Juanma Moreno pide a Vox que no haya «chantaje» para aprobar los presupuestos

Moreno, ayer en Madrid con el candidato del PP a este Ayuntamiento, Luis Martínez Almeida, y Andrea Levy./EFE
Moreno, ayer en Madrid con el candidato del PP a este Ayuntamiento, Luis Martínez Almeida, y Andrea Levy. / EFE

El presidente confía en que no existan «postureos ni egoísmos» en la negociación por ser unas cuentas «irreprochables»

JOSÉ LUIS PIEDRASevilla

La futura aprobación de los presupuestos autonómicos para este año, los primeros de la historia elaborados por el nuevo gobierno conformado por PP y Cs, tendrá su prueba de fuego en la próxima negociación con Vox, el socio de investidura del presidente de la Junta, Juanma Moreno. La trascendental importancia de este apoyo estratégico para garantizar la luz verde a estas cuentas y también la estabilidad en el arranque de esta legislatura ha llevado al jefe del ejecutivo andaluz a apresurarse ayer a lanzar los primeros mensajes destinados a allanar el terreno y evitar eventuales riesgos. Moreno fue tajante a la hora de pedir a Vox que no haya «chantajes» en el proceso negociador del citado presupuesto y apeló al mismo tiempo a la responsabilidad para sacarlo adelante.

El presidente autonómico fue también contundente a la hora de solicitar generosidad y altura de miras a la formación situada más a la derecha del espectro político, avisando que espera que no haya «ni postureos ni posiciones egoístas». Además, incidió en la responsabilidad de Vox por la necesidad de hacer realidad el cambio político histórico que pidieron los andaluces en las pasadas elecciones autonómicas. «El bloque del centroderecha lo votaron los andaluces con la ilusión de que se llevara a cabo un cambio reformista en esta comunidad, de manera que cualquiera que quiera jugar con ello puede tener un coste electoral gravísimo en nuestra tierra y en el conjunto de España», aseguró Moreno.

Estas declaraciones, realizadas ayer por el presidente en Antena 3 televisión, no dejan de ser una advertencia clara para marcar el camino en el proceso negociador al aliado clave que va a sostener al gobierno en esta legislatura, merced al acuerdo suscrito con Vox por el PP-A para facilitar la investidura de Juanma Moreno.

No obstante, existe optimismo y confianza en la buena marcha del diálogo con Vox, todo ello basado en las bondades de los presupuestos que serán aprobados en el Consejo de Gobierno extraordinario del próximo día 30 y cuyas líneas maestras ya han sido desveladas en plena campaña electoral. No en vano, el presidente indicó que los presupuestos no van a tener mucho reproche porque cumplen con el objetivo de déficit, plantean una bajada de impuestos, apuestan por la economía y el empleo y consolidan los servicios públicos, además de ser, a su juicio, los más sociales de toda la historia autonómica, con un incremento de más de 1.700 millones, en su mayoría destinados a sanidad, educación y política sociales.

Moreno recordó también el alto grado de aplicación del acuerdo de investidura firmado con Vox, ya que se han cumplido una parte de los 21 puntos que recoge dicho pacto y avanzó que a partir de ahora se va realizar un esfuerzo con vistas a los presupuestos para escuchar y entender sus sugerencias y propuestas con el objetivo de poder incorporarlas al proyecto antes de su aprobación por el Parlamento, que se prevé para el mes de julio. Para afrontar este proceso de interlocución con Vox, el presidente anunció también que va a crear un equipo negociador en el que estarán presentes representantes de su equipo de gobierno y también del grupo parlamentario popular, que serán los encargados de abordar y consensuar las opiniones y planteamientos de sus socios de investidura.

Además, Moreno se mostró ambicioso y no se marcó límites en la búsqueda de apoyos a sus cuentas y señaló incluso que no sólo se va a hablar con Vox, sino también con el PSOE-A y con Adelante Andalucía, mostrando así su deseo de poder sacar adelante el presupuesto con soñado consenso o con la mayoría más amplia posible. Desde Vox se han mostrado hasta ahora expectantes a la espera de abordar los detalles del presupuesto, argumentando que la responsabilidad de su aprobación debe ser recíproca y compartida, aunque su postura sigue siendo una incógnita. Eso sí, siempre han supeditado su bendición a estas cuentas al acuerdo suscrito con el PP-A, cuyos contenidos aseguran que marcarán las líneas rojas de su formación en la negociación.

Críticas del PSOE

La reacción por parte del PSOE-A no se hizo esperar y ayer mismo su secretaria general, Susana Díaz, censuró el chantaje permanente de Vox con estos presupuestos. La líder socialista criticó la paradoja de Moreno por pedir que no haya chantajes a la vez que blanquea y defiende a capa y espada a un partido de extrema derecha al que le debe ser presidente, además de exigirle conocer las cuentas porque es una mala señal que se tengan ocultas en plena campaña del 26M.