La Junta revisará 1.832 trámites para empresas para fomentar la economía

La Junta revisará 1.832 trámites para empresas para fomentar la economía

Presenta un plan para mejorar la regulación de la actividad que prevé modificar o suprimir más de 800 procedimientos para facilitar la inversión y el desarrollo empresarial

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA

La simplificación y agilización de los trámites administrativos y la eliminación de las trabas para el desarrollo económico y empresarial son una necesidad para el nuevo Gobierno autonómico de PP y Cs. Más de 1.800 procedimientos administrativos que tienen que ver con la actividad económica serán objeto de revisión por parte la Junta, que prevé modificar o suprimir más de la mitad, en concreto, 872 de estos trámites en los que se han detectado obstáculos y dificultades para dinamizar la economía.

Este es el gran objetivo que se plantea la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, cuyo titular Rogelio Velasco presentó ayer el Plan de Mejora de la Regulación Económica en Andalucía, que la Junta ha comenzado ya a elaborar y que prevé aprobar para mayo del próximo año.

El plan analizará los 1.838 procedimientos administrativos concernientes con la actividad económica y empresarial y establecerá la necesidad de modificar, recortar o suprimir parte de estos procedimientos, eliminando aquellos requisitos y artículos de su normativa que no tengan detrás el soporte de una ley para su exigencia.

Rogelio Velasco aseguró que «con este plan se trata de acabar con la regulación ineficiente que obstaculiza la actividad empresarial, ya que no se trata de desregular ni liberalizar, sino mejorar la eficacia de la Administración a través de la simplificación de los trámites o la modificación y supresión, en su caso, de aquellos que resultan onerosos para facilitar la instalación de empresas y su operatividad».

El consejero destacó también que con esta iniciativa de revisión de la normativa concerniente a las actividades económicas, Andalucía se convierte en la primera comunidad que va a afrontar una revisión de todos sus procedimientos para hacer más eficiente la Administración que tiene que evolucionar hacia una Administración más digital con la simplificación y agilización de todos sus trámites. En este aspecto, puso como ejemplo que una empresa no pueda estar tres meses en espera para comenzar su actividad para contar con un enganche de electricidad.

Según Velasco, «queremos que Andalucía sea un territorio más amable con las empresas y las inversiones y que las que se instalen en la comunidad operen con una normativa racional y eficiente». El consejero anunció que los primeros resultados de este plan estarán a finales de verano, fecha en la que se pondrá en marcha ya el primer paquete de medidas para mejorar todos estos trámites.

Hoja de ruta

El plan tiene ya una hoja de ruta que arrancó en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos del Gobierno andaluz que dejará en manos de la Agencia de Defensa de la Competencia la elaboración del mismo, que será consensuado con agentes sociales para su aprobación final, remarcó el consejero.

Para el diseño de este plan se han creado tres grupos, uno compuesto por expertos en leyes y economía; otro que estará compuesto por funcionarios de todas las Consejerías y un tercer en el que estarán presentes los agentes socioeconómicos.

Junto al consejero de Economía, en la presentación de este plan han estado presentes también el secretario general de Economía, Manuel Alejandro Hidalgo, y el presidente del Consejo de Defensa de la Competencia de Andalucía, José Luis de Alcaraz, que será el encargado de coordinar los grupos de trabajo para su elaboración

El plan pretende acabar con requisitos y tramites injustificados o desproporcionados y sustituir, por ejemplo y para algunos casos, la autorización ambiental previa por una comunicación o declaración responsable del empresario y el refuerzo del control a posteriori de la actividad empresarial por parte de la Administración.

La planificación cuenta con diversas líneas de actuación como reducir a un máximo de tres meses desde su inicio los plazos para la inscripción de procedimientos en los registros dependientes de la comunidad, y el «silencio positivo» en procedimientos que afecten a la actividad emprendedora.

Otras líneas de actuación son la reducción de barreras legales al desarrollo de sectores específicos –que se centrará en trabas medioambientales, urbanísticas, energéticas y en los servicios profesionales–; facilitar el desarrollo de las actividades económicas en el medio rural; impulsar la mejora de la regulación económica en el ámbito local, y reforzar las política de competencia y de mejora de la regulación.

También se contempla una línea para promover una administración andaluza más eficiente, otra para crear un entorno favorable para la innovación social y la economía digital y otra para elaborar una ley para promover y atraer inversiones productivas, y otra de coordinación entre administraciones.