Podemos y Ciudadanos mantienen sus líneas rojas para apoyar a Susana Díaz

Susana Díaz, en la inauguración ayer de una exposición. /
Susana Díaz, en la inauguración ayer de una exposición.

La candidata socialista acusa a Rajoy de boicotear la estabilidad política en Andalucía al no dejar que el PP respalde su investidura

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

«Estamos dispuestos a un diálogo sin límites». La expresión corresponde a Juan Cornejo, número dos del PSOE andaluz, y con ella trata de exorcizar la incertidumbre que aún hoy, a nueve días de la constitución del Parlamento, se cierne sobre la elección de Susana Díaz como presidenta. Ningún partido con llave para la investidura (PP, Podemos y Ciudadanos) ha aflojado un milímetro las condiciones presentadas a la propia candidata socialista hace diez días. Díaz instó de nuevo a pedir a los partidos que se dejen de «tacticismos» y faciliten la constitución del Gobierno porque «no hay un minuto que perder».

Pero Podemos y Ciudadanos incluso han tensado la cuerda un poco más. Sus líderes nacionales, Pablo Iglesias y Albert Rivera, respectivamente, remacharon que sus exigencias son ineludibles para sentarse a negociar. Entre ellas, las dimisiones de Chaves y Griñán de sus escaños en el Congreso y el Senado.

NOTICIAS RELACIONADAS

«Es una manera de manifestar nuestra voluntad hacia el diálogo, pero no son negociables. No va a haber un mercado persa», afirmó el secretario general de Podemos, quien recordó como otros requisitos la renuncia a relaciones con bancos que desahucien sin alternativa a familias sin ingresos y la reducción de asesores. Iglesias hizo hincapié en que se trata «de líneas rojas, no de tres propuestas negociables, por lo que si no hay respuesta, no hay nada de que hablar». Deja claro que Rodríguez lidera la negociación, pese a que a las reuniones asistirá su número tres, Sergio Pascual. «Teresa Rodríguez es la jefa y el equipo de negociadores es el de Teresa Rodríguez. Hablo con ella casi todos los días y cuenta con mi apoyo», dijo.

Iglesias hizo estas afirmaciones después de que las discrepancias en Podemos sobre cómo gestionar la investidura de Díaz hayan levantado muchas críticas en las redes sociales de quienes rechazan el apoyo al PSOE. El jefe de Podemos explicó aún así que el respaldo es posible si el PSOE cumple sus exigencias. «En ese contexto y en esa hipótesis, entenderíamos que no se dan las condiciones para impedir o bloquear la acción de gobierno», apostilló.

El candidato de Ciudadanos, Juan Marín, advirtió también en un tono más duro de que no habrá negociación si no se aceptan sus condiciones y que en ningún caso rebajará las exigencias a cambio de sillones. Avisó que no se siente responsable si hay nuevas elecciones, ya que fue decisión de Díaz el adelanto electoral. «El PSOE tiene la oportunidad de romper con el pasado, expulsando a Griñán y a Chaves de sus escaños, que dejen el aforamiento del Supremo, que se vayan a primera instancia y, por tanto, poder hablar de la ley electoral, de la economía en Andalucía, del paro, de la educación», afirmó desde Canarias su jefe político, Albert Rivera. Ciudadanos también incluye en un decálogo contra la corrupción enviado a los socialistas la tipificación de delito penal de la financiación ilegal de los partidos, las primarias internas y la reducción de cargos. Como interlocutores nombra a José Manuel Villegas, vicesecretario federal; Manuel Buzón, delegado territorial andaluz, y al diputado Julio Díaz.

El PSOE no ha querido responder a ninguna de las exigencias de Podemos y Ciudadanos, en quien centra las esperanzas de llegar a un acuerdo. Cornejo dijo que lo hará en la mesa de negociaciones. El PSOE pretende reuniones bilaterales con todos los partidos a partir de hoy, empezando por Ciudadanos.

El PP no presentará alternativa pero ha anunciado que votará en contra. Rajoy, sin embargo, pareció dejar abierta la puerta a una salida. «Lo urgente es que llame a los grupos políticos y que explique exactamente qué es lo que quiere hacer. El PP no puede, sin saber cuál va a ser el programa de gobierno, fijar una posición», dijo el presidente del Gobierno en Radio Nacional. El líder regional, Juanma Moreno, recordó que ya «no vale el ordeno y mando, sino que ahora toca negociar y alcanzar consenso, aunque el PSOE no está acostumbrado».

La presidenta en funciones y candidata, Susana Díaz, reaccionó muy crítica contra Rajoy, al que acusó sin tapujos de estar boicoteando la estabilidad política en Andalucía, si como Juanma Moreno ha anunciado, los 33 diputados del PP votan en contra. «Es irresponsable que el presidente del Gobierno, que se presenta como la estabilidad de España, esté boicoteando que esa responsabilidad la tenga Andalucía». Basa su enojo en que Rajoy anunció en la campaña que dejaría gobernar a la lista más votada. Susana Díaz, que se reunió ayer con representantes de los autónomos y hoy lo hará con los del tercer sector, lamentó que Rajoy le inste a dirigirse a los partidos políticos cuando ya se entrevistó «con todos ellos antes de Semana Santa».