Moreno avisa de ajustes si Hacienda no abona los 1.350 millones de la deuda de financiación

Juanma Moreno, ayer siendo entrevistado en Canal Sur Radio./
Juanma Moreno, ayer siendo entrevistado en Canal Sur Radio.

El presidente considera que Sánchez utiliza como «chantaje» la entrega del dinero para su investidura y reconoce una estrategia de presión de autonomias del PP para que les pague

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

El nuevo curso político ha pillado al Gobierno andaluz volcado en hacer frente a la crisis de la listeriosis y, como el del resto de ejecutivos autonómicos, con cábalas sobre si habrá o no elecciones generales el día 10 de noviembre. Para la Junta de Andalucía el bloqueo a la investidura de Pedro Sánchez implicaría un nuevo retraso del pago por parte del Ministerio de Hacienda de la deuda pendiente en las liquidaciones de la financiación autonómica. En el caso andaluz suponen 1.350 millones de euros. De todo esto habló ayer el presidente de la Junta en una entrevista en Canal Sur Radio conducida por Jesús Vigorra. En ella, Juanma Moreno confirma una estrategia de las comunidades gobernadas por el PP para «presionar» a Pedro Sánchez para que dé salida al dinero de la deuda, que el Gobierno considera inviable por estar en funciones. El presidente andaluz avisa que de no contar con los 1.300 millones de euros habrá «ajustes» en el Presupuesto de 2020 que ya prepara su ejecutivo.

Moreno se mantuvo en la prudencia sobre el papel de su partido, el PP, en el bloqueo para la constitución del Gobierno nacional. Reiteró que en «este momento no se dan las circunstancias» para que el PP se abstenga y facilite la investidura del socialista Pedro Sánchez, del que recuerda su «no es no» a Rajoy y que echara a este de presidente «por la puerta de atrás». Antecedentes por los que es «muy difícil» convencer a las bases del PP de una abstención para facilitar la investidura. Preguntado sobre si prefiere nuevas elecciones o investidura, Moreno se mostró partidario de no ir a elecciones por los «nubarrones» económicos que se avecinan con el Brexit y la crisis comercial entre Estados Unidos y China, además de por el dinero de la financiación. Ahora bien, insiste en que Sánchez debe buscar el apoyo de Unidas Podemos. «Uno tiene que trabajar y no estar tumbado en Doñana y esperar a que le arreglen los problemas», dijo sobre los días de vacaciones de Sánchez en el parque nacional.

Moreno, no obstante, insiste en dejar una puerta abierta. Remarcó que Sánchez «no pone nada a favor» para que el PP facilite la investidura y dejó caer que para que ello ocurriera tendría que explicar su política, tanto económica como territorial, «y todo eso plasmarlo en un documento».

Moreno no eludió ninguno de los asuntos, tampoco el de sus vacaciones en Galicia en plena crisis de la listeriosis. Dijo que solo estuvo un fin de semana de dos días y medio con vuelo reservado desde hace meses en una línea de bajo coste que, enfatizó, se ha pagado de su bolsillo. «Me pago mis vacaciones, no como otros presidentes al que se las pagamos todos los españoles», dijo en alusión a Pedro Sánchez.

Un viaje, admitió, que no desaprovechó en lo político. Contó haber hablado con el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de financiación autonómica. Tras aquel encuentro, los mandatarios de las comunidades del PP han organizado una ofensiva al Gobierno en funciones para que facilite la entrega de las liquidaciones a favor de la financiación de años atrás a las autonomías y para que se aborde un nuevo sistema de reparto por fin tras cinco años de retraso.

En el caso de la deuda por la liquidación, a Andalucía le corresponde este año 1.350 millones de euros. El Ministerio de Hacienda dice no tener capacidad para ello mientras esté en funciones. El PP entiende que es una manera de presión para facilitar la investidura. «No acepto chantajes de nadie», dijo Moreno en Canal Sur. El presidente reconoce que sin esos 1.350 millones de euros «es asfixiarnos». Un dinero con el que se podrían construir tres grandes hospitales o eliminar todas las aulas prefabricadas, añadió. Moreno respondió que no descarta acudir a los tribunales si hiciera falta, pero por lo pronto lo que exige es una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para abordar la deuda de los 1.350 millones de euros. Sin este dinero, el presidente de la Junta admite que habrá «ajustes» en el presupuesto de 2020, aunque subrayó que aquellos no afectarán a la sanidad, la educación y los servicios sociales, sobre los que seguirá apostando. Sobre las cuentas de 2020 reiteró que volverá a haber bajada de impuestos, sin especificar.