Investigan si usaron un dron para introducir hachís y un móvil en la prisión de Alhaurín

Imagen de la droga, móvil y otros efectos hallados en el interior de la cárcel. /IDEAL
Imagen de la droga, móvil y otros efectos hallados en el interior de la cárcel. / IDEAL

Los funcionarios detectaron el lunes por la tarde el vuelo de la aeronave y ayer localizaron en un patio 300 gramos de droga, el teléfono y dos cargadores

J. CANO / Á. FRÍASMÁLAGA

A veces, de la ficción a la realidad hay un paso muy pequeño. En un capítulo de la serie 'Vis a vis', protagonizada por la actriz malagueña Maggie Civantos, ya ponían en práctica este mecanismo para introducir droga en una cárcel. Pero al margen de algún precedente en Reino Unido, no consta que haya ocurrido en España. Al menos hasta ahora. La Guardia Civil mantiene abierta una investigación para comprobar si se ha utilizado un dron -una aeronave de pequeño tamaño teledirigida- para introducir 300 gramos de hachís y un teléfono móvil en el interior de la cárcel de Alhaurín de la Torre.

El Ministerio de Interior reconoce ambos episodios, es decir, el vuelo del dron y la incautación de la droga, pero asegura que, por el momento, no hay elementos que permitan vincular ambos hechos. La aeronave fue detectada sobrevolando una zona concreta del recinto penitenciario el lunes por la tarde, tal y como confirmaron fuentes próximas a la investigación. Además de avisar a la Guardia Civil del incidente, los funcionarios revisaron los patios una vez que los reclusos volvieron a sus celdas. Pero esa tarde no encontraron absolutamente nada.

El hachís fue localizado ayer por la mañana. La droga -exactamente, 296 gramos repartidos en tres paquetes- fue localizada en uno de los patios de la cárcel junto a un teléfono móvil y dos cargadores. Más allá de la concatenación de hechos, lo cierto es que, según las fuentes consultadas, uno de los paquetes tenía unos pequeños ganchos como los que, al parecer, se suelen utilizar para colgar objetos de los drones. En cambio, el hallazgo del hachís se ha producido en un lugar de la prisión distinto a la zona donde fue visto el dron la tarde anterior, por lo que, hasta el momento, los investigadores no tienen la certeza de que ambos hechos están relacionados. Pero tampoco elementos para descartarlo.

Fuentes penitenciarias apuntaron que, a priori, no constan precedentes del uso de estas aeronaves para introducir droga en cárceles españolas. El único incidente similar sucedió en una prisión de otra provincia donde también se detectó un dron volando sobre el recinto penitenciario, aunque en aquel caso se pudo comprobar que había un campo de vuelo cercano y que el aparato se había desviado fortuitamente.

Donde sí ocurrió fue en Reino Unido, donde la policía desmanteló, por casualidad, una organización liderada por un recluso que utilizaba un dron para introducir drogas, teléfonos, tarjetas SIM e incluso armas. La investigación constató 49 vuelos con destino al interior de prisiones británicas, en las que se habría introducido más de un millón de euros en objetos de contrabando. El sistema se descubrió cuando los secuaces del cabecilla fueron grabados por dos cámaras instaladas para filmar la vida salvaje en la región de Worcestershire, en las cercanías de la prisión HMP Hewell. En las imágenes se ve cómo los detenidos pilotan el dron con el que introducían los objetos en el penal, mientras que otra cámara interior grabó a un recluso con el gancho que utilizaba para recoger los envíos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos