Casado promete suprimir el impuesto de sucesiones por ley si es presidente del Gobierno

Casado promete suprimir el impuesto de sucesiones por ley si es presidente del Gobierno
EFE

Afirma que su modelo es el de Moreno en Andalucía: una reforma fiscal, otra de la administración pública y transparencia para acabar con «el régimen clientelar»

MARIA DOLORES TORTOSASEVILLA

Pablo Casado ha anunciado en Sevilla como promesa electoral que suprimirá el impuesto de sucesiones y donaciones por ley si es elegido presidente del Gobierno tras las elecciones del 28 de abril, por lo que es posible, ha añadido, que no sea necesario que el Ejecutivo andaluz suprima al 99% el citado tributo. Casado ha manifestado que también suprimirá los impuestos de patrimonio y actos jurídicos documentados. Se trata de tributos cedidos por el Gobierno a las comunidades para su financiación, aunque no ha hablado de que modificará el actual sistema de reparto del dinero a las autonomías caducado desde 2014.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, que ha presidido en Sevilla el comité ejecutivo autonómico de Andalucía, ha subrayado que su objetivo es «consolidar el cambio histórico» que se ha producido en Andalucía, donde el PP preside la Junta tras 37 años de presidencias socialistas. Una presidencia gracias a la unión del PP con Cs y el respaldo de Vox, aunque no ha hecho mención a esta fórmula. Moreno ha puesto a Juanma Moreno como modelo de lo que quiere hacer cuando llegue a la Moncloa. «El programa de Juanma Moreno es el que yo quiero hacer a nivel nacional», ha dicho para respaldar «todas las medidas» del Gobierno andaluz, aunque ha omitido en todo momento que se trata de un ejecutivo compartido con Ciudadanos y también las medidas. Casado ha mencionado una reforma fiscal, otra de la administración pública y la regeneración política para acabar con el «régimen clientelar» como los tres ejes de su programa de gobierno.

Casado tampoco ha hablado de las candidaturas del PP en Andalucía, pese a la expectación que había sobre ello y el malestar en algunas provincias. El comité ejecutivo regional ha estado menos concurrido que otras veces. Ni siquiera se ha referido al candidato ya anunciado para Málaga, el periodista Pablo Montesinos.

Casado ha centrado su intervención en críticas a Pedro Sánchez y en alusión a Andalucía ha insistido en que los presupuestos fracasados que el Gobierno socialista diseñó suponían un «hachazo» para esta comunidad. «No se van a cortar lo que haga falta» contra Andalucía, ha venido a decir Casado sobre Sánchez si gobierna.

Por su parte, el presidente del Gobierno andaluz y líder del PP regional, Juanma Moreno, se ha dirigido a Pablo Casado como «uno más de los nuestros». «Nos entiendes a los andaluces, hay una sintonía plena. Andalucía necesita un presidente del Gobierno como Pablo Casado». Moreno ha subrayado lo «esencial» de ganar las elecciones generales para las municipales, situando la capital de Sevilla como uno de los objetivos principales. El presidente andaluz ha instado a los cuadros de su partido a volcarse por ello en las generales y él mismo ha anunciado que se dejará la piel cada fin de semana, cuando no tenga agenda institucional, en ir de una punta a otra de Andalucía para defender el programa de Pablo Casado.

Moreno ha hecho gala de su gestión al frente de la Junta. «Hemos hecho en 56 días más de lo que ellos han hecho en dos años», ha dicho en alusión al ejecutivo socialista de Susana Díaz. Ha criticado con dureza la herencia recibida, calificando a sus antecesores en la Junta de «gobierno perezoso», de «brazos caídos» y «sin ambición». Ha mencionado los más de 500 millones de euros en sentencias condenatorias contra la Junta, el doble de las listas de espera admitidas, déficits de 1.700 millones de euros en sanidad y de 1.200 en educación, entre otros aspectos en negativo. Moreno ha arremetido también contra el Gobierno socialista de la nación, al que acusa de no tener sensibilidad con Andalucía por la bronca permanente de Pedro Sánchez con Susana Díaz. «Esa bronca la hemos pagado mientras ha estado gobernando los socialistas».