Un brote de gastroenteritis en un hotel de Torremolinos afecta a 60 turistas

El hotel apunta al mal estado del Hospital Marítimo como posible causa del brote. /SUR
El hotel apunta al mal estado del Hospital Marítimo como posible causa del brote. / SUR

La dirección del 'beach club' MarConfort apunta a las «aguas sucias» del Hospital Marítimo como posible causa y Salud lo descarta «absolutamente»

ALBERTO GÓMEZTORREMOLINOS

Las vacaciones de decenas de turistas alojados en el Hotel MarConfort de Torremolinos han terminado en el hospital. Al menos 60 clientes de este 'beach club' han padecido gastroenteritis desde el 20 de julio, según la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía. Los afectados han cursado con síntomas leves y evolucionan favorablemente, pero el brote ha provocado una guerra entre la dirección hotel, que ha solicitado una investigación dirigida a determinar si el mal estado del Hospital Marítimo, situado junto al establecimiento, tiene algo que ver con la intoxicación, y la Consejería, que «descarta absolutamente» cualquier tipo de relación.

Desde el hotel explican que las arquetas de aguas sucias del Marítimo podrían albergar bacterias y suponer un foco de insalubridad: «No podemos certificar que sea el problema, pero necesitamos que estas instalaciones sean revisadas de forma urgente y objetiva para averiguar si cumplen no solo con la legislación, sino con los mínimos sanitarios». El local, perteneciente al grupo empresarial Sandos Hotels & Resorts, ha realizado en los últimos días analíticas y auditorías «que certifican resultados óptimos en materia de salud e higiene». En cuanto se registraron los primeros casos de gastroenteritis, el hotel, con régimen de todo incluido, activó el protocolo establecido y recomendó a los enfermos permanecer en sus habitaciones: «Hemos cumplido escrupulosamente con nuestras obligaciones».

La Delegación de Salud reclama a la dirección del hotel, que ha denunciado el caso ante el Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, «que no eche balones fuera» y afirma haber puesto en marcha «todos los mecanismos necesarios» para estos casos. El cruce de acusaciones se ha trasladado al Ayuntamiento de Torremolinos, donde el PP ha anunciado que «pedirá responsabilidades» al considerar que la causa de estos problemas «probablemente sean los pozos de aguas fecales» del Hospital Marítimo. Fuentes municipales del Gobierno socialista, sin embargo, instan a los populares a mostrar «prudencia» y evitar «elucubraciones» hasta que se aclaren los motivos de lo sucedido.

El hotel ha recibido en las dos últimas semanas una oleada de quejas por parte de los afectados, que padecen vómitos, diarrea, fiebre y dolores abdominales. «Hemos pasado tres días y de nueve personas que éramos, seis hemos estado malos con gastroenteritis, incluso tres de nosotros tuvimos que ser ingresados con goteros», lamenta una clienta. Otro visitante explica que la experiencia «fue pésima» por los problemas físicos: «Estuve dos días encerrado en la habitación con mi familia a base de yogures y bebidas isotónicas, y había numerosos casos así». Una clienta sostiene que el hotel «se conformó con decirnos que era un virus». Desde MarConfort no confirman cuántos clientes han padecido gastroenteritis, pero afirman que el porcentaje «es mínimo en comparación con la población del hotel», que cuenta con unas 600 plazas. El grupo empresarial también recuerda que hace dos años ya presentó una reclamación ante el Ayuntamiento de Torremolinos «para que se inspeccionaran las instalaciones del hospital, sobre todo las arquetas de aguas sucias, porque los malos olores llegaban hasta el hotel».

El Consistorio tuvo conocimiento de los primeros casos de gastroenteritis el 26 de julio a través de Protección Civil, que había atendido a varias personas con vómitos y mareos. Desde el Gobierno local aseguran que el suministro municipal de agua que llega al hotel «ha superado todas las inspecciones» y explican que las aguas sucias que pasan por las arquetas, sin cerrar pese a las reivindicaciones vecinales y empresariales, «en ningún momento se cruzan» con las del establecimiento.

 

Fotos

Vídeos