Díaz asegura que si no gobierna estará en la oposición al frente de los socialistas

Susana Díaz este pasado lunes./AFP
Susana Díaz este pasado lunes. / AFP

Advierte de que todo el PSOE, no solo el andaluz, debe reflexionar sobre el auge de la extrema derecha y de por qué su partido ha perdido 400.000 votos

M. D. T. SEVILLA

Tras los primeros días de conmoción por el varapalo inesperado, Susana Díaz toma conciencia de la situación política en Andalucía, tras la pérdida de 14 escaños y más de 400.000 votos. Aún siendo el partido más votado, Díaz ha transmitido ya a sus más cercanos su convencimiento de que PP y Cs pactarán con Vox para desalojarla de San Telmo. Díaz mantiene que intentará formar gobierno, no por creer que tenga posibilidades de lograr el apoyo de Cs y Adelante Andalucía necesario para ello, sino «por responsabilidad» hacia el millón de andaluces que la han votado. Y si no lo consigue, se irá a la oposición situándose al frente del grupo socialista, que de todas formas será, con 33 diputados, el más numeroso. Así lo afirmó en una entrevista en RNE.

Solo una carambola puede frustrar que la derecha alcance un acuerdo de gobierno en la primera oportunidad de lograrlo en la historia autonómica, aunque para ello tenga que aliarse con la extrema derecha. Este es el mensaje interno en el PSOE andaluz, en el que no faltan voces que fantasean con un paso atrás de Díaz creyendo que con ello Cs daría su brazo a torcer. El último en insinuarlo ayer fue otro sanchista, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano.

Díaz no va a dar ningún paso atrás. Se lo dejó claro al secretario de Organización, José Luis Ábalos, cuando este insinuó que debía dimitir y regenerar el partido. «Yo ya dije que se tenía que regenerar aquello que está degenerado y el PSOE-A es un partido decente y honesto», reiteró Díaz en RNE. «Todo el PSOE debe hacer autocrítica y análisis de lo ocurrido», expresó. La presidenta en funciones añadió sentirse «tranquila» porque su conversación con Sánchez no se correspondía con la «salida de contexto» de Ábalos. Tras recibir el respaldo del secretario general y presidente del Gobierno, los ánimos se han calmado en el PSOE, pero nadie dentro de este partido apuesta por que la paz dure mucho.

Y es que el PSOE, partido que ha gobernado esta comunidad desde sus primeras elecciones en 1982, ha empezado a recoger en San Telmo y los diversos despachos del poder en la Junta de Andalucía. Un trabajo que llevan a cabo estos días previos a la Navidad cerca de 800 personas entre cargos, asesores y personal de confianza que cesarán en sus funciones una vez que se constituya y tome posesión el nuevo gobierno.

Díaz, aún manteniendo que intentará hasta el último minuto acuerdos para seguir en el Gobierno, empieza en realidad a actuar ya como jefa de la oposición. En la entrevista concedida a Radio Nacional dio un repaso a las negociaciones de PP y Cs, criticando que se decida en Madrid y Barcelona lo que se va a hacer en Andalucía. También lamentó que Pablo Casado, un político que aspira a ser presidente de España, esté ofreciendo consejerías a Vox, «a la extrema derecha», a cambio de su apoyo para hacer presidente a Juanma Moreno. «Intenta blanquear a la extrema derecha con tal de no justificar que ha perdido las elecciones», afirmó. Díaz califica de grave que PP y Cs acepten negociar con un partido que «quiere cerrar Canal Sur, derogar la Ley Contra la Violencia de Género y la Ley de Memoria Histórica».

Díaz ha convocado un comité director del PSOE andaluz para este lunes en el que se analizará el resultado del pasado 2D. Este es un comité donde Díaz cuenta con mayoría por lo que no se prevé, como ocurrió en la ejecutiva regional, ninguna censura a la secretaria general. Esta opina que no solo el PSOE andaluz, sino «todo el partido» debe hacer una reflexión porque 400.000 andaluces socialistas «se han quedado en casa». Díaz insinúa que las relaciones del Gobierno con los independentistas catalanes han podido influir en el castigo electoral.

 

Fotos

Vídeos