Moreno reclama lealtad institucional al Gobierno y acusa a Sánchez de «desfachatez»

Juanma Moreno, a la izquierda, en la sesión de control al Gobierno andaluz. /EFE
Juanma Moreno, a la izquierda, en la sesión de control al Gobierno andaluz. / EFE

El presidente y Susana Díaz se abroncan sobre la financiación y la listeriosis

MARÍA DOLORES TORTOSASevilla

El presidente de la Junta de Andalucía ha reclamado lealtad institucional al Gobierno en varias de sus intervenciones en la sesión de control en el Pleno del Parlamento esta mañana con el que se ha iniciado el curso político. Juanma Moreno ha exigido esta lealtad con quejas en materia de inmigración, visitas institucionales de los ministros a la comunidad autónoma con plantones a la Junta y, sobre todo, en el pago de la deuda de la financiación autónomica, los 1.350 millones de euros que el Gobierno central retiene por estar en funciones. «Pido respeto a Andalucía, que se trate con dignidad y lealtad a las instituciones» de esta comunidad, ha aseverado Moreno en la réplica a la pregunta del portavoz del PP, José Antonio Nieto, sobre la deuda de la financiación autonómica. El presidente ha llegado a acusar al presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez, de «desfachatez» por condicionar el abono de la deuda a las comunidades a la abstención del PP en su investidura. «¿Cómo puede chantajearnos así?», ha manifestado. «No voy a cejar en defender lo que nos pertenece. No es un dinero para el presidente o los consejeros, sino para los andaluces», afirma recordando que los servicios de las comunidades son la sanidad y la educación principalmente. Moreno ha reiterado que no habrá ajustes pese a la «asfixia» a la que el Gobierno somete a Andalucía.

Moreno destaca un plan de 40.000 viviendas y 4.100 plazas más en formación profesional

El debate parlamentario ha transcurrido de forma serena durante las intervenciones de los portavoces de Vox, Adelante Andalucía, Cs y PP, Alejandro Hernández, Inmaculada Nieto, Sergio Romero y José Antonio Nieto. Ha subido de tono en el rifirrafe con la líder del PSOE, Susana Díaz. Esta ha acusado al Gobierno que preside Moreno de utilizar la bronca de la financiación para «tapar cortinas» de la crisis de la listeriosis y le ha espetado al presidente «si va a dar la cara» sobre lo ocurrido en esta y las «mentiras» de las que ha acusado al bipartito y al consejero de Salud, Jesús Aguirre, del que su partido pidió ayer la dimisión. Díaz también ha recriminado al presidente que diga ahora lo contrario de lo que decía cuando ella, como presidenta, reclamaba al Gobierno de Rajoy dinero pendiente y este contestaba que no podía por estar en funciones, en alusión al periodo entre elecciones en 2016.

Moreno le ha respondido con contundencia que lo mismo que entonces reclame lo que es de justicia para Andalucía. «La propuesta es muy sencilla. ¿Usted va a dar la cara para pedirle a Sánchez los 1.350 millones de euros que nos debe?», ha respondido con otra pregunta Moreno reprochando a Díaz su «debilidad» de «no tener libertad para hacerlo». Una pregunta sin respuesta por el hecho de que el presidente es quien cierra el debate. Si bien, los socialistas se verán obligados a pronunciarse esta tarde ya que PP y Cs han presentado una proposición no de ley en la que reclaman la exigencia del Parlamento andaluz al Gobierno del citado dinero de las liquidaciones del IVA de 2017 y del dinero a cuenta de este ejercicio.

En el debate, Moreno ha anunciado 40.000 actuaciones en materia de vivienda en un plan de diez años y ha invitado a participar en el mismo a la portavoz de Adelante en este Pleno, Inmaculada Nieto, que se ha estrenado en el mismo en sustitución de Antonio Maíllo. El presidente también ha remarcado que habrá 4.100 plazas más en formación profesional este nuevo curso y que no habrá ajustes, sino un «fuerte impulso» a la educación. El presidente también ha mostrado sus diferencias en materia de inmigración con Vox. Su portavoz, Alejandro Hernández, ha vuelto a reclamar al Gobierno de la Junta que facilite a la policía y guardia civil los datos del SAS sobre inmigrantes irregulares. Moreno no ha respondido a esto y ha defendido una inmigración «regulada y ordenada», para lo que ha exigido al Gobierno de Sánchez, al que ha acusado de «dejadez en sus funciones», de cooperación y respeto institucional también en esta materia.