La práctica de disciplinas orientales contribuye a prevenir enfermedades

El curso de verano sobre salud reflexiona sobre el origen genético de las enfermedades raras y propone terapias para mejorar la salud

JAVIER NAVARROALMERÍA.
Los participantes en el curso sobre salud, con el profesor Juan Calatraba prestan atención a uno de los ponentes . :: IDEAL/
Los participantes en el curso sobre salud, con el profesor Juan Calatraba prestan atención a uno de los ponentes . :: IDEAL

Los alumnos del curso de verano «¿Por qué enfermamos? Mantener y recuperar la salud», que se está desarrollando en la sede de Roquetas de Mar desde el pasado miércoles, disfrutaron ayer de una jornada de gran interés, en la que la atención por los factores genéticos de las enfermedades se combinó con el interés por las enseñanzas de la filosofía oriental en relación con la prevención y mejora de las dolencias.

La primera conferencia del día llevó por título «Origen de enfermedades humanas causadas por nuestro genoma» y fue impartida por el profesor José Luis García Pérez, que fue seleccionado por el Howard Hughes Medical Institute para recibir el premio International Early Career Scientist en su edición de 2011. Este galardón, que supone un reconocimiento a los científicos biomédicos de fuera de EEUU con potencial para convertirse en líderes a escala mundial, da buena prueba del alto nivel de los ponentes que están participando en este curso y, por tanto, de la calidad de los contenidos que se están exponiendo.

El propio García Pérez completó la programación de la mañana explicando los factores genéticos que están presentes en enfermedades raras como la Anemia de Fanconi y el Síndrome de DiGeorge.

La sesión de la tarde contó con la presencia de Juan Calatraba Sierra, maestro de Tai Chi Chuan, Chi Kung, meditación y reiki, quien acercó a los alumnos al enfoque de la filosofía oriental respecto a los factores causales de la enfermedad y a la influencia que la meditación tiene en la prevención y recuperación d e la salud.

Según Calatraba, las enfermedades ocurren por una falta de conciencia sobre nuestro propio cuerpo. En este sentido, la medicina oriental cree que debe existir un equilibrio y una armonía entre el cuerpo y la mente y que es importante hacer una correcta interpretación de lo que nos ocurre a través de la observación. Esta forma de pensar y actuar es opuesta a la característica de la medicina occidental, que actúa cuando ya existe la enfermedad., que es atacada sin prestar atención a su origen. Calatraba criticaba este proceder porque, de acuerdo con sus palabras, «el porqué siempre queda en suspenso y no se le da suficiente importancia».

El maestro explicó también el aspecto físico del Tai Chi Chuan, disciplina que lleva practicando más de dos décadas, y señaló que a través de la meditación se busca una mejora de todos los aspectos mentales, emocionales y físicos de la persona, afirmando que «gracias a la meditación empiezas a despertar ciertos aspectos psíquicos de los que ni siquiera eras consciente».

A su juicio, es un error buscar en la filosofía oriental «algo que nos ayude» ya que «eres tú el que te vas a ayudar. El Tai Chi Chuan es, por ejemplo, una herramienta que te va a ayudar a mejorar, a cuidarte».

Asimismo, mostró su satisfacción al comprobar que cada vez hay más gente que practica estas disciplinas y que muchas veces se acercan a ellas por recomendación de médicos generalistas para tratar problemas como el insomnio o la migraña. Sobre este aspecto manifestó sentirse alegre por el hecho de que «los médicos occidentales estén dando paso, no todos, a estas nuevas terapias que ayudan a que recuperemos nuestro equilibrio interno, puesto que básicamente trabajan los aspectos psico-emocionales de la persona, lo que es una forma de conocimiento».