La Junta garantiza el buen funcionamiento de la residencia con un brote de sarna

La residencia ha superado la inspección anunciada el jueves por la Junta. /A. G.
La residencia ha superado la inspección anunciada el jueves por la Junta. / A. G.

Políticas sociales revela que no ha hallado «anomalías» en el centro de Benalmádena tras una inspección por las denuncias de familiares

ALBERTO GÓMEZBENALMÁDENA

La Junta de Andalucía reveló ayer que la residencia de ancianos de Benalmádena donde hace dos semanas se detectó un brote de sarna ha superado todos los controles técnicos sin presentar «anomalías ni incidencias». El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, anunció el jueves la puesta en marcha de una inspección dirigida a determinar si el centro, perteneciente al Grupo Seniors y con la mitad de sus más de cien plazas concertadas con la Junta, cumplía con el protocolo de atención a ancianos en Andalucía. La Delegación de Políticas Sociales confirmó ayer que la residencia respeta los criterios para la atención a sus usuarios, que «se halla dentro de la normalidad», y adelantó que los responsables de Seniors «recibirán en los próximos días un informe con los resultados» de la inspección, activada tras las quejas de decenas de familiares ante la presunta falta de higiene y atención del centro, asunto que llegó hasta la Policía Nacional por la denuncia de la hija de una residente derivada al hospital con un cuadro de erosiones en la piel, por los efectos de la sarna, y deshidratación.

La residencia mantiene activo el protocolo por sarna, aunque los familiares puestos en contacto con este periódico sostienen que nunca han sido informados del brote por parte de la dirección. Algunos de estos familiares, entre ellos el alcalde de Benalmádena, Víctor Navas, cuya abuela permaneció en el centro hasta febrero, están estudiando la posibilidad de presentar una denuncia conjunta por hechos ocurridos antes y después de la declaración del brote que dio la voz de alarma, además de presentar informes médicos que revelan desnutrición y deshidratación, úlceras o hipernatremia (altos niveles de sodio). Al menos dos de estas residentes continúan hospitalizadas.

La Junta ya inspeccionó el centro hace tres meses, sin detectar anomalías pese a que a finales de abril ya había residentes quejándose por fuertes picores. El diagnóstico de sarna no llegó hasta mediados de julio. Fue entonces cuando el Distrito Sanitario Costa del Sol activó el protocolo por esta enfermedad, de la que reconoce seis casos. El Ayuntamiento, informado del brote por la denuncia oral de un familiar a la Policía Local, eleva esta cifra a nueve, mientras que los familiares consultados siempre han sostenido que supera la veintena. Tras la publicación de los primeros testimonios, este periódico ha recibido al menos otra quincena de quejas por la atención dispensada en esta residencia y el estado de sus instalaciones. Por el contrario, la hija de una residente que lleva tres años en el centro comunicó ayer su satisfacción con el trato que recibe su madre y calificó de «injustas» las acusaciones vertidas por el resto de familiares.

La Consejería de Salud afirma haberse puesto en contacto con la responsable médica de la residencia «nada más tener conocimiento del primer caso de sarna» para realizar una encuesta epidemiológica e indicar la necesidad de administrar el tratamiento correspondiente de permetrina (utilizado para erradicar el ácaro parásito que causa esta enfermedad) a todas las personas afectadas y a sus contactos más cercanos, además de poner en marcha «las medidas de prevención y control establecidas, extremando la higiene para evitar contagios», medidas aún activas en la residencia de la avenida Cerro del Viento, una de las dos que Seniors tiene en Benalmádena.

 

Fotos

Vídeos