CCOO denuncia ante la Fiscalía un fraude en el acceso al empleo público en el SAS

CCOO denuncia ante la Fiscalía un fraude en el acceso al empleo público en el SAS

Se alude a la «inusual proliferación de trabajos científicos» en el apartado de 'Otros méritos', lo que altera las puntuaciones en la lista de aspirantes

JOSÉ I. CEJUDOGRANADA

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios del sindicato CCOO de Andalucía ha interpuesto esta mañana, por mediación de su secretario general Humberto Muñoz, médico granadino, una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía por «una serie de situaciones que pueden constituir un delito de falsificación de documentos públicos y/o privados para ser utilizados para el acceso a un empleo público en el SAS». Estos hechos, que podrían implicar a organismos públicos en connivencia con un negocio paralelo por parte de otras entidades, llevarían produciéndose varios años, como lamentan las plataformas de afectados existentes, hasta acentuarse en los últimos meses.

La denuncia interpuesta alude a la «inusual proliferación de trabajos científicos», que van desde ponencias y comunicaciones en congresos o reuniones científicas a publicaciones en revistas, que han sido aportados por numerosas personas en el apartado de 'Otros méritos', dentro de los baremos la bolsa de trabajo del SAS, alterando el las puntuaciones y el orden en los listados de aspirantes. Estos trabajos se validarían, como se denuncia, con un «escaso o nulo control» por parte de las comisiones de evaluación responsables. «Han logrado desvirtuar un mérito tan fundamental en el mérito sanitario como es el de la producción científica y ponen en cuestión las normas en las que se basa el acceso al empleo público», sentencia en su denuncia Humberto Muñoz.

El secretario general de la FSS-CCOO Andalucía incluye entre los hechos denunciados la proliferación de organizaciones, «principalmente fundaciones y sociedades científicas dedicadas a la formación virtual y desarrollo de actividades científicas virtuales», que luego tendrían acuerdos con «universidades u organismos públicos para que las actividades sean aceptadas por las diferentes comisiones de valoración» del SAS, con dudosa validez. En el documento se expone que, por conocimiento de afectados, al organismo denunciante le consta que «algunas de estas entidades ofrecen tras el pago de una determinada cantidad de dinero» la entrega de un resumen o abstrac y la elaboración de un póster con los datos personales del demandante como autor. También se denuncia que en Internet abundan los ofrecimientos de este tipo «en tiempo récord».

Entre las entidades que la denuncia señala para su investigación como «las más representativas por su volumen de actividad» se encuentra EDUCASEM, con domicilio en Motril, junto a ASUNIVEP y SOCIDECO. Desde el sindicato, al igual que desde las plataformas de afectados, se sospecha de la proliferación de trabajos de un corte a otro, en un periodo de tiempo muy reducido, cuando supuestamente estos trabajos se realizan en el tiempo libre de la persona, con casos de 200 comunicaciones por congreso. Según ha podido saber este periódico, un congreso que cobró cuatro pósters por persona a 85 euros pudo embolsarse 680.000 euros en total.

En declaraciones a IDEAL, Humberto Muñoz estos baremos «se pactaron con la Administración de buena fe». «Hemos tirado de la manta por nuestra cuenta tras bastantes averiguaciones y el mundo que se mueve por Internet nos ha dejado perplejos. Hace más de un año que tenemos denuncias de trabajadores y afiliados sobre situaciones extrañas que hemos tenido la oportunidad de comprobar», asegura el secretario general de FSS-CCOO. «Se ha montado un negocio por el que se paga a empresas que se lucran en connivencia con organismos públicos», resume Muñoz, quien propone varios niveles de control en los trabajos científicos aportados desde la Administración así como rebajar el peso del apartado de 'Otros méritos'.

La vocal del grupo granadino de la Plataforma de Profesionales del SAS por un Baremo Justo, Ana Pérez, denuncia esta misma situación asegurando que «cuando abres una puerta tan grande, te cuelan cosas; una chica en tres años puede tener 200 trabajos de investigación que no ve nadie y que son inadmisibles». «Se están comprando méritos y hay gente a punto de coger plaza con ellos, es muy grave», sentencia cuando se refiere a una vulneración del Código Deontológico de Enfermería, en su categoría profesional concreta, respecto a la competencia desleal. La plataforma reclama un límite de trabajos y de puntos en este apartado.

«Es ilegal cambiar el baremo»

También contactó recientemente con IDEAL una plataforma que se autodenomina como «los profesionales que componen el SAS cuyo objetivo es que se cumpla la ley», quienes por un comunicado defendieron «una ley pactada, redactada y ratificada entre SAS y sindicatos, cuya posición depende sólo del personal interno con derecho a votar». «Los profesionales sanitarios y no sanitarios que constituyen el SAS lo único que hacen es cumplir con las bases del BOJA establecidas hace tiempo y aceptadas por todos».

Se argumenta que son las jornadas o los congresos los que «deben ser de rigor» pero que en estos puede participarse «de distintas maneras, con una ponencia o un póster que no tiene que tener ese rigor científico». Aluden, sin embargo, que «el problema está en la comisión de baremación que tiempo atrás no fue meticulosa en su labor». «No se entiende que a muchos profesionales cuyos títulos son de formación profesional se les hayan rechazado los méritos», subrayan. Se alude al ruido de «un grupo de interinos de larga duración que aun teniendo la oportunidad como todos no han querido actualizarse ni realizar investigaciones», ahora asociados y reivindicativos «para perpetuar sus cargos cuando han visto peligrar sus puestos». «Es ilegal cambiar el baremo según convenga a la Administración», concluye el colectivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos