«Susana Díaz es una buena discípula de Maquiavelo»

El portavoz del PP, Carlos Rojas, en el Parlamento andaluz. /
El portavoz del PP, Carlos Rojas, en el Parlamento andaluz.

Carlos Rojas, portavoz del PP en el Parlamento andaluz, asegura que «la presidenta se arruga en el debate parlamentario; por eso le han dado miedo esas elecciones internas para liderar su partido»

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

La ausencia del líder del PP andaluz, Juanma Moreno, del Parlamento ha permitido al portavoz popular, Carlos Rojas García (Motril, 1970) acaparar mayor foco político, sobre todo por ser quien, desde la oposición, protagoniza el debate de la sesión de control al Gobierno con la presidenta Susana Díaz. Rojas se ha destapado como un oponente de Díaz rocoso, pero elegante. Nunca pierde la compostura ni alza la voz, aún con las críticas más duras. En lo personal, Rojas, abogado de profesión y exalcalde de Motril, vive también un momento dulce al haber sido padre de nuevo de una niña hace pocos días.

¿Cómo vive ese nuevo protagonismo en el Parlamento?

Con la misma intensidad y con mucha ilusión. Es un tiempo difícil, pero ilusionante.

¿Nota más presión?

Evidentemente el foco es mayor que antes y por tanto hay que seguir superándose todos los días, pero en definitiva yo sigo igual que siempre. La responsabilidad sigue siendo alta.

¿Qué grado de colaboración tiene Juanma Moreno en sus intervenciones? ¿Cómo las prepara?

Tiene mucha. Las preparamos conforme a la actualidad y las problemáticas que tiene Andalucía, él me da consejos, me muestra el camino y obviamente me indica cuáles son las propuestas y las soluciones que tiene que haber. Él marca el camino en las sesiones de control.

Usted estuvo en el banquillo de aspirantes a sustituir a Zoido como presidente del PP andaluz. ¿Puede surgir rivalidad con Moreno? ¿Aparca que en el futuro pueda llegar a ese liderazgo?

Uno nunca sabe donde va a estar en política. Sí aparco totalmente esa posibilidad. Tenemos un líder consolidado que es Juanma Moreno, que sin duda se va a consolidar más. Es una persona muy sólida que está armando una estructura que va a llevar el partido a ganar las elecciones y será el próximo presidente de la Junta. El liderazgo de Juanma es de largo recorrido y estoy seguro que lo vamos a ver de presidente de la Junta.

¿Usted habla de las próximas elecciones 0 daría un plazo mayor?

Yo veo a Juan Manuel Moreno de presidente de la Junta de Andalucía en 2016.

¿Entonces no cree que vaya a haber adelanto electoral, como su presidente ha reiterado?

Pues nunca se sabe. Tal como está la situación en el Gobierno bipartito de inestabilidad política, con muchas más discusiones en el seno del Gobierno, muchas que no se ven pero están ahí. Cuando hay ese escenario así, la fecha de las elecciones es indeterminada, pero todo parece indicar que Susana Díaz no se quiere enfrentar a un panorama incierto e inestable electoralmente hablando, ya que el PSOE ha tenido un buen batacazo en las europeas. Y aunque no son extrapolables, sí se ve una tendencia con Susana Díaz que no es nada favorable para el PSOE en unos futuros comicios electorales. Y se podría ver abocada a perder el Gobierno o a un pacto con IU aún más radical. Por tanto creo que el horizonte electoral puede estar a finales de 2015 o 2016, pero eso nunca se sabe.

Me sorprende la lectura que hace de las europeas. Es cierto que el PSOE se ha pegado un batacazo a nivel nacional, como también el PP, pero mientras su partido gana en España, aquí en Andalucía los socialistas le sacan 9,3 puntos de diferencia a ustedes.

Podemos tener muchas teorías sobre eso, pero lo que yo veo es que las elecciones europeas se comparan con otras europeas, y haciéndolo con las de de hace cinco años, el nivel de diferencia es casi igual. Pero en votos ha perdido muchos el PSOE.

Y el PP también.

Sí, el PP también.

¿Por qué no hay autocrítica de su partido respecto a los resultados de las europeas en Andalucía?

Nosotros vemos los resultados para seguir mejorando, y en ese sentido sí tenemos que impulsar medidas nuevas. Pero también siendo conscientes de que hemos ganado las elecciones a nivel nacional y ha habido una aportación importante desde Andalucía en una situación muy complicada. El Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que tomar medidas muy difíciles en unos tiempos donde la economía estaba a punto de ser rescatada por Europa. Pese a eso, el PP ha ganado las elecciones y el PSOE ha tenido un derrumbe importantísimo, también en Andalucía, aunque Susana Díaz quiera vender otra cosa.

