Bendodo rechaza la oposición del PSOE y su reproche al «montaje» de la herencia recibida

Bendodo rechaza la oposición del PSOE y su reproche al «montaje» de la herencia recibida

El consejero defiende los logros de los primeros meses de gobierno y anuncia que reclamará los 4.000 millones de financiación autonómica

JOSÉ LUIS PIEDRA

El Parlamento andaluz vivió ayer otra refriega política de alta intensidad en el debate que sostuvieron el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, y la portavoz regional del PSOE-A y diputada autonómica, Ángeles Férriz, a propósito del balance de los primeros cien días de gestión del nuevo ejecutivo en coalición de PP-A y Ciudadanos. Fuego cruzado de acusaciones dialécticas traducidas en «patadas y montajes».

Tras la exposición detallada de los grandes logros del primer gobierno no socialista en la Junta realizada por Bendodo en la comisión que debate las cuestiones de su departamento, la portavoz socialista reprochó al ejecutivo de Juanma Moreno que lo único que hace es «un montaje diario» sobre la herencia recibida por el anterior gobierno socialista. A su juicio, «a lo que se dedican es a decir que todo estaba mal para tener la justificación para realizar su política de recortes y retrocesos en Andalucía». Bendodo respondió que los socialistas «llevan muy mal lo de estar en la oposición», una labor que según el consejero realizan «a patadas». Bendodo dejó claro que ésa es la forma de hacer oposición del PSOE-A, que no encaja su derrota, y recurrió al símil futbolístico para afirmar que «quién gana el partido es el que mete más goles y no el que da más patadas».

El consejero manifestó que «ya se acabó el ordeno y mando del antiguo régimen socialista con la llegada de este nuevo gobierno del cambio» y se mostró comprensivo con la actitud del PSOE-A al entender que sus dirigentes actuales «van a llevar siempre la carga ante sus compañeros de partido de ser quienes perdieron el Gobierno andaluz después de 37 años».

Bendodo resaltó el alto nivel de cumplimiento del pacto de gobierno entre populares y Cs, que está permitiendo a Andalucía contar con un gobierno estable, sólido y duradero, y recordó que se han cumplido ya más de 200 iniciativas de la «hoja de ruta clara y transparente» trazada por este nuevo ejecutivo.

Entre los logros destacó la bajada de impuestos, con la supresión del referido a transmisiones y sucesiones, la reducción en un 17% de los cargos de confianza o la racionalización de la Administración con la eliminación de más de 200 entes instrumentales que no tenían ninguna utilidad ni funcionamiento, además de poner en valor la confianza y estabilidad que está confiriendo el ejecutivo para la buena marcha de la economía y el empleo en Andalucía con unos indicadores muy positivos en estos meses.

Por su parte, la portavoz socialista censuró a Bendodo por no hacer nada en este tiempo en su Consejería y destinar los esfuerzos a hacer únicamente críticas al pasado, por lo que se han dedicado a «taponar las fugas de agua de un gobierno que se cae y que lleva un carrerón de dimisiones, por lo que tenían razón cuando decían que sería el gobierno del cambio», ironizó. Ángeles Férriz lamentó que el Gobierno andaluz se arrodille cada vez que se lo pide Vox y «tragan con lo que tengan que tragar para seguir manteniendo el apoyo de esta formación de ultraderecha, que será la que dirá realmente cuánto dura la legislatura», concluyó.

Financiación

El consejero también explicó en el Parlamento la postura del Gobierno andaluz con respecto al nuevo modelo de financiación autonómica, posición que se llevará a la futura Conferencia de Presidentes autonómicos. Bendodo reconoció que la comunidad está infrafinanciada y que necesita una mejora con un nuevo sistema, y avanzó que exigirá para Andalucía una dotación adicional de 4.000 millones de euros que serán necesarios para sobre todo para los servicios de sanidad, educación y los de carácter social.

En este sentido, garantizó que el Gobierno andaluz se mostrará beligerante en esta exigencia al Gobierno central «para que llegue a Andalucía hasta el último céntimo, porque los andaluces no queremos ser más que nadie, pero tampoco menos que nadie» y añadió que «lo primero es Andalucía, con independencia de quien gobierne en España, no como el PSOE-A que se mostraba dócil cuando su partido gobernaba en España y agresivo cuando gobernaba el PP».