ampliación a tíos, hermanos y sobrinos de la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones, cuya casi supresión con la rebaja al 99% de las herencias en primer y segundo grado (padres, hijos, cónyuges, abuelos y nietos) entrará en vigor mañana jueves.

Moreno abrió la puerta a una bonificación más amplia de las herencias familiares a lo largo de la legislatura en una entrevista en la cadena Cope al ser preguntado sobre la petición de algunos sectores al respecto. En realidad es una vieja promesa del presidente andaluz, quien estando en la oposición reclamó en julio de 2017 al gobierno de la socialista Susana Díaz que incluyera a familiares como hermanos y sobrinos con un mínimo exento en la ley de Presupuestos de 2018 que recogía la bonificación de hasta un millón de euros del impuesto de sucesiones y donaciones. El PP presentó una enmienda a la ley de Presupuestos en este sentido. «Siempre hay margen de mejora», ha respondido el presidente sin concretar fecha o el posible mínimo exento que podría aplicar en su mandato como presidente. Moreno se mostró satisfecho de haber cumplido su promesa de hacer pasar a la historia el tributo que grava las herencias y las donaciones a los familiares directos.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publica mañana el decreto ley aprobado este martes en Consejo de Gobierno por el que, además de la casi supresión del tributo a las herencias y donaciones, también incluye bonificaciones fiscales a las familias numerosas por la compra de una vivienda y a las empresas y autónomos por la adquisición de inmuebles.

Moreno subrayó también en un desayuno coloquio esta mañana, en el que ha presentado a la candidata a la Comunidad de Madrid, Isabel García Ayuso, el que las donaciones pasen a cotizar a partir de mañana un 1%. El presidente está convencido de que con ello van a aflorar muchas donaciones entre familias de primer grado que hasta ahora se ocultan. Una donación de 10.000 euros de un padre a un hijo cotizaba hasta hoy 782 euros y a partir de mañana, solo 7,82 euros. El consejero de Hacienda, Juan Bravo, abundó en comisión parlamentaria sobre el impacto de esta medida confiado en que se multipliquen las liquidaciones por donación. Como ejemplo citó que la media en los tres últimos años de donaciones inferiores a 15.000 euros ha sido de cuatro mil anuales, apuntó Bravo.

El vicepresidente y consejero de Turismo, Regeneración y Justicia, Juan Marín, avanzó que el decreto ley con la rebaja de impuestos será convalidado en el próximo Pleno del Parlamento, que se celebrará en la primera semana de mayo, tras las elecciones generales del 28 de abril. Para ello el bipartito cuenta con Vox, cuyo portavoz, Alejandro Hernández, se atribuyó parte del mérito de las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno y se congratuló de que entre los beneficiarios se incluyan a las familias numerosas, aunque ha advertido de que le parecen «insuficientes».

Reacciones de la oposición

El optimismo del bipartito sobre el paquete de rebajas fiscales y su repercusión en la economía andaluza ha sido puesto en entredicho por los partidos de izquierdas de la oposición. Tanto el PSOE como Adelante Andalucía critican sobre todo al anuncio del Gobierno de la rebaja del impuesto a todas las rentas (IRPF) del tramo autonómico, desde 2020, pero con especial incidencia a las más altas, las de ingresos superiores a los 60.000 euros anuales, que pagarán hasta tres puntos menos al final de la legislatura, con un impacto de 150 millones de euros a partir de 2023. Para Susana Díaz, el Gobierno de Moreno tendrá que explicar «cómo vamos a pagar esos regalos fiscales a las grandes fortunas», ya que, en su opinión, la inmensa mayoría de los trabajadores andaluces está muy por debajo de los 40.000 euros anuales. Díaz no se cree que la aminoración de ingresos por el IRPF se compense con los de otros tributos porque la rebaja incentive el gasto.

Tampoco lo cree el portavoz de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, quien opina que tras la «bajada masiva de impuestos» en Andalucía habrá «recortes y privatizaciones». «El que avisa no es traidor», augura.