También ha chocado un poco que con esa diferencia que le saca el PSOE en Andalucía el presidente del PP-A pida a Susana Díaz que adelante las elecciones.

Creo que Juanma Moreno ha tenido una actitud muy valiente, la que hace falta en Andalucía. Lo ha dicho en un contexto en el que le ha pedido a la presidenta que haga ya reformas, que pase a la acción, que trabaje por resolver la situación de desempleo y paro juvenil. Hace falta tomar medidas y que la presidenta se ponga a gobernar más que a dar discursos que son inanes o a estar siempre en las políticas de mesa camilla de su partido. Que deje eso y se ponga a gobernar y si no, que convoque elecciones.

La marca PSOE

Pero ustedes critican a Susana Díaz por estar metida en la vorágine de la crisis del PSOE nacional cuando el PP en Andalucía ha estado dos años con una gran crisis de liderazgo.

Nosotros hemos tenido nuestras situaciones, pero no es nada equiparable creo yo a lo que está viviendo el PSOE ahora y lo que ha vivido Susana Díaz en estas últimas semanas. Lo que se ha visto es que Susana Díaz por todos los medios ha querido ser la líder de su partido y no lo ha querido ser cuando ha visto que se le complicaba con una votación abierta con otros candidatos, en lugar de plantearse desde un principio gobernar Andalucía y tomar medidas que no se han tomado en estos nueve meses, cuando en Andalucía tenemos un 36% de desempleo y más de un 60% de paro juvenil.

No me negará que cara a las autonómicas al PP le hubiera venido muy bien que Susana Díaz no fuera la rival de Moreno.

A nosotros nos da igual si está Susana Díaz o cualquier otro. Lo que importa es que la situación cambie y se haga frente a los problemas de Andalucía. Todo es la misma marca y quien la representa hoy en Andalucía es Susana Díaz. La marca PSOE con todos sus componentes es un fracaso para Andalucía y el resultado es la situación económica a la cola de España.

¿Cómo describiría a Susana Díaz en el debate en el Parlamento?

Es una persona que tiene la misma dialéctica siempre, intenta no cometer errores, pero no dice nada, se ha refugiado en el silencio. Me llama la atención que ante preguntas tan claras como cuánto dinero se ha recuperado de los ERE o qué hacía su firma en convenios de la UGT, la presidenta no responda y se quede tan tranquila, es una falta de respeto, lo cual considero grave. Quizás la forma de ser que describía Maquiavelo en su 'Príncipe' puede ser Susana Díaz una buena discípula. Veo que se arruga en el debate parlamentario. En el fondo le da miedo debatir, por eso le han dado miedo esas elecciones internas para liderar su partido.

Esta semana UPyD presenta en el Parlamento una iniciativa legislativa popular para reformar la Ley Electoral. ¿La van a apoyar?

No estamos en esa línea de hacer una reforma de la Ley Electoral con prisas y sin consenso.

El PSOE ya ha dicho que sin el consenso del PP no se aprobaría la reforma. ¿Estarían por la labor de ese acuerdo?

Nosotros vamos a trabajar en ello si se nos plantea, pero entendemos que ese no es el debate en nuestra comunidad, el debate es cómo atacar la crisis y el empleo, los problemas que hay en educación, en sanidad, en ayudar a la gente, esas son las prioridades. Una reforma electoral ahora no tiene sentido. En este momento no es una prioridad política del Partido Popular.

Las reformas que plantea IU y UPyD, aunque distintas, persiguen que los grupos minoritarios tengan una representatividad más ajustada a su voto. Eso implicaría que los mayoritarios podrían perder escaños. ¿No es esa la razón de la coincidencia de su partido con el PSOE en darle largas?

No es una cuestión de ese tenor, es una cuestión de hacer una proyección de lo que marca la Constitución, del sistema proporcional, de las reglas de juego que se han marcado. Al final los que votan son los ciudadanos y estos deciden.

Tras las europeas se ha visto el empuje de grupos minoritarios en detrimento de los grandes partidos, PP y PSOE. ¿En qué medida el PP se ve amenazado?

Nosotros hemos mirado con preocupación las europeas en cuanto a la abstención que ha habido y que salgan ciertos populismos que son nocivos, tanto para la democracia como para la recuperación económica.

¿Considera Podemos populista y nocivo para la democracia?

