Andalucía pide abordar la inmigración en la próxima Conferencia de Presidentes

La ministra Meritxell Batet saluda al consejero de Presidencia, Elías Bendodo. /EFE
La ministra Meritxell Batet saluda al consejero de Presidencia, Elías Bendodo. / EFE

La Junta plantará batalla por una nueva financiación autonómica y reclamará un pacto por el agua y otro por la educación, según el consejero de Presidencia

MARIA DOLORES TORTOSASEVILLA

Andalucía insistirá en la próxima Conferencia de Presidentes de las comunidades en reclamar un nuevo sistema de financiación autonómica, recogiendo Juanma Moreno el testigo de su antecesora, Susana Díaz, en esta vieja reivindicación de los mandatarios de la Junta. Además, Moreno insistirá en que la primera cumbre de presidentes convocada por Pedro Sánchez aborde la presión migratoria a las costas andaluzas. Así lo hizo saber ayer el consejero de Presidencia del nuevo Gobierno, Elías Bendodo, en la reunión de sus homólogos autonómicos con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, para preparar el foro aún sin fecha, aunque no será hasta pasadas las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo.

La reunión convocada por Batet era para el seguimiento de los acuerdos de la última conferencia, la celebrada en enero de 2017 con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. En Andalucía era presidenta Susana Díaz. Ahora los colores políticos se invierten y mientras en la Moncloa es el PSOE el partido que gobierna, en Andalucía lo hace el PP por primera vez, aunque en coalición con Ciudadanos. En aquella conferencia se ausentaron Cataluña y País Vasco. A la reunión de ayer sí acudió un representante de Euskadi, pero no de Cataluña. Batet celebró la reincoproración vasca y sobre la ausencia catalana admitió que «no es una buena noticia».

Elías Bendodo demandó la celebración de la conferencia «cuanto antes» por la importancia de los asuntos a tratar, según una nota difundida por su departamento. Batet justificó la fecha posterior a las autonómicas para que se negocie acuerdos con los nuevos gobiernos de las comunidades.

El consejero de Presidencia, que se estrena en una reunión sectorial con el Gobierno de la nación, citó además de inmigración y financiación autonómica, la propuesta andaluza de un pacto nacional de educación y otro por el agua. Ambas cuestiones son aportaciones propias del nuevo ejecutivo andaluz, ya que los otros dos asuntos han sido reclamados a Madrid de forma recurrente.

El asunto migratorio fue también respaldado por otros consejeros de gobiernos del PP, como los de Ceuta y Melilla. Bendodo recordó que a las costas andaluzas han pasado de llegar 854 pateras con 17.941 ocupantes en 2017 a 1.900 pateras con aproximadamente 51.000 ocupantes este pasado año. La Junta de Andalucía no tiene competencias en inmigración irregular, pero sí en la atención de los menores inmigrantes no acompañados, los llamados MENA. Bendodo, como todos los antecesores socialistas durante años, reclamó más dinero al Gobierno para atender a estos menores, cuyo número de acogidos se triplicó el pasado año.

La reunión en teoría era para repasar el grado de cumplimiento de los 11 acuerdos de aquel enero de 2017: El más importante de todos, fue la nueva financiación autonómica. El Gobierno de Rajoy se comprometió entonces a crear un grupo de trabajo de expertos para una propuesta. Los expertos emitieron su informe, en el que reconocían la infrafinanciación de Andalucía y otros territorios, pero Rajoy dejó dormir el compromiso político de abordar la reforma.

Tampoco lo ha hecho Pedro Sánchez, cuyo Gobierno además ha reconocido que no podrá llevarlo a cabo hasta la próxima legislatura.

El Parlamento andaluz aprobó una propuesta de reforma del actual sistema de financiación con el apoyo del PSOE, Podemos, IU, a la que se sumó el PP, pero no Ciudadanos, que votó en contra. El documento andaluz abordaba una financiación en la que se tuviera en cuenta el peso poblacional y la igualdad de los territorios para que se garantizara, se viva donde se viva, los mismos servicios sanitarios, educativos y otros. Con esta filosofía, el texto cifra en 4.000 millones de euros el incremento de financiación necesario en Andalucía.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, recordó esta cifra como válida en sus primeras intervenciones para seguir reclamando a Madrid un nuevo modelo de financiación. Su Gobierno, en el que está Cs, que se opuso al documento, va a seguir defendiendo el peso poblacional como principal variable para la nueva financiación. «Desde Andalucía vamos a exigir que tengamos el papel que nos corresponda como comunidad autónoma más importante de España en número de habitantes», manifestó en dicho sentido Bendodo al término de la reunión.

Moreno, cuarto presidente

Fue José Luis Rodríguez Zapatero el presidente que creó y convocó la primera Conferencia. Después se han celebrado cinco más, tres con el expresidente socialista ( 2005, 2007 y 2009) y dos con Mariano Rajoy (2012 y 2017). Juanma Moreno será el cuarto presidente de la Junta andaluza que asista a este foro. A las dos primeras el representante andaluz fue Manuel Chaves; a las de 2009 y 2012, su sucesor, José Antonio Griñán. En la última de 2017 estuvo Susana Díaz, quien protagonizó un rifirrafe con la expresidenta de Madrid, Cristina Cifuentes, a consecuencia de los impuestos cedidos. Díaz acusó a Cifuentes de hacer «dumping» y pidió la armonización fiscal en todo el país para evitar que las comunidades ricas hicieran competencia desleal a las otras. Ahora su sucesor ha querido sumar Andalucía al club de las cinco comunidades sin impuesto de sucesiones y donaciones, como Madrid.

 

Fotos

Vídeos