Los Príncipes finalizan su viaje a Almería en el Desierto de Tabernas

Don Felipe y Doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía pasan días conociendo la provincia como «unos turistas más»

FRAN GAVILÁNALMERÍA.
Los Príncipes finalizan su viaje a Almería en el Desierto de Tabernas

Ropa cómoda, zapatillas de deporte y cada uno con su propia cámara de fotos. Los Príncipes de Asturias y sus dos hijas han permanecido durante dos días en tierras almerienses como auténticos turistas. Sin apenas escoltas de la Casa Real, Don Felipe y Doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía han paseado por diferentes puntos de la provincia con total naturalidad, sin agobios y sin prisas. A bordo de su propio vehículo, el heredero al trono y su familia han disfrutado de los encantos que ofrece Almería y, en particular, de la singularidad del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Precisamente ha sido en esta zona donde los Príncipes decidieron pasar la noche del sábado junto a sus dos hijas. Concretamente, lo hicieron en la misma vivienda de la localidad de Aguamarga (Níjar), situada en pleno corazón del parque natural, en el que residió hace unos meses la princesa Victoria de Suecia en compañía de su marido, Daniel Westling, y su hija.

La vivienda escogida por los Príncipes, un chalet ubicado en una zona «más o menos» apartada del núcleo urbano de la pedanía nijareña, también contó con la presencia de «varios amigos íntimos de los Príncipes y sus respectivos hijos», según señalaron algunos testigos a este periódico. Los Príncipes de Asturias llegaron a la vivienda de Níjar en visita privada y rodeada de un sencillo anonimato tras visitar la Alhambra y disfrutar de la gastronomía del conocido barrio del Albaicín durante el pasado viernes, coincidiendo con la celebración del octavo cumpleaños de la infanta Leonor, primogénita de los Príncipes de Asturias y segunda en la línea de sucesión al trono.

Durante el sábado, Don Felipe y Doña Letizia y sus dos hijas hicieron acto de presencia en la localidad de Níjar ante la «incredulidad de los vecinos, que no daban crédito a la presencia de Felipe de Borbón y su familia». Así lo indicó ayer el alcalde de la localidad nijareña, Antonio Jesús Rodríguez, quien señaló que al no haber constancia oficial de la visita de los Príncipes, no se realizó ningún tipo de acto institucional.

«Parecían turistas»

Acompañados por otros dos matrimonios y sus hijos, Don Felipe y Doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía hicieron un tranquilo recorrido por las calles de la Villa de Níjar. «No nos dimos cuenta de quienes eran hasta que vimos al Príncipe. Es muy alto y guapo», recordaba ayer una vecina de la localidad, quien indicó que todos los miembros de la Familia Real «fueron muy amables y cercanos» con los habitantes de Níjar.

La pareja real visitó el casco histórico de la localidad y posteriormente subió a pie hasta la Atalaya de Níjar. «Por el camino fueron saludando a todos», precisó una vecina de la localidad. Al parecer, la cercanía fue tal que el propio Felipe de Borbón compró en varios comercios objetos de cerámica típicos de la zona mientras sus hijas jugaban con el resto de niños que iban en la comitiva.

Los Príncipes, que también tuvieron oportunidad de celebrar los diez años del anuncio del compromiso oficial de boda, optaron por cenar en Mojácar. Eran las 20 horas de la tarde del pasado sábado cuando la comitiva presidida por el Felipe de Borbón hizo acto de presencia por el centro de la localidad. El restaurante elegido fue La Taberna y el menú se compuso de «comida típica española», tal y como precisó una de las camareras que atendió la mesa de Don Felipe y Doña Letizia. Después, a la salida, numerosos vecinos despidieron a la familia con aplausos y vítores.

Los Príncipes de Asturias también tuvieron tiempo de visitar los enclaves más significativos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Lo hicieron durante la mañana del pasado sábado y rodeados de varios amigos. Al parecer, Don Felipe y Doña Letizia contaron con la ayuda de un guía que les mostró pueblos tan emblemáticos como Rodalquilar, San José y la Isleta del Moro. Fue en este último pueblo donde la comitiva al completo celebró un almuerzo. En esta ocasión, los Príncipes optaron por el pequeño restaurante marinero con el mismo nombre del pueblo que se ubica junto al mar. Aquí, la familia Borbón pudo disfrutar de las espectaculares vistas que se divisan desde la pequeña terraza asentada sobre las rocas golpeadas por el mar. Según pudo saber IDEAL, la tranquilidad reinó en toda la comida. Y es que muchos de los turistas y vecinos de la pequeña localidad no llegaron a percatarse de la discreta visita de los Príncipes.

Visita a Tabernas

Don Felipe y Doña Letizia aprovecharon también su visita a Almería para acudir al rodaje de 'The Book of Exodus', la película bíblica que rueda el conocido director Ridley Scott en distintas localizaciones de la provincia. Por ello, Don Felipe y Doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía se trasladaron en la mañana de ayer desde Aguamarga hasta Tabernas para conocer de primera mano como se rueda una superproducción de Hollywood. La familia al completo acudió en un vehículo conducido por el príncipe hasta la Rambla del Cautivo, lugar donde se iniciaron las primeras secuencias del rodaje. Posteriormente se trasladaron hasta la Llanura del Búho donde tuvieron la oportunidad de conocer al equipo de rodaje, incluido Ridley Scott, y ser testigo de una de la grabación de una batalla.

Finalmente, la familia Borbón escogió el restaurante Las Eras de Tabernas para celebrar su último almuerzo en Almería. Allí, tuvieron la oportunidad de comer junto a miembros del rodaje para posteriormente trasladarse al Aeropuerto de Almería, donde tomaron en el vuelo de Iberia con destino a Madrid en clase turista.

Así, se ponía punto y final a una escapada a Almería donde la sencillez y la naturalidad de los Príncipes han sido protagonistas.