Greenpeace afirma que Andalucía podría cubrir sus necesidades energéticas con renovables «y le sobraría para exportar»

El buque Rainbow Warrior de Greenpeace en Málaga/ÁLEX ZEA/EUROPA PRESS
El buque Rainbow Warrior de Greenpeace en Málaga / ÁLEX ZEA/EUROPA PRESS

La asociaciones destaca que la comunidad tiene «unas condiciones excelentes» para liderar la solución al cambio climático mediante las energías renovables

EUROPA PRESSMÁLAGA

El buque Rainbow Warrior de Greenpeace, dentro de su campaña 'En marcha por el clima' llegó el pasado viernes al puerto de Málaga y este lunes, en rueda de prensa, desde la organización ecologista han incidido en la capacidad de Andalucía para liderar la transición energética a un sistema 100% renovable, «imprescindible para evitar un cambio climático que la lleve a la ruina ecológica y económica«.

Así, han subrayado que Andalucía podría cubrir todas sus necesidades energéticas utilizando renovables «y le sobraría para exportar al resto de España». Greenpeace destaca que Andalucía tiene «unas condiciones excelentes» para liderar la solución al cambio climático mediante las energías renovables.

Según su estudio Renovables 2050, la capacidad de generación de electricidad con fuentes renovables en el territorio andaluz equivale a más de 65 veces su demanda de electricidad proyectada en 2050.

«La capacidad de generación renovable es tan elevada que se podría plantear incluso la posibilidad teórica de cubrir todas las demandas de energía de la comunidad autónoma, pues equivale a casi diez veces su demanda de energía total proyectada en 2050», han reiteado desde la organización ecologista.

Andalucía, han subrayado, es la comunidad de la Península con mayor potencial para la generación de electricidad a partir de energía solar fotovoltaica integrada en edificios y de biomasa residual y biogás.

«Podría ser autosuficiente para toda su demanda de electricidad con energías renovables, pero incluso podría hacerlo sólo con una cualquiera de estas: termosolar, solar fotovoltaica con seguimiento, solar fotovoltaica integrada en edificios, chimeneas solares, eólica terrestre, eólica marina o energía de las olas. También podría generar con termosolar o eólica terrestre energía suficiente para satisfacer toda la demanda eléctrica peninsular», han sostenido.

El informe revela que Andalucía podría generar electricidad suficiente para satisfacer «52 veces su demanda de electricidad desarrollando todo su potencial solar».

«Sólo con la solar termoeléctrica se podría satisfacer casi 40 la demanda eléctrica proyectada para Andalucía para 2050 y unas seis veces la demanda eléctrica peninsular total. La eólica terrestre podría satisfacer diez veces la demanda eléctrica de Andalucía. Con eólica marina se podría generar una cantidad de electricidad superior a la demanda de la comunidad. Con la energía de las olas se podría satisfacer casi el doble de su demanda eléctrica», han explicado.

«Democratizar la energía»

'Cambia la energía, no el clima' es el lema de esta campaña que incide en que la crisis climática «puede literalmente arruinar» a esta comunidad autónoma.

La principal herramienta para frenarlo, según la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace, Tatiana Nuño, son las energías renovables, «su principal riqueza». «La magnitud de este problema requiere de iniciativas colectivas en manos de la ciudadanía, no podemos esperar a que las soluciones vengan solo de los que han causado el problema hasta ahora. Democratizar la energía y que crezcan los proyectos de energía ciudadana es fundamental para que la transición energética se realice a la velocidad y dirección necesaria que permita evitar los peores impactos del cambio climático«.

La organización apunta que aunque los impactos del cambio climático pueden sentirse en todas las partes del mundo, la provincia de Málaga es especialmente vulnerable al aumento de las temperaturas (tanto atmosféricas como del Mediterráneo), a las olas de calor, a la sequía, a las inundaciones y lluvias torrenciales y al aumento del nivel del mar.

Por ello, han agregado, demandan a la Junta de Andalucía que revise «sus objetivos climáticos y los alinee con las recomendaciones científicas para no superar 1,5 grados centígrados y que desarrolle todos los instrumentos previstos en la ley andaluza de cambio climático, que fue aprobada por unanimidad de todos los grupos parlamentarios«.

«Aquí en Andalucía el calentamiento global y sus consecuencias actuales ya son visibles. Somos testigos de prolongados períodos de altas temperaturas, muchos fuera de su temporalidad normal --como en marzo de este año y el reciente episodio de temperaturas muy altas-- o de la violencia de los incendios forestales desde hace unos años», ha explicado a bordo del Rainbow Warrior el climatólogo y jefe de departamento de Meteorología RTVA, Manuel Megías, quien ha agregado: «Lo mejor de todo es que aún estamos a tiempo de solucionar en cierta medida esos escenarios futuros».

Greenpeace ha aludido al papel de la ciudadanía en el desarrollo de las energías renovables. Entre los proyectos de alternativas contra el cambio climático recopilados, la región andaluza está presente con el proyecto 'Soleada Monachil', una compra colectiva, promovida por CooperaSE, de instalaciones fotovoltaicas para las familias vecinas del municipio granadino de Monachil que estén interesadas en autoconsumo fotovoltaico, donde se elige por concurso a una empresa instaladora que acometa, a un precio reducido, las instalaciones. Realizar la compra de forma colectiva puede ahorrar un 10-15% del coste total para cada hogar. Se prevé que acaben realizándose unas 25-35 instalaciones de autoconsumo con un ahorro de emisiones de unas 17 toneladas de CO2 anuales.

Pero pese al «gran potencial renovable» de Andalucía, la realidad es que esta comunidad «aún produce gran parte de su electricidad quemando carbón en tres centrales térmicas: una de Endesa en Carboneras (Almería) y dos de Viesgo, en Los Barrios (Cádiz) y Puentenuevo (Córdoba)». Solo estas tres centrales emiten el 20 por ciento de todas las emisiones de Andalucía (9,75 de un total de 51 millones de toneladas de CO2 equivalente en 2017).

Esta campaña del Rainbow Warrior, con el lema 'Cambia la energía, no el clima', recorrerá en total ocho países europeos y parará en 14 puertos para reclamar mayor ambición climática a la clase política y empresarial y para dar a conocer las iniciativas que ya existen de alternativas de energía ciudadana contra el cambio climático.

Greenpeace está presentando también un informe que recoge numerosos testimonios de personas directamente implicadas en la información científica del cambio climático y que ponen evidencia los impactos que ya se están viviendo.