No, no lo digo en ese sentido. Lo digo en que se haga un debate populista y nos distraiga de lo que tenemos que hacer, que es vencer a la crisis. El debate populista se ha producido en otras elecciones europeas, donde han salido otros grupos que luego no han tenido recorrido. A Podemos habrá que analizarlo con el tiempo, pero están en un ala muy radical. Lo que sí detectamos es bastante preocupación en Izquierda Unida y en el PSOE. A nosotros nos preocupa la abstención.

El PP ha apoyado contra pronóstico la Ley de Transparencia, la primera del acuerdo entre PSOE e IU. ¿Qué ha pasado?

La ley de Transparencia andaluza es un clon de la nacional y nosotros por coherencia política hemos votado con un sí. Curiosamente el PSOE no la apoyó en el Congreso, una contradicción.

¿Van a votar a favor de la ley de la transexualidad propuesta por PSOE e IU y que se debate esta semana?

Hemos aportado enmiendas. Es una ley de todos y va a salir adelante. Esperanza Oña ha hecho ahí un trabajo importante.

Transexuales

¿Qué aportación ha hecho el PP?

Por ejemplo, que los transexuales se puedan operar de la voz.

Tanto consenso de pronto ¿es un gesto del nuevo tiempo de Juanma Moreno? Él ha hablado de mano tendida.

Hay que verlo en su contexto. Ha habido años donde se han conseguido grandes acuerdos. Creo que es una cuestión de hacer una política práctica, de que lo que pueda ser razonable, se apruebe. Nosotros, ya lo ha dicho nuestro presidente, siempre estamos con la mano tendida. Sin embargo, Susana Díaz no hace caso de esas propuestas de pacto que hacemos de empleo y de educación.

¿A qué cree que se debe que pese a todo no haya habido en el Parlamento ningún consenso político sobre un plan contra la crisis?

Creo que es falta de cultura democrática por parte del PSOE. Muchas veces se toma el Gobierno como un cortijo, piensan que pueden hacer y deshacer. El PSOE nunca ha querido escuchar a nadie y eso probablemente es un mal endémico de esta organización que ha derivado en asuntos como el de los ERE y los cursos de formación, de no publicar las cosas en el BOJA , de tomar el partido y el Gobierno como vasos comunicantes, y de tantas y tantas cosas.

¿Cree que el Parlamento está más ralentizado que otras legislaturas, se trabajan menos leyes?

A mí me preocupa que la presidenta haya impuesto la ley del silencio también a su gobierno. No contesta absolutamente nada. La calidad de las respuestas de control al Gobierno son impresentables, son del tipo 'mire usted la web'.

¿Cuántas preguntas tienen ustedes sin responder?

Ahora mismo hay en torno a 600 expedientes de preguntas escritas sin contestar que había pasado ya el plazo reglamentario, pero es más preocupante la calidad de las respuestas, como la presidenta, que no contesta o contesta de forma muy ambigüa. Le importa un bledo el Parlamento y lo ha dejado claro quitando del orden del día el debate sobre el estado de la Comunidad de esta semana. Un incumplimiento flagrante del reglamento.

Sin embargo, el PSOE se acoge a que precisamente el reglamento dice que el debate se producirá en un año desde la investidura y este se cumple en septiembre.

El reglamento dice que debe ser en el segundo periodo de sesiones, en el mes de junio.

Sí, pero también cuando se cumplan los 365 días de la investidura, como hizo Mariano Rajoy, que no hizo debate de la Nación en 2012 acogiéndose a ello.

Independientemente de la interpretación jurídica, que para nosotros es clara, la presidenta dio su palabra en el Parlamento de que en dos semanas habría debate sobre la Comunidad. Y cuando dimite Rubalcaba es cuando decide atrasar el debate y ahora no quiere dar su brazo a torcer. No quiere que todo el mundo sepa que estaba preparando una estrategia dentro de su partido.

¿Qué le va a preguntar a la presidenta en la sesión de control de esta semana?

Voy a insistir en la necesidad de hacer reformas en Andalucía y vencer al paro que hay. Cuando Susana Díaz fue investida presidenta de la Junta el 26% de los parados jóvenes de toda España eran andaluces, nueve meses después son el 30%. En España se está reduciendo el paro juvenil en un 11% y en Andalucía, en el 1%. Algo está sucediendo de manera grave en las políticas de la Junta de Andalucía.

¿Qué haría el PP?

Lo que hay que hacer es una auténtica política de formación profesional, de bilingüismo, de dar oportunidad a los jóvenes. Dijeron que iban a poner el 100% de colegios bilingües y no estamos en el 20%. Hace falta que la Junta deje de ser un problema. Han hecho un decreto del litoral que tiene paralizados empleos. En Andalucía es donde se pagan más impuestos y eso espanta la inversión. Hay que cambiar todo eso.