Balanegra y Fuente Victoria dicen adiós por muchos años a su posible emancipación local

No habrá fusión impuesta para los municipios tras la reforma local

M. C.ALMERÍA
Mercedes Tapia, alcaldesa de Balanegra, muestra la bandera local. :: I./
Mercedes Tapia, alcaldesa de Balanegra, muestra la bandera local. :: I.

No habrá fusión impuesta para los municipios tras la reforma local. Se les facilita que lo hagan, pero no se les obliga. Ahora, donde sí que hay cambios importantes es en la posibilidad de que los núcleos de población creen nuevas entidades municipales. Balanegra, de hecho, lo tiene desde la entrada en vigor de esta norma mucho más negro para decir adiós a su dependencia administrativa de Berja. «La creación de nuevos municipios solo podrá realizarse sobre núcleos de población territorialmente diferenciados de al menos 5.000 habitantes», reza el segundo punto del artículo 5 de la nueva ley. Esto es: Balanegra tendría que duplicar -casi- su población para pasar el corte.

Actualmente, esta localidad virgitana al borde del mar tiene 2.880 pobladores según el Instituto Nacional de Estadística. Y su emancipación no será posible hasta que, al crecer un 73,61%, supere ese umbral mínimo que permita avanzar en un proceso que, en los últimos años, han obtenido otras localidades como Valderrubio (que con 2.100 habitantes, fue creado el 18 de diciembre pasado por segregación del término municipal de Pinos Puente, Granada); La Canonja (que nació en abril de 2010 tras separarse de Tarragona capital) o Igueldo (segregado de San Sebastián, con su poco más del millar de habitantes, en diciembre del pasado año recién acabado).

Así las cosas, si difícil lo tendrá Balanegra, la otra Entidad Local Autónoma (ELA) de Almería, Fuente Victoria, con sus 228 habitantes, tendría que esperar que una auténtica revolución demográfica multiplicara su población por 22 para poder, tan solo, optar a constituirse en un municipio independiente del de Fondón.