El abogado del supuesto asesino de Níjar asegura reclama la nulidad de su confesión

El presunto autor, que vivía con su víctima pese a estar separado de esta desde agosto, acompañó a la Guardia Civil hasta la tumba de su expareja tras ser detenido

F. G.ALMERÍA
Un cámara graba la puerta de la finca cercana al lugar donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la mujer. :: F. G./
Un cámara graba la puerta de la finca cercana al lugar donde fue encontrado el cuerpo sin vida de la mujer. :: F. G.

Enterrada, a unos tres metros de profundidad, y a escasa distancia de la casa que meses antes había ocupado su expareja y el presunto responsable de su muerte. Así encontraron los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil el cuerpo sin vida de H. A., una joven marroquí de 27 años que se encontraba en paradero desconocido desde el pasado mes de octubre. El abogado defensor ha anunciado que va a solicitar ante la juez instructora del caso la nulidad de la declaración de su defendido ante la Guardia Civil en la que el hombre se habría mostrado como autor material del crimen.

Su expareja sentimental, identificado como K. E. y de 38 años, acompañó a los investigadores de la Benemérita al lugar donde meses atrás había cavado una fosa para enterrar a su expareja. El presunto asesino, también de origen marroquí, señalaba, en torno a las 8.15 horas de la mañana, el punto exacto de la tumba clandestina, un terreno rodeado entre invernaderos y perfectamente maquillado por restos de plásticos y cañas.

Los agentes descubrían el cuerpo sin vida de la joven tras meses de investigación en torno a una zona conocida como paraje El Porver, en la pedanía nijareña de Campohermoso. La Guardia Civil ya había detenido con anterioridad a K. E., ya que figuraba como principal sospechoso desde el inicio de la investigación. Asimismo, el conjunto de indagaciones recopiladas por los agentes durante los tres meses que H. A. estuvo desaparecida lo situaban en el punto de mira.

Él y H. A. vivían y trabajaban juntos en la misma casa y finca, respectivamente, pese a que se habían separado el pasado mes de agosto por motivos que no han trascendido de la investigación. Ambos desarrollaban trabajos agrícolas en una finca propiedad de una familia española, a un escaso kilómetro del lugar donde había permanecido el cuerpo sin vida de la mujer hasta ser descubierto.

H. A. llevaba desaparecida desde el 1 de octubre, aunque no fue hasta una semana después cuando el caso llegó hasta la Guardia Civil. Al parecer, fue la madre de la joven quien interpuso una denuncia en el Puesto Principal de la Benemérita en Níjar tras no poder conectar con ella por teléfono desde Marruecos. Sin embargo, nadie de su entorno pudo ofrecer pistas sobre su paradero. De hecho, según los datos que han trascendido de la investigación, la «única persona» que sabía donde se encontraba el cuerpo sin vida de la joven era su expareja y el autor de los hechos, quien mantenía su trabajo en la finca en la que también residía hasta entonces con su expareja.

Por otro lado, la joven marroquí no había presentado una denuncia previa por violencia de género contra el presunto autor de su muerte, así como tampoco lo había hecho ninguna persona de su entorno, según confirmaron desde el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).

El lugar exacto

Un grupo de agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil se presentaba en la residencia donde convivían la desaparecida y el autor de los hechos. Según ha podido saber este periódico, K. E. «se derrumbó y confesó su autoría» tras las últimas pruebas recopiladas por los agentes. Tras ser detenido, el marroquí de 38 años acompañó a los investigadores hasta el lugar donde había ocultado el cuerpo. Una zona que ya había sido estudiada al detalle por los investigadores, según señalaron fuentes de la Guardia Civil, quienes confirmaron que la Policía Judicial creía firmemente que la mujer había sido enterrada allí por K. E. De hecho, el ahora detenido solo tuvo que señalar el lugar exacto de su escabroso crimen.

Una vez descubierto el cuerpo sin vida, el autor de los hechos fue conducido hasta la Comandancia de Almería donde prestó declaración a última hora de la tarde. Por su parte, el cuerpo de la joven fue trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería, donde está previsto que a lo largo de esta mañana se le practique la autopsia para determinar las causas exactas de la muerte.

La trágica noticia saltó a los medios de comunicación a través de la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, quien mostró su «tristeza» por el fatal desenlace e indicó que todos los indicios confirman que estamos ante una nueva muerte por violencia de género.

El abogado

Según el escrito registrado ante el Juzgado de Violencia de Género número 1 de Almería, el letrado afirma que el sargento al mando de la detención le dijo que "no podía interrogar" a su patrocinado cuando éste prestaba declaración en sede policial, de forma que también se le negó copia de lo declarado por el mismo.

El texto apunta que la asistencia a su cliente se desarrolló "sin incidencia alguna" salvo porque los agentes "no dejaron ver lo actuado" en el expediente ni participar en el "largo interrogatorio" de la Guardia Civil, que se extendió durante casi tres horas.

Para el abogado, la actuación no estaba "acorde con las normas fundamentales del derecho de defensa" del acusado por lo que rechazó firmar el acta de declaración del detenido al tiempo que solicitó que se hiciera constar en la misma la citada "incidencia".

El letrado, quien añade en su escrito que la "incidencia" se recogió con "añadidos", ha trasladado ante la juez su escrito con la intención de solicitar la nulidad de la declaración de su defendido, que fue arrestado en la mañana del lunes en su domicilio antes de descubrir el cuerpo de la mujer. Asimismo, el acusado tiene previsto pasar este miércoles a disposición judicial.