Vox retira en el último momento el veto al Presupuesto del Gobierno andaluz

Vox retira en el último momento el veto al Presupuesto del Gobierno andaluz

Una entrevista de Elías Bendodo en Madrid con dirigentes de Vox en la mañana, clave en la resolución del bloqueo

MARÍA DOLORES TORTOSASevilla

Vox retira en el último momento el veto al Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2019. Con ello las primeras cuentas del Gobierno del cambio se salvan de ser tumbadas en el primer trámite para su aprobación. El partido ultraconservador ha esperado a la votación de las enmiendas a la totalidad al proyecto de ley para anunciar que da marcha atrás a la censura a las cuentas andaluzas que registró el lunes de la pasada semana como toque de atención al bipartito por entender que no estaba cumpliendo el acuerdo firmado con el PP para la investidura de Juanma Moreno como presidente el pasado enero. El desenlace ha llegado tras una intensa negociación en la que ha sido clave un viaje del consejero de Presidencia, Elías Bendodo, a Madrid en la mañana de hoy para entrevistarse con responsables del grupo de Vox en el Congreso.

El acuerdo alcanzado entre PP y Vox atiende peticiones de Vox para eliminar entes instrumentales superfluos del sector público andaluz, sin aclarar cuáles, controlar las subvenciones, abrir los planes de empleo en la colaboración público privada; garantizar la libertad educativa, y ampliar partidas para las políticas de familia en la fase de las enmiendas parciales y ayudas a mujeres con embarazos no deseados a que tengan a sus hijos; controlar las mafias de la inmigración. Las conversaciones han sido pilotadas por Bendodo y el consejero de Hacienda, Juan Bravo, pero este también ha contado con la colaboración vía telefónica del consejero de Economía, Rogelio Velasco, cuota de Cs.

«Lo que hemos decidido es lo que queremos mejor para Andalucía», afirma el portavoz de Vox

Vox ha fomentado todo el día la incógnita sobre la decisión, una incertidumbre que el líder andaluz de esta formación, Francisco Serrano, alimentó con la siguiente frase antes de entrar al Pleno: «Hasta el rabo todo es toro». También dijo que la incertidumbre daba «emoción» al debate. Minutos antes de la sesión, sin embargo, diputados de Vox, PP y Cs se mostraban relajados y de buen ánimo. Tanto que el vicepresidente, Juan Marín, y el presidente del grupo Vox, Francisco Serrano, aceptaron hacerse una foto juntos a petición de periodistas cuando iban a pagar en el restaurante del Parlamento. Vox había exigido como condición para el acuerdo que en la mesa de negociación estuviera Ciudadanos. Tras la votación, el presidente, Juanma Moreno, y el vicepresidente, Juan Marín, cruzaron el salón de Plenos para dar la mano y agradecer a Vox la luz verde a las cuentas. Para su aprobación falta otra votación, pero también varias semanas por delante para negociar.

Aún así, el Pleno del Parlamento comenzó a las 16.00 horas con la retirada del veto en el aire. «Está complicado», advirtió un diputado de Vox antes de la sesión. Todo depende de la cúpula del partido que dirige Santiago Abascal, aseguran desde Ciudadanos, partido convencido de que el veto a las cuentas andaluzas era moneda de cambio para presionar en los pactos de Madrid. Serrano negó este extremo asegurando que las exigencias de su grupo no están en el «cambalache» de los acuerdos locales y autonómicos tras el 26M.

Las cuentas solo han sido rechazadas por los 50 diputados que suman PSOE y Adelante Andalucía.

El portavoz de Vox, Alejandro Hernández, ha empezado su alocución con reproches a PSOE y Adelante y con una aseveración, la de recordar que defienden suprimir la autonomía y el Parlamento. Su intervención parecía la de una enmienda a las enmiendas de socialistas y Adelante, con duras acusaciones contra el PSOE, como que «negocian con golpistas». Hernández aún mantuvo en vilo a las bancadas de diputados de PP y Cs cuando comenzó a argumentar la rectificación de Vox sin anunciar esta: «Nunca motivamos nuestras acciones por interés partidista, sino por interés general. Consecuentemente, lo que hemos decidido es lo que queremos mejor para Andalucía», dijo sin decir el qué. «No nos ha faltado coraje para presentar la enmienda, ni nos va a faltar para tomar las decisiones que el interés general de los andaluces, nos piden». En la búsqueda de ese interés general se hace «estrictamente necesario» un posible cambio, añadió sin tampoco aclarar la retirada. Hernández confirmó la retirada de la enmienda tras varios titubeos y después de hacer recitar al consejero de Hacienda los puntos del acuerdo.«No sufran», pidió a los diputados, pero exigió que Bravo ratificase los acuerdos alcanzados para pronunciarse.