Descenso del 30% en el cereal de secano por la falta de lluvias

Descenso del 30% en el cereal de secano por la falta de lluvias

La sequía afecta también a la ganadería extensiva y al olivar

EUROPA PRESS

La organización agraria UPA en Andalucía ha advertido de un descenso del 30 por ciento en el cereal de secano por la falta de lluvias, que no ha permitido que la espiga se desarrolle adecuadamente. «Las tímidas precipitaciones, concentradas básicamente durante el mes de abril, han salvado provisionalmente la alarmante situación de algunos cultivos, pero en términos generales, la climatología ha sido adversa para el campo andaluz», ha subrayado.

En una nota, ha explicado que, en el caso del cereal de secano, es «especialmente acusado» en provincias como Málaga, Córdoba oCádiz. A pesar de la menor producción, los precios a los que se han comercializado los cereales han sido bajos. Además, también ha señalado que los efectos de la escasez de pastos de secano para ganado extensivo en las dehesas andaluzas y cosecha de cereales reducida.

En cuanto al olivar, en la presente campaña la producción ha sido buena, especialmente en Jaén, con su segundo mejor dato histórico. No obstante, la especulación tiene inmerso al sector en una «injustificada e incomprensible» crisis de precios en origen. Para la siguiente campaña, UPA-A es prudente a la hora de hacer previsiones.

«Las pocas precipitaciones acumuladas en el olivar de secano están dando lugar a un cuajado irregular del fruto y algunas flores abortadas debido al estrés hídrico en toda Andalucía. De este panorama previo, podría esperarse una producción media o media-baja», ha estimado. En lo que respecta al olivar de regadío, gracias a los riegos extraordinarios, no se esperan mermas significativas.

Aunque las lluvias en Almería y Granada durante abril y mayo vinieron bien al campo en general, estuvieron acompañadas de bajas temperaturas que provocaron heladas. Hasta el próximo mes de julio, los agricultores no podrán saber si esas condiciones adversas han podido perjudicar a la producción de los almendros, sopesando una merma de hasta un 40 por ciento.