Fallece Pedro Sarmiento, primer alcalde de la democracia en Adra

Natural de La Bañeza (León), era un vecino muy querido y conocido en la localidad, donde ejerció como profesor

LAURA MONTALVOADRA.
Pedro Sarmiento, el día que recibió el escudo de Adra. :: L. MONTALVO/
Pedro Sarmiento, el día que recibió el escudo de Adra. :: L. MONTALVO

Su corazón de león (era natural de La Bañeza) no pudo resistir más. Aunque nunca se rindió, ayer falleció Pedro Sarmiento Posada, quien fue el primer alcalde de la democracia en Adra.

Fue elegido por sufragio universal el 3 de abril de 1979 y fue alcalde de Adra durante dos legislaturas, hasta 1987. Como recordaba recientemente en una entrevista con este mismo diario, «empecé en política con el PSP. Como alcalde fui los primeros años como independiente y saqué siete concejales. Después me pasé al PSOE, que es donde lo dejé. Me quitaron los míos», decía.

Don Pedro no pudo superar una operación y falleció en la tarde de ayer en un hospital de Almería. Toda una sorpresa para muchos en la localidad de Adra, donde había ejercido como profesor en el IES Gaviota y donde cada año organizada y dirigía la representación de la Pasión, en Semana Santa. Era muy conocido y sus antiguos alumnos le recordaban con cariño. Nada más conocer la noticia a través de la web adra.ideal.es llegaron numerosas muestras de condolencia para amigos y familia y todas coincidían en que «era un hombre bueno».

Pedro Sarmiento fue alcalde en una época en la que como él mismo recordaba «no había un duro para nada y sacábamos las obras a base de cara dura». Recuerda que en aquellos años no sabían mucho de política, «no sabíamos cómo funcionaba esto, hasta el punto de que el primer pleno lo hicimos en asamblea con los vecinos, tomando las decisiones entre todos y el gobierno civil nos lo mandó repetir». Nació en la Bañeza, en León, «me saqué mi título y me vine a Andalucía, a pesar de que casi no había oído hablar de esta comunidad, pero me gustaba mucho el flamenco. Fui a Fiñana, Turre y de ahí a Río Chico, y me casé con la que hoy es mi mujer. Luego me vine y me quedé en Adra, en el centro de Cavite», explicaba en una entrevista.

Dedicado a 'sus labores' desde hace años, cuando se jubiló, era un apasionado de las maquetas y ha dejado varios ejemplos de la arquitectura abderitana como legado. Metódico y paciente, dos cualidades que desarrolló como profesor y que mantenía en la actualidad. Dicharachero como pocos siempre tenía una palabra amable para cada vecino que se cruzara en su camino y, a través del programa de radio del IES Gaviota la Retahíla, en el que participaba, dejaba cada sábado muestras de su gran sapiencia.

Sarmiento recibió hace unos años, en abril de 2009, un reconocimiento por parte del ayuntamiento abderitano con motivo del 30º aniversario de la democracia y recibió el escudo de oro de la ciudad, de manos de la entonces alcaldesa Carmen Crespo, hoy delegada del Gobierno en Andalucía. Curiosamente hay que recordar, ahora que se acaban de inaugurar las obras de remodelación del parque del puerto, que él fue el artífice de que se hiciera el parque, «a base de ir mucho a pedir a Sevilla», explicaba.

El cuerpo de Pedro Sarmiento fue llevado ayer al tanatorio de Adra, donde ha sido velado esta noche y está previsto que el entierro tenga lugar hoy a las seis de la tarde en esta localidad.

Fotos

Vídeos